carrera por la presidencia del PP

La renuncia de Feijóo aboca al PP al duelo final entre Cospedal y Sáenz de Santamaría

El presidente de la Xunta de Galicia descabala todos los planes de la dirección saliente y de la mayor parte de los barones regionales de organizar una candidatura de unidad

Foto: Alberto Núñez Feijóo, en su comparecencia de este lunes en que anunció su intención de no concurrir a la carrera para relevar a Mariano Rajoy. (EFE)
Alberto Núñez Feijóo, en su comparecencia de este lunes en que anunció su intención de no concurrir a la carrera para relevar a Mariano Rajoy. (EFE)

La renuncia del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, a optar a la presidencia nacional del PP descabala todos los planes de la dirección saliente y de la mayor parte de los barones regionales de organizar una candidatura de unidad para sustituir a Mariano Rajoy. La carrera por el relevo empezó formalmente con la presentación de candidatos de escaso peso en la organización (Pablo Casado, José Ramón García Hernández, José Manuel García-Margallo y José Luis Bayo) y, justo después, llegó el paso al frente de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

Núñez Feijóo, considerado en el PP como "el sucesor natural" de Rajoy hasta este lunes, había guardado un silencio tan concienzudo en los últimos días que durante el pasado fin de semana ya corrió entre los principales dirigentes del partido, como adelantó El Confidencial, que el presidente autonómico "se lo pensaba demasiado" y cabía esperar una espantada a última hora.

La renuncia de Feijóo aboca al PP al duelo final entre Cospedal y Sáenz de Santamaría

El presidente de la Xunta estaba considerado como el "heredero lógico" de Rajoy por el clan gallego y buena parte del aparato de Génova desde el principio de la legislatura, pero la moción de censura de Pedro Sánchez cambió el panorama de forma drástica el pasado 1 de junio. El PP ya no se presentará a las próximas elecciones desde el poder ni está en la mano de Rajoy elegir la fecha de esas elecciones. Núñez Feijóo podía ser presidente del partido, pero no jefe de la oposición con escaño en el Congreso.

Frente al previsible apoyo mayoritario de las estructuras del partido a Cospedal, Sáenz de Santamaría tiene la baza de apelar a las bases, que se pronunciarán directamente en las urnas. La exvicepresidenta cuenta con sus partidarios en la dirección del Grupo Popular del Congreso, pero muy pocos en 'provincias'. Juan Manuel Moreno en Andalucía (solo en parte) y Alfonso Alonso en el País Vasco son sus principales valedores entre los presidentes regionales. El resto de los barones y baronesas autonómicos del PP suelen decantarse por el aparato nacional del partido.

Frente al previsible apoyo mayoritario de las estructuras del partido a Cospedal, Sáenz de Santamaría tiene la baza de apelar a las bases

Después de que ambas hayan confirmado que optan a suceder a Rajoy, empezarán los previsibles pronunciamientos públicos en cadena de esos presidentes regionales y provinciales del partido antes de que el próximo 5 de julio sean los militantes quienes decidan en una urna cuál es su favorito o favorita y en otra designen a sus representantes (compromisarios) para el congreso extraordinario de los días 20 y 21 de julio.

Los otros cuatro aspirantes a precandidato tienen escaso peso en la organización, aunque Pablo Casado dio la sorpresa de ser el primer miembro del comité de dirección del PP que anunciaba su paso sin esperar a ver qué hacían antes sus principales jefes. Casado, García-Margallo, García Hernández y Bayo serán actores muy secundarios en el gran choque entre las dos antiguas numero dos de Rajoy, una en el Gobierno y la otra en el partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios