aparece posando tras la operación en sus redes sociales

En la 'banlieue' del 'primo' de Abidal: "Vivía en ese portal pero ya no se le ve"

Las pistas llevaban hasta Givors, una pequeña localidad de menos de 20.000 habitantes a 25 kilómetros de la ciudad francesa de Lyon

Foto: Abidal muestra una foto con el primo, tras el trasplante de hígado. (EFE)
Abidal muestra una foto con el primo, tras el trasplante de hígado. (EFE)

Una página de Facebook, en la que aparece un hombre de una treintena de años, confirma la existencia del famoso Gérard. En su perfil de la red social, Gérard aparece posando en varias fotografías con todas las estrellas del Barça. Y una destacada, en la que, con una sonrisa de oreja a oreja, se le ve pasando el brazo sobre el hombro de Lionel Messi. En otras instantáneas Gérard aparece junto a Éric Abidal.

Todas fueron publicadas en julio de 2012, tres meses después del trasplante de hígado en el Hospital Clínic de Barcelona que salvó la vida al exdefensa central del Barca. En una de las imágenes del perfil, también se ve a Gérard posando con los médicos del Clínic junto a Abidal y en otra luce una camiseta de la Qatar Foundation firmada por todo el equipo. En esa última fotografía, el supuesto primo de Abidal viste un batín de hospital y lleva un catéter en el brazo. Después, en otra instantánea se ve a la mujer de Abidal llevando una tarta al hospital tras la operación.

Gérard existe, pues, al menos en las redes sociales. Un detalle de ese perfil de Facebook me permite tirar del hilo virtual y emprender la ruta hasta Givors: un aparcamiento y un Mercedes con matrícula alemana.

Un parking con cristales rotos

Llego a Givors a buena hora y las indicaciones del GPS me conducen hasta una cité de la localidad, un barrio marginal del extrarradio poblado mayoritariamente por inmigrantes de origen extraeuropeo. Las 'banlieues' son desde hace décadas la gran cantera de la selección francesa de fútbol. Muchos de los antiguos Bleus procedían y proceden de estos barrios deprimidos que, de vez en cuando, se inflaman en los telediarios.

Como en cualquier ciudad francesa, lo más conveniente es comenzar a hacer preguntas en la panadería —la 'boulangerie'— y eso hago. Compro una baguette y entabló conversación con la dependienta. Le pregunto si sabe dónde vive el primo de Abidal y me dice que le suena y apunta hacia un bloque de viviendas frente a su establecimiento, pero añade que hace tiempo que no lo ven por el barrio.

Justo al lado de la panadería un joven levanta la persiana metálica de la hamburguesería Pam Burger, otro indicio que corrobora que estamos en el buen lugar. El restaurante de comida rápida aparece también en el perfil de Gérard en una imagen en la que Abidal se retrata con los antiguos propietarios del local. El joven me dice que el dueño ha cambiado varias veces en los últimos años y que no sabe quién es el primo y que ni siquiera conoce al propio Abidal.

La hamburguesería Pam Burger. Abidal aparece en las redes sociales con los antiguos dueños del local.
La hamburguesería Pam Burger. Abidal aparece en las redes sociales con los antiguos dueños del local.

En la plazoleta que hay junto a la hamburguesería se van ya formando corrillos de hombres magrebíes y me acerco, móvil en mano, a intentar confirmar la identificación de Gérard.

Me presento para despejar dudas de que no soy de la Policía (un desconocido haciendo preguntas no suele ser bien recibido en este tipo de barrios) y enseño un retrato de Gérard que llevo en el teléfono a uno de los hombres del grupillo. "Sí este es Gérard, el primo de Abidal. La familia vive en ese portal de enfrente (confirma la versión de la panadera), pero él ya no anda por aquí, se mudó hace unos años, después de casarse".

Ese testimonio me permite seguir atando cabos, ya que en una de las imágenes de su perfil de Facebook, Gérard aparece fardando de cochazo y en el comentario dice: "Un bólido para la boda".

Bloque de apartamentos donde reside el primo de Abidal.
Bloque de apartamentos donde reside el primo de Abidal.

Y llego al portal. Y busco en el interfono y, efectivamente, aparece el apellido que Gérard utiliza en las redes sociales. Llamo varias veces y nadie responde, las persianas están bajadas. Con la dirección confirmada, hago una búsqueda rápida en el anuario telefónico y aparece un teléfono. Llamo varias veces, pero nadie responde. Salta el contestador.

Salen varios vecinos y pregunto por Gérard. Uno, con aire despistado y en un francés aproximativo, me dice que no sabe quién es. Otro, un jubilado de origen magrebí que acaba de levantarse, responde que el primo (insiste en que es el primo) vivía en el edificio, pero que ya hace tiempo que no lo ven por el lugar.

Los vecinos hablan con naturalidad, así que no parece que estén al tanto de la polémica abierta en España sobre la posible ilegalidad del trasplante de hígado de Abidal.

Al lado está el aparcamiento donde Gérard fardaba de Mercedes de gama alta y los detalles que aparecen en los muros confirman que es el mismo lugar. Solo que en el sitio donde estaba aparcado en 2012 el Mercedes con matrícula alemana ahora hay marcas en el suelo de un coche quemado y restos de un parabrisas roto.

Lugar donde debería estar aparcado el Mercedes de alta gama del primo de Abidal.
Lugar donde debería estar aparcado el Mercedes de alta gama del primo de Abidal.

De vuelta a mi coche, veo varios Mercedes aparcados —unos más destartalados que otros—, pero ninguno que corresponda al modelo de la fotografía.

Y vuelvo a hacer la pregunta a un joven que pasaba por allí: "Estoy buscando al primo de Abidal, ¿sabe dónde vive?". Y me señala el portal número 10.

Pero allí, ni rastro del misterioso primo de Abidal. En cambio, otro 10 está en boca de todos los vecinos del barrio, Kylian Mbappè, el nuevo héroe de la 'banlieue' que está siendo una de las revelaciones del Mundial de Rusia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios