los candidatos se han enfrentado al primer examen

De Guindos, el candidato que no entusiasma

Lane tiene un expediente magnífico que encandila a los entendidos, pero el ministro español tiene experiencia directa en la eurocrisis y a la 'realpolitik' de su lado

Foto: El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo. (EFE)
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo. (EFE)

Luis de Guindos es el único candidato a convertirse en el próximo vicepresidente del BCE, después de la retirada de Philip Lane. Se comenta en los pasillos de Bruselas, así lo ha interpretado La Moncloa —que, de otro modo, no le hubiera permitido volver a jugársela tras el fiasco del Eurogrupo— y lo sabe el ministro. Pero tampoco es ningún secreto que el español no entusiasma.

El ministro español tiene experiencia directa en la eurocrisis y a la 'realpolitik' de su lado. Y esta, por mucho que consiga encajar el salto de un ministro aún en el cargo a un organismo donde la independencia es una virtud fundacional, no levanta pasiones.

Así ha quedado patente durante el primer examen al que se enfrentaron los por entonces ambos candidatos: una comparecencia a puerta cerrada ante los miembros de la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo. Se trató de una formalidad, más que de una prueba comprometedora, ya que los eurodiputados no tienen voto en los nombramientos al BCE. Pero sí voz.

Antes del encuentro, representantes de los socialistas, la izquierda y los Verdes han mostrado su malestar con la designación de Luis de Guindos como candidato. Los más críticos han sido los españoles, como Jonás Fernández (PSOE) y Ernest Urtasun (En Común) o el concejal Carlos Sánchez Mato (IU).

Entre los colegas europeos de sus familias políticas también hay dudas. Pero esto no ha impedido que los únicos apoyos explícitos al ministro hasta la fecha sean de políticos socialistas: el portugués António Costa, el eslovaco Peter Kazimir y el maltés Edward Scicluna.

De Guindos, el candidato que no entusiasma

La brecha es evidente. De puertas para dentro, con compromiso de confidencialidad por medio, los eurodiputados han pasado más de una hora discutiendo cómo valorar las intervenciones de De Guindos. De puertas fuera, la única tensión que se vivía en los desiertos pasillos de la Eurocámara se centraba en otro pulso europeo: el duelo Real Madrid-PSG.

Al término del encuentro, se ha decido una solución de compromiso entre las dos posiciones enfrentadas: el presidente de la comisión, Roberto Gualtieri, llamó al líder del Eurogrupo, Mário Centeno, para comunicarle las impresiones de los eurodiputados. Más tarde, se hizo público un comunicado.

De Guindos tampoco quoso valorar sus sensaciones durante el encuentro. Lo único que aseguró a la 'Cadena SER', eludiendo encontrarse con más medios, es que "contestó a todas las preguntas”. Un comentario que no mantiene el optimismo con el que hizo ver que encaraba la cita.

Centeno presidirá la reunión del Eurogrupo que se celebrará este lunes en Bruselas. Si todo va bien, este martes se constatará durante el Ecofin que De Guindos es el elegido para sustituir a Vítor Constancio como vicepresidente del BCE a partir de mayo.

Después, será el turno de los líderes europeos, quienes deben dar la luz verde final a la designación del ministro, en la cumbre que celebrarán en Bruselas el 22 y 23 de marzo. Para entonces, aseguró De Guindos a la prensa y a los eurodiputados, ya no estará en el Gobierno. Quizás un tímido intento de hacer valer su independencia de la política, aunque sea a última hora.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios