LA GUARDIA CIVIL DESCUBRE CORREOS EN UN PENDRIVE

Puigdemont pidió a China 11.000 millones para financiar la Cataluña independiente

Los investigadores sostienen que el actual vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, contactó en 2016 con Pekín para tratar de cubrir los gastos de los primeros seis meses de independencia

Foto: Carles Puigdemont. (EFE)
Carles Puigdemont. (EFE)

El Govern de Carles Puigdemont solicitó un crédito de 11.000 millones de euros a China para financiar los primeros seis meses de la Cataluña independiente. La Guardia Civil ha descubierto correos en un pendrive intervenido en la operación Anubis que revelan que el Ejecutivo catalán contactó en 2016 con las autoridades de Pekín para tratar de conseguir una vía de ingresos alternativa a la emisión de deuda pública en los mercados financieros internacionales, según recoge un nuevo informe sobre el 'procés' al que ha tenido acceso El Confidencial. Los investigadores sostienen que el encargado de liderar esas gestiones habría sido el actual vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, que en aquel momento era secretario de Economía.

La Guardia Civil ha podido reconstruir esa operación desconocida hasta ahora gracias a los archivos que guardaba en un soporte informático el exsecretario de Hacienda Josep Lluís Salvadó, mano derecha de Oriol Junqueras y cerebro económico del 'procés'. La clave es un correo que habría sido enviado el 17 de mayo de 2016. y en el que un tal David que no ha podido ser identificado se dirige a otro individuo llamado Pere para trasladarle unas dudas que parecían inquietar al “Gobierno chino”. De las preguntas se desprende la existencia de conversaciones previas sobre la solicitud de un préstamo. Según las pesquisas, el tal Pere no sería otro que Pere Aragonés, que en aquella época estaba implicado en la búsqueda de financiación para la Cataluña independiente y realizó numerosos viajes al exterior para tratar ese asunto.

El correo revela que, tras los primeros contactos, a las autoridades de Pekín le habían asaltado algunas dudas sobre el futuro Banco Central de Cataluña (BCC), el organismo que supuestamente iba a recibir sus fondos. “¿Sabe el Gobierno catalán que porcentaje del BCC querrían tener?”, “¿Tienen prevista ubicación y/o edificio para el nuevo BCC?”, “¿Cuándo tienen prevista la creación de la BCC?”, eran algunas de las preguntas que tenía en ese momento el Ejecutivo chino y que debía responder el tal Pere.

El propio correo revela que la cantidad que solicitó a la potencia asiática el Ejecutivo de Puigdemont fue 11.000 millones de euros. La cifra no es casual. Otros documentos hallados por la Guardia Civil en el curso de la misma investigación revelan que la Generalitat concluyó en estudios internos que necesitaría 1.800 millones de euros al mes para financiar los gastos de funcionamiento de una hipotética Cataluña independiente. Con los 11.000 millones de China, podría garantizar los primeros seis meses de vida del nuevo Estado. Pekín también preguntó precismanete cuál sería el destino de su dinero. En el correo, David solicita a Pere que responda a si los 11.000 millones son “para poder hacer y/o declarar la independencia unilateral”.

Pere Aragonés, a la izquierda, conversa con Quim Torra en una imagen de esta misma semana (EFE)
Pere Aragonés, a la izquierda, conversa con Quim Torra en una imagen de esta misma semana (EFE)

Un segundo correo encontrado en el mismo pendrive desvela que el representante de la Generalitat que se puso en contacto con las autoridades chinas fue un individuo que responde a las iniciales DM y tampoco ha podido ser identificado. "Preguntas que están haciendo en este momento al DM y que nos traslada con la intención de ponernos al corriente del tipo de concreciones que le están solicitando y que él, con buen criterio, ha dicho que nos haría llegar porque cuando se produzca el primer contacto entre ambas partes, vayamos preparados para responder", recoge el cuerpo de esta segunda comunicación.

Junto a los correos, en el USB de Salvadó también apareció un power point redactado en inglés sobre la “viabilidad de la declaración unilateral de independencia de Cataluña” que supuestamente habría sido utilizado como carta de presentación ante las autoridades chinas, según recoge el informe de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso El Confidencial. “En este documento, además de explicar diversos parámetros relacionados con el nuevo país -población, ubicación, cultura, economía, etc.- se hace una presentación de los aspectos más importantes de la economía de Cataluña”, exponen los investigadores.

Por ejemplo, el power point recuerda que en Cataluña tienen sede empresas como Renault-Nissan, BASF y Volkswagen y que el PIB de la región es de 200.000 millones de euros. Además, el documento asegura que el apoyo a la independencia es mayoritario entre los ciudadanos catalanes. “El Parlamento y el Gobierno de Cataluña serán controlados por partidarios de la independencia. El Parlamento podría crear su propia legitimidad a través de su propia legislación”, se sostiene en una de las páginas.

La presentación también mencionaba algunas de las más importantes empresas chinas con oficinas en Cataluña, otro elemento que refuerza la tesis de que el power point fue empleado por la Generalitat en sus negociaciones para conseguir la financiación de Pekín. Asimismo, el documento mencionaba tres acuerdos de colaboración entre sendas regiones del gigante asiático y Cataluña.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios