se publicitaba como un empresario modelo

La UDEF golpea al rey chino de las pilas por un fraude a Hacienda multimillonario

Los expertos en delitos económicos de la policía desactivan la red de blanqueo que había tejido el empresario asiático Zhijian Huang, dueño del fabricante de electrodomésticos Extrastar

Foto:

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha desarticulado esta semana en la llamada operación Sumatra una de las tramas asiáticas que más dinero han defraudado a Hacienda en el último lustro. Los primeros cálculos estiman que el agujero generado en las arcas públicas por esta red ronda los siete millones euros, pero se prevé que la cifra definitiva supere holgadamente el centenar de millones. Aunque las pesquisas continúan, la red ha quedado desactivada con la detención de una treintena de integrantes y los registros efectuados en viviendas, oficinas y comercios de Madrid, Toledo, Pontevedra, Alicante, Valencia y Barcelona.

Según ha podido saber El Confidencial, entre los detenidos se encuentra el presunto cerebro de la organización, Zhijian Huang, un empresario chino que llegó a España en los noventa y que ha conseguido levantar un imperio que incluye comercios, naves industriales y una fábrica de material electrónico en el gigante asiático. Su joya de la corona es Extrastar, una marca de componentes y productos electrónicos con un catálogo que abarca secadores para el pelo, accesorios para teléfonos móviles, altavoces, cableados, iluminación, auriculares, 'routers' wifi y, sobre todo, pilas y baterías, sus artículos más conocidos. Pueden comprarse en sus propios establecimientos (el más grande está en un polígono al sur de Griñón), pero también están presentes en la mayoría de los pequeños bazares regentados en España y Portugal por compatriotas, gracias a su potente red de distribución.

Pero su historia de éxito tenía un reverso oscuro. La UDEF y la Agencia Tributaria, que también ha colaborado en la investigación, han descubierto que Huang importaba el material que él mismo fabricaba en el gigante asiático declarándolo en aduanas con un valor inferior al real o incluso ocultando su entrada. De ese modo, conseguía pagar menos impuestos y, por tanto, vender su mercancía a un precio sin competencia. La diferencia entre el precio de venta y el precio declarado en Aduanas se convertía en enormes cantidades de dinero negro que, presuntamente, habría canalizado a través de una auténtica red de blanqueo de capitales que también utilizaron otros empresarios asiáticos.

En ocasiones, los billetes salían de España con correos humanos. Pero la trama de Huang también habría empleado el método de la compensación o 'hawala', un sistema basado en la confianza que resulta casi indetectable porque el dinero se mueve sin cruzar fronteras. La organización que tiene el 'cash' se lo entregan a un individuo que tiene dinero pero no puede gastarlo porque lo oculta en cuentas del extranjero. Una vez entregado el efectivo, la organización se queda con los depósitos alojados fuera de España. Después, ya puede moverlos como quiera. El sistema es tan discreto y efectivo que las organizaciones terroristas lo utilizan para financiarse sin levantar sospechas.

Pilas ExtraStar.
Pilas ExtraStar.

Huang había conseguido construirse una imagen de un empresario modélico. A principio de la década pasada, ocupó la presidencia de la Asociación de Comerciantes Chinos en España. Su primera aparición en prensa data de 2003. 'Cinco Días' lo entrevistó en un reportaje sobre el fenómeno de los bazares todo a 100. En 2007 apareció en 'Ideal de Jaén', tras organizar un acto promocional de productos españoles en Ningbo, en la provincia china de Zhejiang. Y en 2012, fue entrevistado por medios de su país para abordar los efectos de la operación Emperador contra otra gran estructura criminal con origen en China, la liderada por el empresario Gao Ping.

El propietario de Extrastar aprovechó esa ocasión para denunciar que en España se estaba criminalizando a toda la comunidad del gigante asiático y lamentó las consecuencias que esa supuesta política estaba teniendo en su integración. Contó que, tras ese importante operativo, su hijo pequeño le preguntó una mañana si era un “mafioso”. El reportaje explicaba que, a raíz de las diligencias de Emperador, gran parte de la comunidad china había decidido llevar una vida discreta y no hacer ostentación de su riqueza. Huang aseguró que había decidido moverse en un sencillo Peugeot 206.

La UDEF y la Agencia Tributaria le atribuyen un patrimonio mucho mayor. Según fuentes jurídicas, en los dos registros de esta semana han aparecido más de 700.000 euros en efectivo. Solo una de las mercantiles que integran su 'holding', Extrastar Electro SL, facturó 4,1 millones de euros en 2016, según las cuentas presentadas en el registro. Sin embargo, la empresa solo pagó en impuestos 2.505 euros y su beneficio oficial apenas ascendió a 1.882 euros.

El caso lo dirige el Juzgado de Instrucción número 4 de Móstoles. En concreto, Huang y su red habrían defraudado a Hacienda en concepto de derechos de importación, cuota de IVA e impuesto de sociedades. La trama habría estado operando al menos desde 2013 (el fraude de los ejercicios anteriores ya habría prescrito). Durante la investigación, también se detectó que el industrial realizaba ventas ocultas mediante una red de comerciales distribuidos por la geografía española que se encargaban de colocar el producto y recoger el dinero de la venta en efectivo, escapando por tanto del control de la Hacienda Pública.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios