menos de una semana en el cargo

Màxim Huerta, el ministro más fugaz en España desde la Transición

José Luis García Ferrero, ministro de Agricultura de UCD, duró 82 días en el cargo, y el recién depuesto ministro de Economía, Román Escolano, ocupó la cartera durante 85 días

Foto: Màxim Huerta toma posesión como ministro de Cultura y Deporte. (Reuters)
Màxim Huerta toma posesión como ministro de Cultura y Deporte. (Reuters)

Màxim Huerta acaba de convertirse en el ministro más fugaz en la historia de España desde la Transición al anunciar su renuncia como ministro de Cultura y Deporte a tan sólo seis días de jurar el cargo. Lo ha hecho después de que El Confidencial revelara que defraudó 218.322 euros a Hacienda en los ejercicios 2006, 2007 y 2008, cuando trabajaba como presentador en 'El programa de Ana Rosa', de Telecinco.

La dimisión de Huerta se produce a pocos días de que saliese adelante la moción de censura que acabó con el Gobierno de Mariano Rajoy y que arrebató la cartera de Economía a Román Escolano, que tampoco duró mucho en el cargo. De hecho, apenas estuvo 85 días al frente de Economía, lo que hasta el momento le colocaba como el segundo ministro menos duradero.

El aragonés dejó su cargo de vicepresidente en el Banco Europeo de Inversión (BEI) para sustituir a Luis de Guindos, quien había ejercido su mandato hasta el pasado 9 de marzo, cuando intercambiaron la cartera para que De Guindos pusiese rumbo a Bruselas para ocupar la vicepresidencia del Banco Central Europeo.

Màxim Huerta ha estado al frente de la cartera de Cultura y Deporte durante apenas seis días

Desde las primeras elecciones en la historia reciente, más de un centenar de políticos han ocupado el cargo de ministro, muchos de ellos en funciones. Salvando estas situaciones excepcionales, el mandato más efímero ha sido el de Màxim Huerta, que no ha llegado a agotar una semana en el cargo. Un caso insólito que no encuentra precedentes ni tan siquiera en la convulsa etapa de los gobiernos de UCD.

Hasta ahora, el ministro más breve era José Luis García Ferrero que, a las órdenes de Calvo Sotelo, ostentó la cartera de Agricultura en el año 1982 durante apenas 82 días —desde el 12 de septiembre hasta el 2 de diciembre—. Un par de meses más duró en el cargo Salvador Sánchez-Terán, ministro de Trabajo entre el 3 de mayo y el 9 de septiembre de 1980, y alrededor de seis meses lo hizo su sustituto, Félix Manuel Pérez Miyares.

Màxim Huerta, el ministro más fugaz en España desde la Transición

Manuel Jiménez de Parga Cabrera, ministro de Trabajo durante la legislatura constituyente de Adolfo Suárez, ejerció durante menos de ocho meses el cargo: entre el 5 de julio de 1977 y el 25 febrero de 1979, cuando fue sustitudo por Rafael Calvo Ortega. Años más tarde, Jiménez de Parga llegaría a presidir el Tribunal Constitucional.

En los Gobiernos de Felipe González, el récord lo tiene Carlos Westendorp Cabeza, ministro de Exteriores durante menos de cinco meses en sustitución de Javier Solana, que pasó a ser secretario general de la OTAN en la quinta legislatura. Westendorp fue nombrado el 18 de diciembre de 1995 y abandonó el cargo el 3 de marzo de 1996, tras la celebración de elecciones generales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios