"NO ERA INVEROSÍMIL QUE FUERA EL PRIMO"

La jueza cerró el caso Abidal tras una investigación secreta a espaldas de Sanidad

El sector sanitario, perplejo por no haber sido informado de las alarmantes grabaciones de Rosell. Abidal se sometió a un tipo de trasplante inusual del que solo hubo 17 casos en 2017

Foto: Éric Abidal muestra una camiseta de agradecimiento por su trasplante en un partido en 2013. (EFE)
Éric Abidal muestra una camiseta de agradecimiento por su trasplante en un partido en 2013. (EFE)

El trasplante de hígado de Éric Abidal ha sido archivado por un juzgado de Barcelona tras una investigación secreta. Tanto, que la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), del Ministerio de Sanidad y encargada del control de toda la red de trasplantes, nunca fue consultada sobre el caso. La publicación en El Confidencial de las grabaciones en que Sandro Rosell y una persona de su entorno hablan de que habían comprado un órgano ilegal ha pillado por sorpresa al Ministerio de Sanidad. Por eso, este miércoles anunciaron una investigación. Si el supuesto primo de Abidal no era un donante altruista, habría superado los tres controles previstos para estos casos, y el jugador y el club aseguran que cumplió todos los protocolos. El trasplante que le practicaron, eso sí, es muy inusual: solo hubo 17 casos el año pasado frente a los 1.219 que se practicaron de cadáver.

El de los trasplantes es uno de los sectores más controlados y centralizados de la sanidad pública. "A Abidal le operaron de un tumor en el hígado y le dijeron que probablemente en un tiempo fuera a necesitar un trasplante", cuenta una fuente sanitaria que conoce el caso pero pide el anonimato. El futbolista fue intervenido quirúrgicamente "sin incidencias" en marzo de 2011 y en abril de 2012 fue trasplantado de hígado. Pero no recibió, como en la mayoría de los casos, un hígado de cadáver. Ese es el trasplante más común. Solo el año pasado se realizaron 1.219 en España. "La lista de espera no es muy larga, de unos meses".

Pero Abidal no esperó a que le llegara el turno. Optó por un trasplante de donante vivo, de un familiar al que el club presentó como su primo Gérard. De él solo se supo que vivía en Francia, aunque la familia de Abidal sí colgó posteriormente imágenes con él en redes sociales y acudió a actos del Fútbol Club Barcelona, que ha negado tajantemente cualquier irregularidad.

La jueza cerró el caso Abidal tras una investigación secreta a espaldas de Sanidad

Ese trasplante de donante vivo es mucho más inusual: se le quita un trozo de hígado al donante -el órgano luego se regenera solo- y se implanta en el enfermo. La inmensa mayoría, un 80%, son de padres e hijos, un supuesto claro en el que se descarta rápidamente que haya compensación económica o coacciones. Además, se hacen muchos menos que de cadáver, solo 17 el año pasado, según la memoria de la ONT. Es decir, que como los de Abidal, de adulto a adulto, en España se practican un puñado al año. Sí son frecuentes en países con pocos donantes de cadáver. "Este trasplante tiene un riesgo, porque la mortalidad del donante es del 1%, y hay una posibilidad real de complicaciones. No es mucho, pero el de riñón es de tres por 10.000". "No era inverosímil que fuera el primo", explican estas fuentes.

Para evitar que se haga pagando o con coacciones, el sistema establece tres filtros. El del equipo médico, el del comité de ética del hospital y finalmente el de un juez. En el caso de Abidal, la ONT va a revisar ahora todo el procedimiento. "Se les somete a un tercer grado por gente especializada y por eso han detectado casos que no cumplían los criterios", explica esta fuente. La sorpresa en el sector de los trasplantes es que nadie supiera nada. Ni de las grabaciones ni de que un juzgado de Barcelona, el número 28, abrió diligencias tras recibir el caso de la Audiencia Nacional y después las había archivado. "Es increíble que en este tiempo no hayan notificado nada a la ONT. Ni la guardia civil, ni la Audiencia Nacional, ni el juzgado".

Por eso, la ONT anunció que abrirá una investigación. "La ONT ha tenido conocimiento de este asunto por la prensa. Ante la gravedad de los hechos denunciados, ha iniciado una investigación interna en colaboración con la OCATT [Organización Catalana de Trasplantes] y el Hospital Clínic de Barcelona", según anunció en un comunicado.

Para evitar que se haga pagando o con coacciones, el sistema establece tres filtros: el equipo médico, el comité de ética del hospital y un juez

Tampoco lo conocían las defensas de Sandro Rosell y otros implicados, que pidieron personarse en el juzgado de Barcelona al que la Audiencia Nacional derivó la investigación. Recibieron la respuesta de que no podía darse traslado de las actuaciones porque no estaban personados. La pieza estaba secreta y por lo tanto solo se informó a la Fiscalía. El resultado es que ha sido una investigación nacida y muerta en un año. Según fuentes judiciales, fue archivada después de que Francia no contestara a la petición de información, como adelantó 'El País'.

El juzgado sí pidió información al Clínic de Barcelona. Aunque inicialmente el hospital señaló que desconocía todo, finamente el centro admitió que "se entregó la documentación requerida durante los meses de junio y julio de 2017". "El Hospital Clínic de Barcelona sigue todos los procedimientos establecidos por la normativa vigente en materia de trasplantes, tanto de donante cadáver como de donante vivo. Este trasplante se efectuó en el momento en que se completaron todos los pasos previstos en la normativa legal y con las aprobaciones pertinentes", afirmó el centro en un comunicado.

La jueza cerró el caso Abidal tras una investigación secreta a espaldas de Sanidad

El trasplante se realizó en un área privada del Clínic, una singularidad en la red de trasplantes, centrada en hospitales de referencia en la sanidad pública. El hospital público de Barcelona tiene un área privada, Barnaclínic, donde factura a los pacientes. "Es una entidad que revierte todos sus ingresos al Hospital Clínic y, de esta forma, a la sociedad, contribuyendo así a la suficiencia financiera del centro y al mantenimiento de los niveles de eficiencia en todos los procesos. Así, el Hospital Clínic de Barcelona integra la actividad pública con la privada, garantizando el pleno respeto a los principios éticos fundamentales de equidad, igualdad y acceso libre y voluntario de los pacientes", según la web del centro. Fuentes del sector señalan que pese a ser en el área privada los controles son los mismos que en la pública.

Aunque en este caso la ONT ha quedado al margen, su colaboración con la guardia civil y con la Justicia es frecuente. En España, ha habido al menos tres casos anteriores denunciados de tráfico de órganos. Un alcalde libanés que pagaba 40.000 euros por un donante vivo de hígado se enfrenta a una petición de tres años de cárcel en Valencia, según informó el diario 'Levante'. En ese caso, el falso donante fue detectado por el Clínic, el mismo que realizó el trasplante de Abidal. Además, el Tribunal Supremo confirmó la condena de seis años de prisión por tráfico ilegal de órganos a tres miembros de una familia serbia y a un amigo que ofrecieron 6.000 euros a un 'sin techo' marroquí por el trasplante de un riñón para uno de sus hijos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios