antepone galicia al PARTIDO

Feijóo no sucederá a Rajoy: "Me comprometí con los gallegos, no puedo fallarles"

El principal candidato a hacerse con la presidencia del PP nacional ya no lo será. La decisión la meditó a lo largo de los últimos días

Foto: El Presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo. (EFE)
El Presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo. (EFE)

Mantuvo la incertidumbre hasta el último momento. Tanto fue así que llevaba varios minutos de intervención y parecía a punto de decir que sí. Pero fue al revés. Ante la junta directiva del PP de Galicia, al aire libre y en medio de una escenografía que parecía diseñada para lanzar a un candidato, Alberto Núñez Feijóo sorprendió a todos al anunciar que no optará a la sucesión de Mariano Rajoy. Se queda en Galicia. “Me comprometí con los gallegos hasta 2020 y ellos me respondieron con su voto mayoritario y una mayoría absoluta en España. Sin haber completado mi compromiso no puedo fallarles, porque sería fallarme a mí mismo”, sentenció. “Para mí Galicia es la mayor de mis ambiciones políticas”, sentenció entre sollozos, en lo que calificó un ejercicio de “coherencia”.

El principal candidato a hacerse con la presidencia del PP nacional ya no lo será. La decisión la meditó a lo largo de los últimos días. El presidente de la Xunta no mantuvo en los últimos tres ningún tipo de agenda oficial, que este mismo lunes carecía de actos institucionales. Sus últimas declaraciones al respecto las pronunció el pasado jueves, cuando, tras la reunión de su Gobierno, afirmó que su cargo al frente de la Xunta era lo que “más pesaba” en su decisión. Ahora solo cabe entenderlo como un adelanto de lo que pasaba por su cabeza, pero nadie lo interpretó como un guiño a su continuidad. Cuando pasadas las 15 horas de este lunes, el PP de Galicia envió la convocatoria de la intervención de Feijóo ante la junta directiva, que congregó en un hotel de Santiago en un acto abierto a los medios, también se extendió la opinión de que se acercaba su esperado salto a la política nacional, incluso entre sus compañeros de partido.

Feijóo no sucederá a Rajoy: "Me comprometí con los gallegos, no puedo fallarles"

No fue así. A pesar de que su conocida ambición de liderar algún día el PP nacional, su oportunidad llegó en un momento de extrema debilidad del partido, acentuada tras la moción de censura. En la decisión han podido pesar también motivos personales –fue padre por primera vez hace apenas un año y su pareja está afincada en A Coruña–, pero también el desgaste que le produjo que se ventilaran su fotos de los años 90 con el capo Marcial Dorado, actualmente en prisión por narcotráfico y blanqueo de capitales. Una amistad que podría dañar su condición de aspirante a La Moncloa, como también la sinceridad de su palabra cuando aseguró afirmó que desconocía los turbios negocios a los que se dedicaba en aquellos días su compañero de tantos viajes y aventuras.

Feijóo se mostró convencido de que habrá personas en el Partido Popular “muy capaces” de abrir una nueva etapa. “En lo que a mí respecta, voy a seguir trabajando por el Partido Popular desde el Partido Popular de Galicia”, afirmó.

A pesar de su conocida ambición de liderar algún día el PP nacional, su oportunidad llegó en un momento de extrema debilidad del partido

Ante la plana mayor de su partido, y en un discurso pronunciado casi íntegramente en castellano, en contra de su costumbre cuando habla en Galicia, Feijóo se mostró convencido de que habrá personas en el PP “muy capaces” de abrir una nueva etapa, abierta tras la dimisión de Mariano Rajoy. “En lo que a mí respecta, voy a seguir trabajando por el Partido Popular desde el Partido Popular de Galicia”, afirmó, mientras era interrumpido por los aplausos de las docenas de dirigentes populares que lo arropaban.

El anuncio de Feijóo se produce a apenas 40 horas de que se cierre el plazo de presentación de las candidaturas, y después de que este lunes a las 12:00 quedara abierto el plazo formal para presentar candidaturas ante el congreso extraordinario de julio, para lo que es necesario presentar al menos 100 avales de afiliados. Su decisión obliga a reorganizar el juego de alianzas entre los aspirantes a presidente nacional del PP, toda vez que el presidente de la Xunta era el que contaba con más posibilidades.

En su intervención, el presidente de la Xunta ha reconocido que en los últimos días ha “reflexionado” sobre si debía presentar o no su candidatura. Tras agradecer el apoyo de los que le rodean, resaltó que finalmente esa conclusión solo estaba en su mano, a sabiendas de que no sería lo que le pedían muchos de sus más próximos. “No voy a ocultar que he reflexionado durante estos días sobre la posibilidad de presentar mi candidatura a este liderazgo” dijo, para añadir: “Creo que es legítimo que haya pensado en la posibilidad de presidir mi partido”.

Fue a partir de ahí cuando comenzó a desvelar sus intenciones: “Soy el presidente de Galicia, porque mi único partido son los gallegos, y porque una mayoría de ciudadanos así lo han decidido en las urnas. Para mí, ser presidente de Galicia es la mayor de mis ambiciones políticas”. Recordó sus palabras de 2016, cuando pidió a los ciudadanos de Galicia “su confianza por cuatro años más”. “Me comprometí con ellos hasta 2020, les transmití mi ilusión y mi confianza por lo que aún teníamos y aún tenemos que hacer juntos. Ellos me respondieron con su voto mayoritario, y sin completar mi compromiso no puedo fallar a los gallegos”.

El presidente de la Xunta recordó en su discurso las tres mayorías absolutas que le han permitido revalidar su poder al frente de la Xunta durante nueve años y que la Comunidad Autónoma es la única en España en la que los populares gobiernan sin necesitar apoyos.

En su intervención, el presidente de la Xunta ha reconocido que en los últimos días ha “reflexionado” sobre si debía presentarse o no

Feijóo se mostró convencido de que “se puede y debe hacer política nacional desde Galicia”, y se comprometió así a “defender los intereses de Galicia y los intereses constitucionales que son de todos los españoles”. También expresó su confianza en “la grandeza del PP”. “Estamos ante una importante posibilidad de seguir manteniéndola. Este partido tiene futuro, hay personas muy capaces de liderar una nueva etapa con acierto”, manifestó.

Si la decisión de Feijóo revoluciona la campaña por la sucesión de Rajoy, en Galicia supone un alivio para el partido, ya que evita improvisar un modelo sucesorio en su propia comunidad autónoma. Aunque la presidencia del PP no es incompatible con el cargo de presidente de la Xunta, la actividad que le hubiese requerido el partido le habría obligado a presentar la dimisión, con lo que el PP gallego se vería en la obligación de buscar un nuevo candidato en el grupo parlamentario, ya que en Galicia la condición de diputado es indispensable para ser elegido presidente. En esas condiciones, se precipitaría el relevo en la Xunta y se condicionaría el cartel de las siguientes autonómicas, que se celebrarán como muy tarde en 2020. Ahora, en las actuales circunstancias, nadie se atrevería a descartarle para un cuarto mandato.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios