UNA SEÑAL A LOS INDEPENDENTISTAS

El Gobierno desliza que el delito de rebelión no es aplicable en la causa del 'procés'

Primero Sánchez y después Calvo sugieren que lo ocurrido en Cataluña el año pasado no se puede enmarcar en ese tipo porque no hubo uso de la fuerza militar, como exige la actual redacción

Foto: Pedro Sánchez, con su vicepresidenta, Carmen Calvo, y el ministro de Exteriores, Josep Borrell, este 24 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez, con su vicepresidenta, Carmen Calvo, y el ministro de Exteriores, Josep Borrell, este 24 de octubre. (EFE)

Es solo una señal que probablemente no sirva para que la Fiscalía cambie su criterio, pero sí para que las formaciones independentistas entiendan que el Gobierno no comparte al cien por cien el criterio aplicado para procesar a los dirigentes del 'procés'. El Ejecutivo de Pedro Sánchez lanza el mensaje, aunque de forma sutil, de que quizá el delito de rebelión no es el que mejor encaja en esta causa porque no hubo uso de la fuerza militar. También la Abogacía del Estado, que depende directamente del Ministerio de Justicia, está estudiando no incluir este ilícito penal en su escrito de acusación, como adelantó este diario. Todos estos elementos adquieren mayor peso si cabe en la medida en que este jueves el Tribunal Supremo dictó finalmente auto de apertura de juicio oral contra los 18 procesados por esta pieza, entre ellos el exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, nueve 'exconsellers' y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

El primer indicativo lo lanzó el miércoles en el pleno del Congreso el propio Sánchez, en su réplica al portavoz del PNV, Aitor Esteban. Apenas fueron unos segundos, y por eso pasaron desapercibidos en un principio. El presidente aprovechó una reflexión del diputado sobre la "frivolidad absoluta" de llamar rebelión o sedición a lo ocurrido en Cataluña el año pasado. "El proceso catalán —decía el dirigente nacionalista— no aspiraba a cambiar el régimen político español, que sería lo que tendría que estar en el centro del objetivo de un golpe de Estado; lo que ha habido en Cataluña es una crisis constitucional en torno a la identidad nacional catalana, y eso se aborda políticamente. No confundamos las palabras".

[Consulte aquí en PDF el auto de apertura de juicio oral del Supremo]

Esto le contestó Sánchez: "En 1994 —muchos de los que están aquí presentes no lo sabrán, me lo recordaba la vicepresidenta del Gobierno— el señor [Federico] Trillo, entonces diputado del Grupo Parlamentario Popular, hizo una propuesta de modificación, una enmienda de modificación, en la que decía que el delito de rebelión, que es inherente a un supuesto golpe de Estado, se tiene que dar por militares o por civiles armados a la orden de militares. Señor Esteban, hay proyectos políticos que evolucionan y otros que involucionan. El del señor Casado hasta incluso pasa por la derecha a un señor como el señor Trillo". Ahí se quedaba la reflexión del jefe del Ejecutivo [aquí en PDF el 'Diario de Sesiones' del Congreso].

Sánchez recordó que en 1994 Trillo propuso que la rebelión, "se tiene que dar por militares o por civiles armados a la orden de militares"


Este jueves, sin embargo, el Ejecutivo desplegó algo más su argumentación. Aunque igualmente de forma indirecta. A primera hora lo hizo la número dos, Carmen Calvo, en una entrevista con Carlos Alsina en Onda Cero. La vicepresidenta señaló que Sánchez quería hacer hincapié en la "contradicción" en la que cayó Pablo Casado al acusar al presidente de ser "partícipe y responsable de un golpe de Estado", palabras que este pidió retirar y que han supuesto la ruptura de relaciones entre ambos. "Lo que piensa el PP sobre lo que es un golpe de Estado es esto, o sea que te falta el arma", dijo Calvo en la radio, informa Europa Press.

Las palabras de Sánchez en mayo

La vicepresidenta defendió que se "adecuen" las normas a las "situaciones" en las que "en este momento nos movemos". Ese término, "adecuar" el tipo penal, fue lo que Sánchez reivindicó en una entrevista en 'Los desayunos de TVE' cuando aún no había llegado al poder, el pasado 16 de mayo. Entonces, como secretario general del PSOE, remarcó que hacía falta modificar el delito de rebelión en el Código Penal para "actualizarlo" a los tiempos y defender mejor un bien jurídico como es la Constitución. Incluso aseguró que si el Ejecutivo del PP no lo hacía, su grupo presentaría una propuesta de revisión de la ley. El hoy presidente argüía que tal y como está redactado este ilícito en el Código Penal desde 1995, no se corresponde "al tipo de rebelión" vivido en Cataluña en el otoño de 2017, y no encaja porque está "absolutamente vinculado a golpes militares", y lo sucedido hace un año es otra cosa.

Calvo: "Lo que podemos llamar golpe de Estado requiere unos instrumentos de fuerza que en cualquier legislación se conectan con las armas"

"Lo que podemos llamar golpe de Estado, que es un apelativo que constantemente oímos a Ciudadanos, requiere unos instrumentos de fuerza que en cualquier legislación están conectadas con las armas, aquí y en la legislación alemana", añadió Calvo. "En aquel momento habalba de paralelismo con formatos de terrorismo. En este momento como Gobierno no calificamos, y nos mantenemos al margen del trabajo técnico que ha de hacer el Poder Judicial, faltaría más. Pero sí que es verdad que para hablar de golpe de Estado, de delito máximo, tenemos que hablar de unos instrumentos de fuerza que son los que decía el señor Trillo, si es que yo ayer lo recordé".

Cuando le preguntaron si cabe lo mismo para el delito de rebelión, la número dos contestó que "la rebelión es el formato básicamente de ese tipo". También hizo alusión a lo que ocurrió en Alemania, cuando el tribunal de Schleswig-Holstein decidió extraditar a Carles Puigdemont solo por malversación, y no por rebelión. "Este país tendrá que adecuar en su momento" la legislación. Pero esos cambios, añadió, no se deberían solo a la situación de los dirigentes independentistas procesados, sino a que hay tipos penales que se deben actualizar para adecuarlos a la realidad del siglo XXI, como sucede, por ejemplo, con aquellos ligados con la violencia de género.

¿Pero cuándo se producirá esa modificación del Código Penal, si es que llega? Se le preguntó en el Congreso después a la portavoz parlamentaria de los socialistas, Adriana Lastra, y dijo desconocer si se hará siquiera esa propuesta en esta legislatura. "Actualmente estamos trabajando en la agenda que marca el Gobierno, netamente social. En los próximos meses traeremos varias iniciativas legislativas a la Cámara que les iremos anunciando", contestó la número dos del PSOE. Así que no hay plazos, ni fechas, ni decisión tomada de si se impulsará o no esa revisión del Código Penal.

El Gobierno desliza que el delito de rebelión no es aplicable en la causa del 'procés'

Prudencia en ERC y PDeCAT

Las reacciones y las críticas no se hicieron esperan. El PP acusó al Ejecutivo de pretender "condicionar a los jueces" encargados de la causa del 'procés'. Según defendió Rafael Hernando, portavoz adjunto de los conservadores en el Congreso, "no hace falta reformar" el delito de rebelión, "lo que hay que hacer es respetar la acción de los jueces", y no querer influirlos "como está haciendo Sánchez de forma directa unas veces y de forma más sutil e indirecta otras", dijo en los pasillos de la Cámara Baja. Para el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, puede ser un "pago" más al soberanismo.

Para el PP, el Ejecutivo intenta "condicionar" a los jueces como "pago" al separatismo. ERC y PDeCAT mantienen su petición de que la Fiscalía no acuse

Para ERC, no es significativo que el Gobierno deslice la idea de que hay que revisar el delito de rebelión, porque su posición es "muy clara" en favor de la libertad y absolución de los procesados por el Supremo, en palabras del portavoz en Madrid, Joan Tardà. Su compañero del PDeCAT Carles Campuzano dio la "bienvenida" a la reflexión de Sánchez y añadió que es una "nueva razón" para justificar que la Fiscalía se replantee su escrito de acusación.

Ahora que ya hay apertura de juicio oral a los 18 procesados en la causa que se sigue en el Supremo, toca que las partes presenten sus escritos de acusación. Calvo avanzó que el 2 de noviembre entregará su escrito la Abogacía del Estado. La vicepresidenta negó que esta vaya a cambiar sus calificaciones respecto a la existencia o no de delito de rebelión porque no ha habido ninguna hasta ahora. Es decir, que serán las primeras. Ella dijo desconocer qué hará la Abogacía. "Se está tomando su tiempo, como es lógico, igual que el Ministerio Fiscal", remachó.

El Gobierno desliza que el delito de rebelión no es aplicable en la causa del 'procés'

El Ejecutivo rompe con Casado, sí, pero no dinamita todos los puentes con el PP

El presidente rompe con Pablo Casado, sí, pero no con el PP, aunque evidentemente las relaciones queden dañadas. Carmen Calvo, en la entrevista en Onda Cero, reconoció que el Gobierno no puede hacer como que no existieran los escaños del Grupo Popular. Aparte de que son necesarios para algunos proyectos del Ejecutivo, como la reforma de la Constitución. 

La número dos del Gabinete explicó que el divorcio que el miércoles por la noche solemnizó vía comunicado significa que "hay cosas que no se pueden pasar", como su acusación en el pleno de ser "partícipe y responsable de un golpe de Estado", más aún después de la "cruenta" historia de pronunciamientos en España. 

"Como socialistas no vamos a admitir ni una vez más que alguien del PP, como ya hizo también [Mariano] Rajoy con [José Luis Rodríguez] Zapatero, nos agravie de esta manera tan calumniosa y tan peligrosa para la política", añadió. La vicepresidenta argumentó que con un reproche de ese calado es más que complicado que pueda haber una línea de comunicación con Casado, al que insta a disculparse. 

 

Pero el Gobierno no se levantará de ninguna mesa de negociación. De hecho, recordó, el PSOE trabaja con los populares en distintas materias. "El Gobierno tiene que trabajar con los 350 escaños de la Cámara [...]. No podemos romper evidentemente con los escaños del Congreso, pero es absolutamente entendible que el presidente del Gobierno no puede aceptar que alguien le diga golpista", remarcó. Para Calvo, la actitud de Casado significa que el PP aún no ha asumido la moción de censura que le desalojó del PP. 

Casado, por su parte, no se retracta. Sin embargo, este miércoles ya no utilizaba el término "partícipe" de un golpe de Estado, aunque sí mantenía que es "responsable" del "golpe" de los independentistas por no adoptar medidas para atajarlo. El líder del PP le pidió que rompa con los separatistas y con Bildu, y no con él. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios