entregaron la documentación a policía nacional y guardia civil

El Clínic asegura que el trasplante a Abidal fue "aprobado por la autoridad competente"

Las dudas en torno al trasplante de Abidal se basan en cuatro llamadas telefónicas interceptadas por la guardia civil y la policía nacional en 2017 al expresidente del Barça Sandro Rosell

Foto: El exjugador de fútbol Éric Abidal. (EFE)
El exjugador de fútbol Éric Abidal. (EFE)

El Hospital Clínic se desmarca de la presunta compra de "un hígado ilegal" por parte del expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell para el exjugador y actual secretario técnico del club, Éric Abidal, que en 2012 fue sometido a un trasplante de este órgano en el centro sanitario. Tras la publicación en exclusiva de la noticia en El Confidencial, desde el Clínic aseguran a este diario que "este procedimiento fue autorizado por la autoridad competente", apuntando en este sentido a "un juez" cuya identidad no concretan.

"El Hospital Clínic de Barcelona sigue todos los procedimientos establecidos por la normativa vigente en materia de trasplantes, tanto de donante cadáver como de donante vivo. Este trasplante se efectuó en el momento en que se completaron todos los pasos previstos en la normativa legal y con las aprobaciones pertinentes", asegura el centro en un comunicado enviado a los medios. De todos modos, en el escrito no aclaran si el donante fue el primo de Abidal, como aseguró el exjugador, o si existió contraprestación económica para obtener el órgano, aspectos clave a la hora de dilucidar la legalidad de la operación que se llevó a cabo en sus instalaciones.

En lo que se refiere a la primera cuestión —confirmar que el órgano trasplantado era de su primo—, desde el Clínic aseguran que sí, pero a la hora de argumentar dicha respuesta se limitan a decir que "esta información es pública [las declaraciones del propio jugador]". En cuanto a la posibilidad de que existiera contraprestación económica, el hospital deja la duda en el aire: "En cualquier procedimiento de trasplante, incluido al que hace referencia, si el hospital hubiese tenido noticias de un posible delito de tráfico de órganos, habría suspendido el procedimiento de aceptación e informado a la autoridad judicial".

El Clínic asegura que el trasplante a Abidal fue "aprobado por la autoridad competente"

A falta de que se aclaren estos aspectos, la Organización Nacional de Trasplantes ya ha anunciado que va a investigar el trasplante de Abidal en el Clínic. "La ONT ha tenido conocimiento de este asunto por la prensa. Ante la gravedad de los hechos denunciados, ha iniciado una investigación interna en colaboración con la OCATT [Organización Catalana de Trasplantes] y el Hospital Clínic de Barcelona", anuncia la institución en un comunicado enviado a El Confidencial.

La guardia civil les solicitó información

Las dudas en torno al trasplante se basan en cuatro llamadas telefónicas interceptadas por la guardia civil y la policía nacional en 2017, conversaciones en las que Sandro Rosell admitía implícitamente haber “comprado un hígado ilegal” para Éric Abidal. Las escuchas fueron autorizadas por el Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, en el que se investiga a Rosell por blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, y el contenido de las mismas hizo que tanto la policía nacional como la guardia civil se pusieran en contacto con el Clínic para solicitarles información. "Se entregó la documentación requerida durante los meses de junio y julio de 2017", confirman las fuentes consultadas.

Al considerar que los hechos descubiertos podían ser constitutivos de un presunto delito de lesiones por tráfico de órganos, dicho tribunal remitió el caso al Juzgado de Instrucción 28 de Barcelona, donde ante la falta de colaboración por parte de las autoridades francesas, país del que supuestamente procedía el hígado, se archivó finalmente el caso con el visto bueno de la Fiscalía.

El contenido de los pinchazos es el siguiente. Un intercolutor desconocido le dice a Rosell: “Vamos a ver una cosa, es que no [ininteligible], Sandro… Es que va contra nosotros [Abidal, se entiende]… A este tío le compramos un hígado ilegal". El expresidente azulgrana reacciona a esa grave afirmación con un sonido transcrito por los investigadores como un sencillo “ummm”, ante lo que su interlocutor sigue hablando: “Y vendimos que era del primo, ¡que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le quedaba”. Ante esta segunda revelación, Rosell ya responde con un triple “sí”, corroborando presuntamente la veracidad de los hechos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios