ANUNCIO EN 'LOS DESAYUNOS DE TVE'

El PSOE pide "actualizar" el delito de rebelión para defender España frente al separatismo

Los socialistas presentarán en el Congreso su propuesta para "adecuar" el tipo penal a la España de hoy: políticos que se valen de instituciones para "violentar" el orden constitucional

Foto: Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, minutos antes del comienzo de su reunión en La Moncloa de este 15 de mayo. (EFE)
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, minutos antes del comienzo de su reunión en La Moncloa de este 15 de mayo. (EFE)

Se trata de aprender de los errores, de lo que ha sucedido en los últimos meses para rearmar al Estado. Esa es la motivación que subyace bajo la propuesta en la que ya trabaja el PSOE: modificar el delito de rebelión en el Código Penal para "actualizarlo" a los tiempos y defender mejor un bien jurídico como es la Constitución. Los socialistas presentarán pronto su planteamiento, si es que el Gobierno no lo hace 'motu proprio', en cuyo caso el partido de Pedro Sánchez lo apoyará.

Fue el propio secretario general quien adelantó los planes del PSOE este miércoles en una entrevista en 'Los desayunos de TVE', 24 horas después de su reunión con Mariano Rajoy en La Moncloa, en la que ambos fortalecieron su alianza frente al desafío separatista en Cataluña y en la que pactaron aplicar un 155 más exigente aún en caso de que se repita la quiebra de la legalidad ahora con Quim Torra al frente del Govern.

"Estamos trabajando en una modificación del Código Penal, y la vamos a presentar en el Congreso de los Diputados. Es evidente que el delito de rebelión, tal y como está tipificado desde 1995, no corresponde al tipo de rebelión que se ha sufrido en estos últimos meses", apuntó Sánchez. Y no corresponde, explicó, porque está "absolutamente vinculado a golpes militares", y en cambio lo que ha sucedido en Cataluña es otra cosa.

"Si el Gobierno presenta esa modificación del Código Penal, el PSOE la apoyará", asegura cuando se le pregunta si lo ha hablado con Rajoy


"Tenemos que defender el bien jurídico que es la Constitución frente a responsables públicos que lo que hacen es valerse de su institución y de su posición política para violentar el orden constitucional. Le anuncio que estamos trabajando en una modificación del Código Penal para adecuar el delito de rebelión a la España del siglo XXI, a la España de 2018, para hacer frente a hechos tan inauditos" como los ocurridos en los últimos meses, sostuvo.

Debates "complementarios"

De las palabras de Sánchez parecía desprenderse que el Gobierno está informado de la propuesta socialista, pero no era así. El director de 'Los desayunos de TVE', Sergio Martín, le preguntó si había hablado de ese anuncio con Rajoy durante su encuentro en La Moncloa y si recabó su apoyo. El secretario general no quiso contestar de forma directa. "Si el Gobierno presenta esa modificación del Código Penal, el PSOE la apoyará", sostuvo, precisando que el 155 y la respuesta "conjunta y pactada" a cualquier desafío de la legalidad "la tiene garantizada" el presidente, pero "otra cosa son los debates complementarios" a la intervención de Cataluña, como es este el caso. En el núcleo duro indicaban a este diario que Sánchez no había avanzado "nada" al jefe del Ejecutivo, que no lo habían discutido y que tampoco tendría por qué pues, en efecto, queda fuera de la esfera del 155.

Sánchez arguye que en 1973 y en 1995 cuando el legislador diseñó el tipo penal, pensaba en un golpe militar, pero no en hechos como los de Cataluña

"Es evidente que tenemos que aprender de la experiencia que hemos sufrido durante estos últimos meses, es evidente que la Constitución es un bien jurídico que debe ser defendido. Antes, en 1995, y en 1973 [con la anterior redacción del Código Penal], cuando se hablaba de rebelión, uno se imaginaba un golpe de Estado militar, y eso era lo que planteaba el legislador entonces. Ahora estamos ante un hecho completamente distinto, y es que responsables políticos al frente de instituciones públicas se están valiendo de esa posición para subvertir el orden constitucional". Y en ese contexto, el Congreso ha de "abrir el debate", de forma "sosegada y serena", pero también "contundente", sobre cómo "actualizar el delito de rebelión a los hechos" acaecidos el pasado otoño en Cataluña.

El artículo 472 del actual Código Penal indica que son reos del delito de rebelión "los que se alzaren violenta y públicamente" para, entre otros fines, "derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución". Qué se entiende por "violencia" es lo que ha traído de cabeza la instrucción del juez Pablo Llarena contra los cabecillas del 'procés', y lo que de hecho está complicando la extradición de Carles Puigdemont desde Alemania. La rebelión es el escalón más grave entre los llamados delitos contra la Constitución, y comporta penas de hasta 30 años de prisión.

Sánchez precisó que el PSOE no quiere "inmiscuirse" en la instrucción de Llarena, magistrado del Tribunal Supremo, labor que su partido "respeta". Pero otra cosa es lo que pueda y deba hacer el legislador para regular y castigar hechos "inimaginables hace años".

En Ferraz señalan que la reforma anunciada por Sánchez está "hilvanada": aún se debe estudiar una redacción y no hay fecha de presentación

Fuentes de la dirección consultadas por el El Confidencial señalaron que la reforma planteada por el líder del partido está solo "hilvanada", de forma que no hay aún ninguna redacción rematada, porque además no se presentará ni próximamente ni de forma aislada, ya que el PSOE quiere ajustar varios aspectos del Código Penal —como, por ejemplo, la definición de violación, para que no se requiera violencia o intimidación—. Desde la cúpula apuntan que la intención no es tanto endurecer los castigos, sino perfilar el tipo. Una idea que se baraja es que, para que se hable de rebelión, no se exija violencia. "Pero aún tenemos que darle vueltas porque tampoco puede ser un tipo igual al de sedición, que ya existe", y que se aplica a los que se alzan "pública y tumultuariamente para impedir", por el uso de la fuerza o fuera de las vías legales, el cumplimiento de la ley, cuenta un miembro de la ejecutiva implicado en el estudio de esta materia. La dirección, antes de ofrecer su propuesta, quiere contrastar cómo está conceptualizado el ilícito de rebelión en otros códigos penales.

La "naturaleza distinta" del 155

El secretario general se detuvo durante la entrevista en TVE en detallar su reunión —"necesaria, oportuna y tranquilizadora"— con Rajoy, aunque tampoco dio cuentas de los supuestos en los que se aplicaría un nuevo 155 o de qué contornos tendría, porque obviamente las fuerzas constitucionales han de esperar a los "hechos", y no actuar a las meras palabras de Torra. No obstante, sí dio alguna pista más. Por ejemplo, que una segunda intervención de Cataluña sería probablemente más contundente. Recordó que el 155 ya es "de por sí duro", pues ese artículo de la Carta Magna habla en origen del despliegue de medidas excepcionales y el acuerdo que aprobó el Senado en octubre contenía el cese de un Gobierno autonómico. Por tanto, un nuevo 155 tendrá "naturaleza distinta" y será "duro", y habría que "contemplar todos los escenarios", incluidos el control de los Mossos y de TV3, por los que le preguntaba uno de los tertulianos. "Esos también".

El líder incide en que es básico que se desvele "el verdadero rostro del secesionismo" fuera de España y asume que otro 155 podría llevar al control de TV3

El secretario general incidió en que hoy el Estado está "más preparado para hacer frente" al desafío separatista, porque ya se sabe "qué teclas tocar", de modo que el debate no es 155 sí o no, sino "qué 155". En las cuestiones más técnicas "va a haber pocas dudas", por lo que habrá que definir la "naturaleza" de la aplicación. El secesionismo debe ser consciente de que "se va a encontrar con un muro", el del Estado de derecho, si quiere repetir lo ocurrido, si vuelve a subvertir la legalidad.

Sánchez advirtió de que, más allá del debate puntual de una intervención o de una medida, la crisis catalana va a durar "años", por lo que entiende el "hastío" y la "desafección" ciudadanas que puedan producirse. También considera fundamental la acción exterior que comprende su acuerdo con Rajoy, para que se desvele fuera de España "la verdadera cara del secesionismo en Cataluña", que tiene los mismos "tintes xenófobos y supremacistas" que los de otras formaciones europeas. Lo que le parece "llamativo" es que haya fuerzas de izquierdas como ERC que respalden a un 'president' como Torra.

Quim Torra fue a las concentraciones en Ferraz en el comité federal del 1-O de 2016 que acabó con Sánchez

El Twitter de Quim Torra se está convirtiendo en una mina. Y revela mucho de su personalidad. Para algunos, del todo friki, amén de supremacista y xenófoba. En las últimas horas corrían como la pólvora unos mensajes que dejó escritos en los días que rodearon al funesto 1 de octubre de 2016, cuando se celebró el comité federal que concluyó con la dimisión de Pedro Sánchez tras una auténtica batalla campal interna. Torra se acercó a la sede del PSOE, en Ferraz, 70, en Madrid, para manifestarse con los concentrados en 'apoyo' de Sánchez, aunque en realidad más parecía que quería disfrutar del "espectáculo" esperpéntico que se vivió en aquellas horas negras. 

 

En sus mensajes en la red social, aparece incluso con bolsas de supermercado para proclamar que ya está preparado para el "asedio" de Ferraz. O reflexiona sobre cómo "lo de Pedro Sánchez es bastante parecido" a la lucha separatista: todo al final tiene que ver con la autodeterminación "y el control del territorio". O fotografía la Plaza Mayor y, mofándose de la tragedia que aún seguía en la sede socialista, escribe "momento de tomarse un 'relaxing cup of café con leche' en Ferraz". 

 

El actual 'president' de la Generalitat arroja, a través de sus tuits, la imagen de un político extravagante. Pero sin embargo algunos dirigentes críticos con Sánchez sí mostraban en privado su malestar y recordaban que aquel día, 1 de octubre de 2016, "gentuza se reunió para asediar Ferraz" y "algunos compañeros trataron de sacar rédito de aquello". Pero obviamente ni el líder ni sus fieles podían saber quiénes eran todos aquellos que merodeaban por la sede aquel día. Los propios periodistas, que no pudieron acceder al inmueble hasta que Sánchez anunció su dimisión, pudieron ver en primera línea de frente el paisaje humano que se agolpaba ante la sede para manifestar su apoyo al madrileño. 

La dirección de Sánchez quiso desvincularse lógicamente de esos mensajes pasados de Torra. En un tuit, pedía a los internautas que no se tragaran "el bulo". "Torra nada tiene que ver con ningún socialista. Representa la peor derecha. Vino a Ferraz a reírse de nosotros. Estamos conociendo su xenofobia, su supremacismo. Ahora sabemos también de su indignidad impropia de cualquier político". 

 

De hecho, el secretario general y su equipo, al igual que el PSC, han sido durísimos estos días con Torra, con su trayectoria y con sus discursos. Sánchez ha dejado clarísimo que ni su partido ni el Gobierno van a tolerar que se salte la raya de la legalidad ni lo más mínimo. Y si la cruza, habrá otro 155 "con contundencia", aún más duro que el anterior

La presidenta andaluza, Susana Díaz, rival de Sánchez en las primarias de hace un año, aseguró a los medios este miércoles en Córdoba que ve "normal" que no gustara a Torra, porque ella defiende "la unidad de España y de todos los españoles", informa EFE. Una bofetada al secretario general, al que implícitamente acusa de no defender la integridad territorial. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios