intrahistoria de la revelación de la princesa

Villarejo, De la Joya, Villalonga y los audios de Corinna que marcan al rey Juan Carlos

La publicación de las grabaciones a Corinna y de la detención el mismo día del comisario García Castaño esconde una comprometida investigación que está poniendo patas arriba la monarquía

Foto: El comisario Villarejo en 'Salvados'.
El comisario Villarejo en 'Salvados'.

El comisario jubilado de la Policía Nacional José Manuel Villarejo ha contemplado estos días desde su celda de la prisión de Estremera todas las noticias que han ido publicando los medios sobre la conversación que él y el expresidente de Telefónica Juan Villalonga mantuvieron con la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein en el domicilio de esta última de Eaton Square (Londres) en junio de 2015. En esta charla, grabada por el propio funcionario, la amiga del rey emérito Juan Carlos I asegura, entre otros extremos, que este mantiene dinero en paraísos fiscales.

Algunos medios han apuntado a que ha sido el propio Villarejo —que conoció presumiblemente a Villalonga por el empresario Adrián de la Joya—, a través de amigos que aún mantiene en la calle, quien ha ordenado filtrar estas conversaciones a la prensa con el fin de presionar a la corona, al Centro Nacional de Inteligencia y a la Fiscalía Anticorrupción para que le permitan salir de prisión. Estas mismas fuentes aseguran que el comisario estaría desesperado en la cárcel, sufriendo desde el punto de vista psicológico e incluso físico. No en vano ya tuvo que ser trasladado de urgencias al hospital Gregorio Marañón el pasado 4 de mayo tras experimentar una reacción alérgica a uno de los medicamentos que toma.

Esta teoría la soportan declaraciones como las que ya hizo el propio Villarejo ante el Juzgado 6 de la Audiencia Nacional el pasado 30 de mayo, cuando advirtió, según publicó 'Vozpopuli', del peligro que supone su detención, dado que puede hacer que "salga a la luz información comprometedora para el estado". Esta supuesta amenaza habría sido consumada con el aireo de la mencionada conversación entre Corinna, Villarejo y Villalonga, cuyo contenido pone en evidencia nada menos que al Rey emérito.

El otro comisario que fue detenido junto a Villarejo, Carlos Salamanca, sí abandonó la cárcel el pasado 6 de marzo. El magistrado de refuerzo del Juzgado 6 de la Audiencia Nacional, Diego de Egea, ordenó su puesta en libertad después de que lo solicitara el propio afectado y sin ni siquiera reclamar informe a la Fiscalía. El juez ordenó al policía y supuesto socio de Villarejo en la presunta trama que ambos orquestaban y que investiga Anticorrupción en el marco de la operación Tándem que se personara una vez al mes en el juzgado y que entregara su pasaporte.

La salida de prisión de Salamanca habría afectado psicológicamente a Villarejo, dado que ambos eran abiertamente amigos desde hace años y de hecho estuvieron compartiendo celda durante el tiempo que el primero pasó en la cárcel por el caso Tándem. Según fuentes penitenciarias, el comisario está ahora más hecho a la cárcel, sigue durmiendo solo, ya no va tanto al médico como al principio y se dedica a leer, pasear, ver la televisión y conversar con otros reclusos. "Hace tiempo que ya no vienen amigos a verle", aseguran las fuentes consultadas, que sí aseguran que se le ve "más preocupado" que al principio.

Villarejo, guardián de los secretos de Corinna

A pesar de estos indicios que apuntarían a Villarejo como el autor de la filtración, la defensa del comisario ha negado tajantemente esta posibilidad. A través de un escrito presentado ante el Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, que instruye el caso Tándem que provocó la detención de Villarejo, el policía asegura que "ni él ni su entorno tienen que ver con la filtración" de la grabación. La defensa ha argumentado que el propio comisario le había trasladado que él no había hecho nada porque, además, "se encuentra privado de libertad desde hace ya más de ocho meses".

Al margen de esta teoría, justo el mismo día en el que 'El Español' y 'OkDiario' publican los audios de la conversación entre Villarejo, Villalonga y Corinna, la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional detiene por orden de la Fiscalía Anticorrupción al comisario Enrique García Castaño. Fuentes de la investigación aseguran que este funcionario estaba ya siendo investigado en el marco de la operación Tándem, pero admiten que la publicación de la grabación precipita su detención. El ministerio público, además, pidió incluso prisión sin fianza para el policía el pasado viernes con el fin de que no hubiera posibilidad alguna más allá de su ingreso en la cárcel. El juez De Egea, sin embargo, y en contra del criterio de la Fiscalía, decidió dejar en libertad al comisario García Castaño, que ha estado defendido por el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

No pocos se preguntan si García Castaño habría tenido algo que ver en la filtración y de ahí que la Fiscalía haya adelantado su arresto. No hay que olvidar que —como advirtió Villarejo, según contó Voz Populi, en su declaración en la Audiencia Nacional— podría salir material que perjudicara a las principales instituciones del estado. Además, en la conversación de Corinna con Villarejo y Villalonga, la princesa arremete contra el director del CNI, Félix Sanz Roldán, porque —según asegura— este la amenazó a ella y a sus hijos. En concreto, explica que se entrevistó con el general en una suite del hotel Connaught de Londres en junio de 2012 y que ahí le lanzó estas advertencias, extremo que otros medios han negado. Villarejo ya estaba enfrentado a Sanz Roldán cuando Corinna le contó está entrevista en su domicilio de Eaton Square.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios