la firma donó fondos a trump en las elecciones

Un banco ruso que financia a separatistas paga al 'lobby' de Puigdemont en EEUU

La agencia de Washington contratada por el Govern de Puigdemont para difundir la propaganda independentista recibe fondos de Sberbank, un banco del Kremlin sancionado por la Unión Europea

Foto: Vladimir Putin, Carles Puigdemont y Donald Trump. (EC)
Vladimir Putin, Carles Puigdemont y Donald Trump. (EC)

La campaña que ha puesto en marcha el Gobierno de la Generalitat para tratar de recabar el apoyo de políticos y medios de comunicación internacionales encierra nuevas conexiones con Moscú. El 'lobby' que contrató el pasado agosto la Delegación de Cataluña en Estados Unidos para intentar propagar su discurso en ese país está cobrando al mismo tiempo del mayor banco ruso, Sberbank, sancionado en 2014 por Washington y Bruselas por haber financiado las protestas de los separatistas del este de Ucrania. Vladimir Putin aprovechó el levantamiento para desatar otra crisis a las puertas de Europa, anexionarse la estratégica península de Crimea y provocar el caos en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk.

La estrategia desestabilizadora de Rusia se atisba ahora en la trastienda de la crisis catalana. Como ya trascendió, el representante de la Generalitat en Estados Unidos, Andrew Davis, firmó un acuerdo en plena campaña del referéndum independentista con el 'lobby' SGR Government Relations para “apoyar los esfuerzos comunicativos” del Govern y “fortalecer las relaciones entre los gobiernos y círculos de negocios de Cataluña y Estados Unidos”. La firma se comprometió a mantener informados en todo momento a los legisladores y medios de comunicación norteamericanos del “contexto político y económico de Cataluña”. El contrato inicial, de tres meses, termina el próximo 28 de noviembre y asciende supuestamente a un total de 51.000 euros. No obstante, tras esa fecha puede prorrogarse indefinidamente por otros 17.000 euros mensuales.

La Generalitat selló el acuerdo con SGR, pero está beneficiándose desde entonces de todos los servicios de la empresa matriz de la firma, Sphere Consulting, un enorme 'lobby' que dirige el consultor Jim Courtovich. El directivo se ha implicado personalmente en la promoción de los argumentos de la Generalitat. Desde agosto, difunde en su cuenta de Twitter noticias favorables para la estrategia de Carles Puigdemont. El pasado 1 de octubre fue especialmente activo, enlazando vídeos, noticias e imágenes que denunciaban la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil para impedir la celebración de la consulta. También divulgó la declaración institucional de Puigdemont al término de la jornada.

Al día siguiente, el 2 de octubre, Sphere Consulting incluyó en su resumen de noticias semanales una mención a la crisis catalana. “El 90% de los catalanes que acudieron a las urnas el domingo votó a favor de separarse de España a pesar de la brutal represión del Gobierno central contra ciudadanos que intentaban ejercer su derecho a decidir su propio destino. Las imágenes de la policía española disparando balas de goma y atizando con porras a catalanes ensangrentados sacudieron el mundo. El Gobierno español dijo que se negará a reconocer el voto, pero la verdadera pregunta es si otros líderes mundiales reaccionarán ante las imágenes de Cataluña”. El mensaje fue trasladado a todos los dirigentes con los que mantiene contacto la matriz de SGR.

La Generalitat también está disfrutando de los servicios de otros empleados de Sphere Consulting, no solo de su máximo directivo. Aunque el delegado del Gobierno catalán firmó el acuerdo con un único consultor de SGR, James Graham Miller, al proyecto de promoción del independentismo se han sumado en las últimas semanas los trabajadores del grupo Greg Lowman, Patrick Fleming, Edward Wyatt y Carla Amanduray, todos ellos con autorización para remitir información a políticos electos e incluso pasearse con libertad por la Cámara de Representantes y el Senado.

Se da la circunstancia de que, al mismo tiempo que la Generalitat se beneficia de ese enorme despliegue de recursos de SGR y Sphere Consulting, el 'holding' de relaciones públicas está cobrando del todopoderoso banco moscovita Sberbank, una entidad semipública con el 60% de sus acciones en manos del Banco Central de Rusia. La entidad financiera eligió casualmente al 'lobby' de Courtovich para intentar que la Administración estadounidense levante las sanciones que le impuso en 2014 por su implicación en el conflicto de Ucrania.

Washington, al igual que la Unión Europea y Kiev, incluyen a Sberbank en una compleja trama financiera urdida por el Gobierno de Putin para inyectar fondos en el movimiento separatista prorruso de Ucrania, una revuelta instigada por el Kremlin como respuesta a la aproximación del país a las tesis de Bruselas. Según la fiscalía ucraniana, Sberbank incluso habría pagado directamente sobornos a soldados del país para que abandonaran sus cuarteles en las provincias del este. Las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea siguen vigentes y han dejado al gigante moscovita fuera de los mercados internacionales de capital.

El 'lobby' contratado por la Generalitat tiene otro vínculo moscovita que ya ha provocado que el Senado estadounidense lo incluya en el llamado Russiagate, el proceso para dilucidar si Donald Trump recibió ayuda de Putin en su carrera hacia la presidencia de Estados Unidos. En concreto, SGR ha sido requerido para que aporte toda la información disponible sobre los pagos que habría recibido de otro oscuro cliente, Flynn Intel Group INC, propiedad del teniente general retirado Michael T. Flynn, que llegó a ser nombrado por Trump consejero de Seguridad Nacional el pasado enero, pero tuvo que dimitir a las tres semanas tras descubrirse que había ocultado conversaciones con el embajador de Rusia en Estados Unidos. En abril, se descubrió que también había recibido fondos de varias empresas rusas controladas por el entorno de Putin.

Las autoridades estadounidenses sospechan que la firma de consultoría contratada por el Ejecutivo de Puigdemont pudo hacer de puente entre el Kremlin y el equipo del actual huésped de la Casa Blanca. Sphere Consulting ha reconocido que realizó una donación de 2.300 euros a la candidatura de Trump en la campaña de las presidenciales. También ingresó 8.511 euros a uno de los fondos de captación del Partido Republicano. Las aportaciones son modestas, pero confirman la existencia de una relación. Por contra, no consta ningún donativo de Sphere Consulting a Hillary Clinton, la rival de Trump en las presidenciales del pasado año.

No es la única conexión rusa de la Generalitat. Puigdemont viajó el pasado 29 de marzo a Estados Unidos para reunirse con el congresista republicano por California Dana Rohrabacher, presidente del subcomité de Europa de la Cámara de Representantes y uno de los más sólidos aliados de Putin en las altas esferas de Washington. De hecho, Rohrabacher ha reconocido públicamente que es amigo personal del presidente ruso desde los años noventa. El congresista también está considerado uno de los miembros de la Cámara legislativa más cercanos a Trump.

Puigdemont, con los congresistas estadounidenses Dana Rohrabacher (3d) y Brian Higgins (i). (EFE)
Puigdemont, con los congresistas estadounidenses Dana Rohrabacher (3d) y Brian Higgins (i). (EFE)

Solo una semana después del primer encuentro en Washington, el Govern de la Generalitat volvió a informar de una nueva cita entre Puigdemont y Rohrabacher para abordar la “situación de la política catalana y europea”. Esa vez, la reunión se produjo en el Palau de la Generalitat y también acudieron Oriol Junqueras y Raül Romeva, además de Andrew Davis, el delegado autonómico en Estados Unidos que cuatro meses después terminaría contratando al 'lobby' SGR.

Hay otro movimiento reciente que explicaría el interés repentino por Cataluña de Julian Assange, pieza clave en la estrategia de propaganda y desestabilización del Kremlin. El pasado 16 de agosto, Rohrabacher se reunió durante más de tres horas con el fundador de Wikileaks en la embajada de Ecuador en Londres. El polémico congresista admitió la reunión, aunque matizó que solo quería preguntarle a Assange si Rusia había tenido algo que ver en el robo de los correos del Partido Demócrata durante la campaña presidencial, una filtración difundida por la plataforma del 'hacker' australiano que favoreció a Trump. Solo unos días después de ese encuentro, Assange comenzó a trasladar a sus más de 500.000 seguidores en Twitter todo tipo de contenidos contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy y a favor del Govern de Puigdemont. Desde entonces, su cuenta no ha parado de difundir material publicitario del independentismo con un ritmo frenético. Lo mismo que ha hecho durante el último año para apoyar al Frente Nacional de Marine Le Pen y al UKIP de Nigel Farage, dos formaciones que gozan de las máximas simpatías de Moscú por su capacidad para provocar una grieta de convivencia en el seno de la Unión Europea.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios