rechaza las alegaciones de las defensas

El Supremo abre el juicio del 'procés' y activa la cuenta atrás para la petición de penas

Da por buena la instrucción de Pablo Llarena y concede cinco días a las partes para acusar

Foto: Carteles y lazos amarillas, en Cataluña. (EFE)
Carteles y lazos amarillas, en Cataluña. (EFE)

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha dictado este jueves la apertura de juicio oral contra Oriol Junqueras y otros 17 procesados en la causa en la que se investiga el 'procés' y activa de este modo la cuenta atrás para que la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la acusación popular presenten sus escritos en los que se reflejarán los delitos y la petición de condena para todos ellos.

En dos autos de los que ha sido ponente el presidente de la Sala, Manuel Marchena, los magistrados rechazan las más de 300 alegaciones que habían presentado las defensas y las que pedían nuevas diligencias. A partir de ahora se abre un plazo de cinco días para que el Ministerio Público y el resto de partes acusen. La Sala da por buena la instrucción del juez Pablo Llarena que cerró las actuaciones por delitos de rebelión, malversación y desobediencia el pasado julio. La vista oral prevista para enero está un paso más cerca.

La práctica totalidad de los procesados solicitaba la revocación del auto de conclusión del sumario y consideraba incompleta la instrucción. La Sala deniega la revocación y remite al juicio oral como el escenario adecuado para que se practique esta prueba. Además queda confirmado el sobreseimiento del procedimiento para el expresident Artur Mas, la actual senadora del PDeCAT Marta Pascal y Neus Lloveras, de la AMI.


Marchena especifica en este punto que no puede confundirse la posibilidad de las partes de proponer esta práctica de diligencias con "la formulación de una batería de pruebas que, con visible confusión sobre la funcionalidad que es propia de la fase intermedia del procedimiento ordinario, aspira a demostrar la inocencia de los procesados". Ahora, agrega, no es momento para debatir la culpabilidad de los investigados: "no puede ser concebida como una segunda oportunidad para reactivar la tarea del instructor".

El Supremo abre el juicio del 'procés' y activa la cuenta atrás para la petición de penas

También destaca que la Sala tiene obligación de "celeridad", más aún en una causa con presos -como es el caso- y por eso la tarea de la Sala no consiste ahora en entrar en, por ejemplo, pronunciamientos expresos sobre la suficiencia o insuficiencia de la violencia ejercida para concluir si existió un delito de rebelión.

Los procesados

El magistrado Llarena procesó a Junqueras y los exconsellers que impulsaron medidas concretas a favor de la independencia como Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn y Dolors Bassa por rebelión y malversación. Actuó contra los presidentes de las asociaciones soberanistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, también por rebelión pero no malversación, y lo mismo contra la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.


Por su parte, Llarena procesó a Meritxell Borrás, Carles Mundó y Santi Vila por desobediencia y malversación y a los miembros de la Mesa del Parlament que desatendieron, según dijo, los requerimientos que formuló el Constitucional para que las resolusiones parlamentarias se declararan nulas. Aquí se encuentran Lluís María Corominas, Luis Guinó, Anna Isabel Simó, Ramona Barrifer, Joan Josep Nuet y Mireia Boya. Sólo se imputa una desobediencia, delito que no lleva aparejada prisión sino una multa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios