escasa movilización en las asambleas regionales

Los congresos aumentan el misterio de los 860.000 militantes del PP: votó el 8%

Las cifras oficiales confirman la falta de movilización de los militantes a la hora de elegir a sus dirigentes, salvo cuando el resultado es incierto como ocurrió en La Rioja o Baleares

Foto: Rajoy, con Isabel Boning en el último Congreso regional de Valencia. (EFE)
Rajoy, con Isabel Boning en el último Congreso regional de Valencia. (EFE)

Los congresos regionales del Partido Popular han puesto en evidencia lo exagerado de la cifra proclamada de militantes (hasta 860.000 miembros) y/o el desinterés de esos afiliados por los cambios de dirigentes. Según los datos del PP, solo un 8,84% de los militantes participó en las votaciones para renovar a los presidentes regionales si se incluye la reelección de Alberto Núñez Feijóo celebrada por el sistema clásico de compromisarios (sin doble urna) en mayo pasado.

Las últimas cifras oficiales del PP confirman la falta de movilización de sus militantes a la hora de la renovación de los dirigentes, salvo cuando hay pelea y el resultado se presenta incierto. Frente a la media de participación de menos del 10% en la inmensa mayoría de las asambleas, solo hubo una implicación muy superior en los congresos regionales de La Rioja (45%), Baleares (33%) y Cantabria (21%).

En el primer caso el presidente de la Comunidad, José Ignacio Ceniceros, se impuso a la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, pero por un puñado de votos. En Baleares Biel Company ganó al expresidente autonómico José Ramón Bauzá con un 72% de apoyos, mientras que en Cantabria María José Sáenz de Buruaga relevó en el cargo a Ignacio Diego contra pronóstico y por un margen tan estrecho que todavía está en litigio la victoria final. Pero incluso en las tres excepciones, por lo disputado de la elección, una clara mayoría de los militantes no se molestó ni en votar en primera instancia.

Congreso Autonómico de Castilla y León. (EFE)
Congreso Autonómico de Castilla y León. (EFE)

En los congresos regionales celebrados entre marzo y el primer fin de semana de abril tenían derecho a voto un total de 747.518 militantes del PP en toda España, sin contar Galicia. Los 101.024 gallegos se habían pronunciado en mayo del año anterior sobre la continuidad de Núñez Feijóo, a quien reeligieron los 1.790 compromisarios asistentes a la asamblea correspondiente.

En las regiones con más afiliados del Partido Popular, donde los resultados eran más que previsibles, la participación fue muy similar. De los 165.145 andaluces, solo 13.038 votaron en el proceso de elección de Juan Manuel Moreno. En la Comunidad Valenciana, con 148.711 militantes y solo 6.824 votantes, ganó Isabel Bonig. En el caso de Madrid (94.511 afiliados) y en el congreso asambleario en el que se impuso Cristina Cifuentes, se pronunciaron 8.166. La presidenta de la Comunidad ha encargado ya una depuración a fondo del censo oficial

La pugna por la sucesión de Juan Vicente Herrera en Castilla y León entre Alfonso Fernández Mañueco y Antonio Silván hizo aumentar el interés en el congreso regional por encima de la media. De los 47.993 afiliados votaron 6.047.

Cospedal, en un congreso autonómico. (EFE)
Cospedal, en un congreso autonómico. (EFE)

Entre las regiones con menor participación figura Castilla-La Mancha. La ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, fue reelegida presidenta en una asamblea con solo 2.804 votantes de los 52.035 censados.

Ya en los preparativos del XVIII congreso nacional de febrero el aparato nacional del PP tuvo problemas para captar compromisarios. En algunas provincias la participación también se quedó por debajo del 10%. En la dirección adujeron que el gasto de pasar dos noches en Madrid, más el viaje, hacía que los afiliados de base (sin cargo) se resistieran a acudir a la gran asamblea del partido. Sin embargo, la militancia desbordó todas las previsiones a la hora de presentar enmiendas a las ponencias, con 4.000 registradas.

Los congresos regionales son los que mejor dejan constancia de un secreto a voces que comparten en la sede de Génova y, al tiempo, en los aparatos de ámbito autonómico: el censo de militantes reales, al corriente de pago de sus cuotas, no está actualizado desde hace muchos años. En cuanto se han puesto a comprobar los datos generales de afiliación y el abono efectivo de las aportaciones, tanto para los procesos asamblearios como para los de doble urna, llega la criba de la militancia.

Una de la críticas que hacen en las direcciones provinciales del PP a la idea de la decisión de Génova de instaurar la doble vuelta consiste precisamente en que queda al desnudo un censo sin actualizar desde hace años porque no registra bajas, cambios de domicilio, e incluso fallecimientos. Para votar los militantes han tenido que inscribirse en cada proceso de elección, directo o de compromisarios, y ponerse al día en el pago de cuotas, entre 20 y 40 euros anuales según cada región o provincia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios