El Diplocat pagó a medios y foros extranjeros para generar noticias a favor del procés
la guardia civil descubre las transferencias

El Diplocat pagó a medios y foros extranjeros para generar noticias a favor del 'procés'

Las cuentas de la agencia de la Generalitat revelan transferencias a firmas de comunicación y think tanks que tenían como objetivo crear la sensación de apoyo internacional al Govern

Foto: Un 'mosso d'Esquadra' precinta las inmediaciones de la sede del Diplocat. (EFE)
Un 'mosso d'Esquadra' precinta las inmediaciones de la sede del Diplocat. (EFE)

El Govern de Carles Puigdemont inyectó fondos públicos en medios de comunicación, foros de debate y organismos extranjeros para fabricar noticias a favor del 1-O y trasladar la idea de que la comunidad internacional respaldaba los planes del independentismo. Gran parte del dinero para intentar conseguir esas adhesiones salió de Diplocat, el ente diplomático de la Generalitat que fue disuelto por el Ejecutivo de Mariano Rajoy tras la aplicación del 155. Así consta en informes y anexos incorporados al sumario del Tribunal Supremo sobre el 'procés', a la que ha tenido acceso El Confidencial.

Las salidas de fondos han sido descubiertas por la Guardia Civil en la contabilidad del propio Diplocat. Uno de los movimientos bajo sospecha es un giro de 5.000 euros a la empresa sueca Media Conglomerate AB, una consultora de comunicación propiedad del periodista Ove Joanson, presidente hasta hace unos meses de la corporación pública de medios de Suecia. Uno de los canales de televisión de ese ente, SVT Nyheter, albergó el pasado febrero en su página web un artículo que acusaba a España de poner “en riesgo la democracia” en Cataluña y reclamaba a la Unión Europea que interviniera para evitar los abusos que supuestamente estaban sufriendo los ciudadanos de la comunidad. "Los políticos de la UE y de Suecia tendrían que haber entendido que la crisis en Cataluña no desaparecerá sola", advertía el texto, que fue automáticamente recogido por medios catalanes cercanos a las posiciones independentistas. Joanson no solo ejerce influencia sobre los medios públicos, también es el presidente de la Asociación Sueca de Editores, además de consejero del Centro Europeo de Periodismo.

Otros gastos tenían como objetivo garantizar que aparecieran en los medios actos promocionales del 'procés'. Diplocat abonó 490 euros a un estudiante finés, Janne Juhani Ritakorp, vinculado al grupo de amigos de Cataluña en Finlandia. El líder de ese colectivo es el diputado Mikko Kärnä, exalcalde de un municipio de 2.000 habitantes, que ha impulsado innumerables iniciativas de apoyo a Puigdemont. Sin embargo, no todas han tenido el respaldo mediático que buscaba el secesionismo. Ritakorp recibió presuntamente los fondos de Diplocat para tratar de amplificar la repercusión de esos eventos. El pasado marzo, por ejemplo, fue el encargado de inmortalizar la visita de Puigdemont a Helsinki, ante el escaso interés que mostraron las agencias internacionales. Medios catalanes usaron las fotografías para ilustrar sus noticias sobre el viaje del 'expresident'.

El expresidente catalán Carles Puigdemont posa con simpatizantes antes de pronunciar una conferencia en la Universidad de Helsinki. (EFE)
El expresidente catalán Carles Puigdemont posa con simpatizantes antes de pronunciar una conferencia en la Universidad de Helsinki. (EFE)


Otro de los pagos encontrados tuvo como destinataria a la periodista letona Paula Muzikante, del canal Riga TV 24. Ascendió a 345 euros. No es casual que la maquinaria exterior del Govern pusiera su atención en ese país. En 2013, el entonces primer ministro de Letonia, Valdis Dombrovskis, aseguró que abría la puerta a la posibilidad de reconocer a una Cataluña independiente. Las declaraciones provocaron una crisis diplomática entre Riga y Madrid pero al mismo tiempo alimentaron la estrategia internacional de la Generalitat.

En otros casos, Diplocat optó por financiar eventos que luego iban a permitirle conseguir el impacto mediático que buscaba. El ente habría pagado 1.700 euros a un 'think tank' sueco de corte ecologista y liberal llamado Fores (Foro para las Reformas, el Emprendimiento y la Sostinibilidad) para poder sentarse en una de las sesiones de un festival político anual que atrae hasta 100.000 visitantes. La jornada que compró Diplocat, se llamó 'Cataluña y Suecia ante la Agenda 2030 – compartiendo buenas prácticas de Norte a Sur'. El título no solo ponía a la comunidad autónoma a la altura de un Estado, también era lo suficientemente vago como para poder colar el mensaje independentista. El verdadero sentido de este pago lo explicó el propio secretario general de Diplocat, Albert Royo: “Es importante que participemos en algunos de los principales debates internacionales para que nuestra posición sea escuchada y nuestras demandas se comprendan mejor, incluyendo aquellas relacionadas con el proceso de autodeterminación en el que estamos involucrados”.

Asimismo, las cuentas de Diplocat reflejan una transferencia de 25.000 euros a la Federación de Organizaciones Civiles Catalanas Internacionalmente Reconocidas (FOCIR), otra de las vías que ha utilizado el independentismo para tratar de llevar su mensaje fuera de las fronteras españolas. Bajo el paraguas de Focir están las asociaciones catalanas, de cualquier ámbito o sector, que forman parte a su vez de otros organismos supranacionales. Tras la disolución de Diplocat, la Focir se ha hecho cargo de una de las cuentas que utilizaba en Twitter esa entidad para “generar conocimiento sobre Cataluña en el ámbito digital”.

Otro pago bajo investigación tuvo como destinatario a un ciudadano británico que responde al nombre de Tobias Byfield. Se trataría de un supuesto voluntario de la organización británica sin ánimo de lucro Democracy Volunteers, especializada en misiones electorales. Byfield recibió 1.100 euros, según la contabilidad interna de Diplocat. Democracy Volunteers se desplazó a España el pasado diciembre para supervisar las últimas elecciones autonómicas catalanas. El director de esta organización, John Ault, aseguró en febrero en una reunión con miembros del grupo de especial interés en Cataluña del parlamento británico que uno de los principales problemas que habían detectado era que existía un importante sesgo en las informaciones de los medios privados de comunicación radicados en Madrid.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Además de estas salidas de fondos, Diplocat realizó una inversión millonaria para mantener su propia red de oficinas. También recurrió a otras agencias de relaciones públicas para reforzar la presencia del Govern en países clave. Por ejemplo, el pasado agosto contrató los servicios del 'lobby' con sede en Washington Sphere Consulting para tratar de trasladar sus reivindicaciones a los máximos dirigentes de la primer potencia del mundo. Diplocat pagó a Sphere 51.000 euros por tres meses de trabajo, sin contar con viajes, comidas y otros gastos adicionales.

La Guardia Civil ha incluido todos estos pagos en sus informes sobre la presunta malversación de caudales que habrían cometido los altos cargos del Govern al desviar fondos públicos para financiar la hoja de ruta secesionista. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, aseguró este martes que sólo Diplicat habría desviado al menos 1,5 millones de euros “para construir la república catalana”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios