en algunas provincias, ni el 10% al corriente de pago

Temor en Génova a que las primarias desvelen el agujero de afiliados reales

La historia se repite. En el PP preocupa la baja cifra de afiliados que están a día de hoy al corriente de pago, requisito necesario para participar en la votación del 5 de julio

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría, hablando con María Dolores de Cospedal y Jesús Posada. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría, hablando con María Dolores de Cospedal y Jesús Posada. (EFE)

Empieza oficialmente la carrera por la presidencia del PP. Con el plazo para presentar las candidaturas finalizado y siete aspirantes —ya avalados— encima de la mesa, el sábado dará comienzo la campaña electoral interna hasta el 5 de julio, momento en que los afiliados tendrán voz por primera vez para elegir a su presidente en la primera vuelta. Podrán votar todos los que se hayan inscrito para este proceso, que estén al corriente de pago de las cuotas y que lleven militando en la formación un año como mínimo. El plazo de inscripción acaba el próximo lunes, y según ha podido saber este diario, existe un temor evidente dentro de las filas del partido ante la posibilidad de que este proceso ponga de manifiesto la baja cifra de afiliados reales, como ya sucedió en los congresos regionales, que en teoría rondaría los 800.000 en toda España.

Las primeras prospecciones, según ha podido saber este diario de fuentes de la formación, apuntan a un escenario complicado en este sentido. Por ejemplo, en provincias andaluzas grandes con 30.000 o 40.000 afiliados teóricos, no se llega al 8 o 9% de afiliados al corriente de pago. Algo similar ocurre en provincias medias de Extremadura o Castilla-La Mancha (en torno a 14.000 afiliados teóricos): apenas el 11% está al día de las cuotas que establece al partido. Es cierto que los afiliados tienen por delante cinco días para ponerse al día e incluso podrían hacerlo 'in extremis' el propio lunes, que es cuando finaliza el plazo. Ahora bien, además de cumplir con las obligaciones económicas, es necesario que se inscriban para participar en el proceso de elección.

Aunque el pistoletazo de salida tuvo lugar este miércoles, en Génova perciben que la historia se repite. El pasado año, la celebración de los cónclaves autonómicos puso de manifiesto que el número de militantes en las filas populares es muy inferior al que el partido solía dar. De no ser así, quedaba claro que la movilización era escasísima. La formación se comprometió entonces a depurar su censo de personas fallecidas y que seguían figurando como afiliadas, no así con los morosos, que permanecieron en el listado. En todo caso, de cara al congreso nacional de julio, el número de inscritos al corriente de pago constituirá el censo definitivo para el proceso interno. Y, en estos momentos, existe ya un importante temor dentro del PP ante la posibilidad de que se destape de nuevo el agujero de afiliados que el partido arrastra desde hace tiempo y que anticipa lo que podría ser una bajísima participación.

El calendario definitivo de la sucesión

Tras 12 días de campaña electoral interna en la que los precandidatos —Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Pablo Casado, José Manuel García-Margallo, José Luis Bayo, José Ramón García Hernández y el concejal valenciano Elio Cabanes, que se apuntó en el último momento— buscarán apoyos en todos los territorios, los afiliados inscritos votarán el 5 de julio en dos urnas. La primera irá destinada a la elección del presidente del partido (voto directo) y la segunda a escoger los compromisarios al congreso (voto representativo), que serán los que elijan finalmente al sucesor de Rajoy el 21 de julio.

Los candidatos a presidir el Partido Popular María Dolores de Cospedal y Pablo Casado, en Génova. (EFE)
Los candidatos a presidir el Partido Popular María Dolores de Cospedal y Pablo Casado, en Génova. (EFE)

De la votación de la primera urna saldrán proclamados los dos candidatos que obtengan el mayor número de votos entre los afiliados, que se batirán en el duelo final. Solo habrá un candidato único si alguno de los siete precandidatos consigue más del 50% de los votos, más del 50% en 30 circunscripciones sobre un total de 60 y siempre que tenga una diferencia de al menos 15 puntos sobre el siguiente precandidato. El objetivo no es otro, según explica el comité organizador, que equilibrar el poder entre las organizaciones territoriales y dar prioridad a los afiliados.

Ahora bien, salvo sorpresa y en vista de los precandidatos que finalmente dieron el paso, todo apunta a que será en la segunda vuelta cuando se decidirá el futuro presidente o presidenta del PP. Esta tendrá lugar en el congreso fijado para los días 20 y 21 de julio y serán los compromisarios elegidos por los afiliados los que tengan la voz definitiva. De estos 3.134 representantes, 2.612 son electos por la militancia y 522 son miembros natos. Lo más significativo de la votación final estará en el peso que tengan los territorios dependiendo del número de compromisarios que les corresponda. Dicho de otra manera, el candidato que más apoyo tenga en los 'territorios fuertes' tendrá la llave para hacerse con el liderazgo del partido. Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Galicia y Madrid serán con toda seguridad las zonas clave.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios