la carrera por la sucesión de rajoy

Cospedal y Santamaría exhiben sus poderes: una el partido, la otra rodeada de medios

La secretaria general dejará el cargo cuando sea proclamada candidata para garantizar la neutralidad de la estructura del partido en el proceso de la sucesión

Foto: Cospedal y Santamaría exhiben sus poderes: una el partido, la otra rodeada de medios. (EFE)
Cospedal y Santamaría exhiben sus poderes: una el partido, la otra rodeada de medios. (EFE)

María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría han confirmado sus aspiraciones a presidir el Partido Popular exhibiendo sus poderes: la secretaria general, apoyada en el aparato del partido (junta directiva de Castilla-La Mancha), y la exvicepresidenta del Gobierno, en la puerta del Congreso, sin diputados alrededor pero cercada por los fotógrafos y las cámaras de televisión por la expectación creada en los medios.

Lo primero que ambas hicieron, antes y después de dar el paso, es llamar a los presidentes regionales del partido y a los otros candidatos para tantear sus apoyos internos, que es donde se juegan la carrera para suceder a Mariano Rajoy. Para garantizar la neutralidad del proceso y guardar las formas, Cospedal dejará la secretaría general en cuanto se proclame su candidatura este viernes y hará su campaña como presidenta del PP de Castilla-La Mancha.

Además, el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, se ha negado a decantarse por ninguna de las contendientes. El primer resultado de esa decisión es que ningún diputado apareció en la presentación de la candidatura de Sáenz de Santamaría, ni siquiera José Luis Ayllón, su mano derecha en la Cámara.

A la junta directiva del PP de Castilla-La Mancha celebrada en Toledo sí que asistieron casi todos los parlamentarios nacionales electos por las cuatro provincias de la región, para acompañar a su jefa en el lanzamiento de la campaña interna al grito de "presidenta, presidenta".

Cospedal y Santamaría exhiben sus poderes: una el partido, la otra rodeada de medios

Los principales dirigentes del PP eluden aún decantarse por una de las dos aspirantes y recuerdan que eran partidarios de una lista "de unidad y consenso" para la que contaban con Alberto Núñez-Feijóo. Pero después de la espantada del presidente de la Xunta, en 48 horas tendrán que empezar a mojarse.

La exvicepresidenta del Ejecutivo, ajena a cualquier estructura organizativa del Partido Popular, no quiso desvelar qué avales ha obtenido en sus primeras conversaciones y recomendó esperar a que sean los aludidos quienes se pronuncien.

Sáenz de Santamaría apeló a su principal baza en la carrera sucesoria, la llamada a la militancia de base para lograr su apoyo en la urna de elección directa de precandidatos que se presentará el próximo 5 de julio. "Soy una militante más y me presento a ofrecer lo que creo que quieren muchos militantes: unidad, responsabilidad e integridad. Y lo hago con toda humildad y con toda generosidad", proclamó en la puerta principal del Congreso, la de los leones, entre una nube de cámaras y micrófonos.

Cospedal y Santamaría exhiben sus poderes: una el partido, la otra rodeada de medios

Si Cospedal había propuesto integración en su discurso de precandidata, la exvicepresidenta dijo que confía en que haya 'fair play' en la liza y que ha enviado un mensaje a la secretaria general para informar de su decisión igual que ha hecho con los demás aspirantes. Mientras Sáenz de Santamaría se promocionaba después en las cadenas de televisión, los diputados esperaban instrucciones de los presidentes regionales y provinciales del PP, la mayoría partidarios de que el partido recupere discurso político y haga olvidar la 'tecnocracia' del equipo gubernamental de Rajoy y, sobre todo, el fracaso cosechado en Cataluña el 1-O.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios