génova trata de restar importancia a la crisis madrileña

Convención en Sevilla: la encina de Rajoy no tapa el bosque de Cifuentes

El PP arranca su convención nacional con la crisis de la presidenta de Madrid en primer plano y mucho ruido de fondo, mientras que Génova y los andaluces intentan restar importancia al máster

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

Mariano Rajoy llegó al hotel que alberga la convención nacional del PP en Sevilla casi a la vez que Cristina Cifuentes estaba terminando su rueda de prensa para dar una nueva versión de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos. La presidenta de Madrid compareció después de que el rector asegurara que ni había acta de registro de la entrega de su trabajo ni constancia de su trabajo de máster. Pese a todo, no se movió ni un ápice de su versión inicial y recibió abrazos y besos de sus compañeros al entrar al plenario.

Pero como se dice en esta tierra la procesión del PP va por dentro. Los corrillos en los pasillos del hotel, con casi 2.500 cargos dando vueltas entre un gran plenario y varios espacios habilitados, hablaban mucho más de Cifuentes y su máster que de ningún otro revés. Incluso se oía hablar de Madrid por encima de Cataluña.

Convención en Sevilla: la encina de Rajoy no tapa el bosque de Cifuentes

Génova trata de restar importancia a la crisis madrileña y el PP andaluz, que ha echado el resto en la preparación de la convención nacional, suplica porque los periodistas se centren "en lo importante", tratando de convencer de que lo de Cifuentes es secundario. Tienen difícil conseguir cambiar el foco pero lo van a intentar. Rajoy no tuvo ningún problema para plantar una encina, haciendo honor al logo de la convención, "la encina de Maíllo", como lo nombran los populares aludiendo a la imagen del "Contigo crece España", lema de la convención. Fue Fernando Martínez Maíllo, coordinador general del PP, quien lo ideó. Defienden que es un árbol que hunde sus raíces muy hondo, como el PP y sus "principios inalterables".

"Un árbol duro, y muy español y muy bonito", fue lo único que se le oyó a Rajoy mientras plantaba la encina en los jardines del hotel. Es el segundo árbol que planta en su vida, el primero lo plantó con sus hijos en Galicia, explicó a quienes lo acompañaban. Ejerciendo de anfitrión, el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, también se animó a echar algunas palas de arenas y bromeó con que lo pueden contratar de jardinero, mientras que Rajoy lo animaba: "Este da la talla".

Mariano Rajoy, plantando una encina. (EFE)
Mariano Rajoy, plantando una encina. (EFE)

Rajoy tendrá una cena, algo informal y de pie, explicaron los organizadores que le ha montado el PP andaluz en el Museo de Carruajes de Sevilla. Acudirán los ministros andaluces y la plana mayor de los populares andaluces junto a miembros destacados de la sociedad civil andaluza, empresarios, directores de medios, colegios profesionales. La cita era a las nueve de la noche.

La convención nacional está preparada al milímetro con un formato que, según dijo Maíllo, al plenario la seriedad no está reñida con que la cosa sea amena. Destacada fue la presentación que hicieron el diputado del PP por Murcia, Teo García, y la portavoz del PP de Baleares, Margalida Prohens, que montaron una 'performance' al más puro estilo de pareja televisiva de programa de variedades.

Convención en Sevilla: la encina de Rajoy no tapa el bosque de Cifuentes

El plato más surrealista lo sirvió el nadador David Meca, que durante más de una hora dio una charla en la que trató de explicar el valor del esfuerzo y de "seguir braceando" en las peores adversidades, dando detalles de los vómitos que da la hipotermia o el miedo que da nadar con tiburones. Para quien quiera hacer ejercicio, hay dos cintas de correr con una pantalla donde Rajoy cansa a sus escoltas y una mesa para recoger firmas por la prisión permanente. Pero por ahora, ni la encina ni ninguna otra cosa ha tapado el bosque en el que se ha metido Cifuentes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios