Martínez-Maillo asumirá la coordinación del partido

El sí a Cospedal y la cuota Cifuentes marcan un congreso del PP de exaltación marianista

El congreso del PP arranca en la Caja Mágica como un trámite de continuidad en la etapa marianista de la organización y algo de debate sobre asuntos internos

Foto: La secretaria general del Partido Popular y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal (d), y la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
La secretaria general del Partido Popular y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal (d), y la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

El XVIII Congreso Nacional del Partido Popular arranca en la Caja Mágica de Madrid como un trámite de continuidad en la etapa marianista de la organización, algo de debate en cuestiones de orden interno, como la acumulación de cargos, y muy pocas incógnitas que despejar. La principal duda cuando se convocó la asamblea en noviembre era si la secretaria general, María Dolores de Cospedal, dejaría el puesto para consagrarse al Ministerio de Defensa. Tres meses después, la número dos se ha reafirmado en el aparato de Génova y en el Gobierno al tiempo, mientras que Mariano Rajoy no ha dado señal alguna de que vaya a cambiarla.

Del actual comité de dirección (presidente, secretaria general, vicesecretarios y portavoces parlamentarios) para abajo, sí habrá cambios en la dirección: los nuevos barones y 'lideresas' regionales, Cristina Cifuentes la primera, aspiran a ganar posiciones en el nuevo comité ejecutivo nacional.

La victoria electoral del 26 de junio y, sobre todo, la investidura lograda en octubre han confirmado a Rajoy al frente del partido con un control incontestable de la organización. Otra vez su paciencia y el manejo de los tiempos durante la etapa de la parálisis política (casi un año), más la disciplina demostrada por el PP (en parte responsabilidad de Cospedal), reforzaron al presidente.

El equipo de Rajoy concurre ahora al congreso para hacer una exhibición de unidad frente a la crisis del PSOE y la guerra interna de Podemos, cuya asamblea en el mismo fin de semana estaba diseñada por Pablo Iglesias para dar imagen de alternativa de gobierno.

La dirección de los populares sirve un congreso de continuidad sin complejos, dado el espectáculo de los adversarios. Sin debate interno ni siquiera por la compatibilidad de cargos de Cospedal, que sí generó controversias antes de las elecciones generales, los dirigentes que podrían plantear el asunto ante su jefe renuncian a hacerlo.

Alberto Núñez Feijóo, del clan gallego, es quien más claro habló del asunto para comentar que él también tuvo a 'su' secretario general en el ejecutivo autonómico, pero que en esta legislatura prefirió que estuviera liberado de las tareas de gobierno.

Al dar por hecha la continuidad Cospedal hasta sus detractores en el aparato del partido, la siguiente incógnita jerárquica en el equipo que Rajoy someterá a votación de los 3.100 compromisarios del congreso es si rescata la figura de coordinador general. Supondría nombrar un número tres de Génova para ocuparse del día a día de la organización por debajo de la secretaria general, el papel que jugó Ángel Acebes en tiempos de Francisco Álvarez Cascos y José María Aznar.

El actual vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, es el dirigente señalado en fuentes del PP para ocupar esa responsabilidad de coordinador, aunque no se descarta que asuma más funciones sin tener que cambiar el título de su cargo.

El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)
El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)

En los mismos medios, también descartan la salida de cualquiera de los otros vicesecretarios: Javier Arenas, el más antiguo y único representante de la vieja guardia del partido y de Rajoy, Pablo Casado, Andrea Levy y Javier Maroto. En el caso de Arenas, su relación directa con el jefe le aleja de cualquier recomposición general del equipo. "Rajoy no lo va a quitar, él no parece que desee irse y si va a haber algún cambio, lo hablarán a solas y nos enteraremos el sábado por la tarde", apuntan en fuentes de la dirección.

Del equipo de coordinadores y secretarios ejecutivos para abajo sí habrá entradas y salidas de dirigentes. Hay vacantes como las de Ana Mato e Ignacio González (Madrid) y una sobrerrepresentación de dirigentes andaluces veteranos que darán margen a Cristina Cifuentes y Juan Manuel Moreno para promover la renovación de cuotas de sus organizaciones regionales. Han pasado cinco años desde el anterior congreso nacional y los representantes del PP de Madrid y el andaluz en el comité ejecutivo proceden aún de los equipos de Esperanza Aguirre y de Javier Arenas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios