EL PLAN SAltó por los aires con la declaración

Colores claros y una fecha que cuadrase: así era la coartada falsa para cubrir a Cifuentes

El departamento del máster llegó a buscar detalles inventados para dar credibilidad a que Cifuentes fue el 2 de julio de 2012 a defender su trabajo ante el tribunal inventado

Foto: Cristina Cifuentes, en una foto de archivo. (EFE)
Cristina Cifuentes, en una foto de archivo. (EFE)

Estaba todo atado. Enrique Álvarez Conde, catedrático y director del máster que supuestamente realizó Cristina Cifuentes, llegó a instruir a las tres profesoras que figuraban en el acta falsa como miembros del tribunal que evaluó el trabajo fin de máster en todos los detalles. En las reuniones con abogados para abordar el caso, llegó a manejarse cómo debían abordar las preguntas ante la comisión de investigación universitaria. Debían recordar hasta el tipo de ropa que llevaba Cifuentes —sin demasiados detalles por el tiempo transcurrido— aquel 2 de julio en Vicálvaro al defender su máster: "Colores claros", era la consigna. Así lo afirman fuentes del Instituto de Derecho Público de la Rey Juan Carlos. Ni Álvarez Conde ni las profesoras han querido dar su versión a este diario.

La versión de Cristina Cifuentes es que ese 2 de julio, en plena celebración de la Eurocopa de 2012, con cientos de miles de personas en las calles de Madrid cuando ella era delegada del Gobierno, se escapó a Vicálvaro a defender su trabajo fin de máster. Pero eso tenía cimientos endebles. Ese día debía haber un tribunal para ver ese resumen y puntuarlo. Cuando estalló el escándalo el pasado 21 de marzo desvelado por 'eldiario.es', la universidad aportó un acta con una composición del tribunal: Alicia López (presidenta del tribunal), Clara Souto (vocal) y Cecilia Rosado (secretaria). Son tres discípulas de Álvarez Conde. Solo una es titular de la plaza.

Ellas eran el eslabón débil. En unas horas se recreó el acta (con dos firmas falsas) y después todo se basaba en que los conocedores del tema mantuvieran la misma versión. No podía haber fisuras o el plan saltaría por los aires. Álvarez Conde las conminó a firmar apelando a su ascendencia sobre ellas, a la importancia que tenía para la universidad enterrar el caso y que no tuviera más trascendencia. A su vez, él había recibido una llamada del rector para conseguir un acta en un tiempo récord para tapar el escándalo. La Universidad Rey Juan Carlos venía de tener un rector dimitido por plagio y no quería nuevos escándalos.

Colores claros y una fecha que cuadrase: así era la coartada falsa para cubrir a Cifuentes

Una de las cosas que hicieron fue buscar una fecha creíble. La mejor para Cifuentes era otro día de julio, probablemente el 5 de julio de 2012, siempre según fuentes del Instituto de Derecho Público. Pero al chequear sus agendas descubrieron que ese día las tres profesoras daban clase en un curso de verano en Aranjuez. La siguiente opción fue el 2 de julio. Ese mismo día se inauguraba el curso, pero eso es solo un acto protocolario y nos les impedía estar —supuestamente— después de comer en Vicálvaro, a 50 kilómetros de Aranjuez.

La primera fecha elegida era imposible porque las tres profesoras estaban en Aranjuez dando un curso

Sabiendo que el diablo está en los detalles, pensaron que convendría dar pinceladas de aquel caluroso día. Aunque Cifuentes acostumbra a usar colores vivos, el blanco pareció adecuado. El plan era no dar una descripción muy detallada, sino esgrimir que la presidenta lucía colores claros. Nadie podría poner en duda que tres profesoras se inventaran eso. Tampoco cabía esperar que dieran muchos detalles seis años después, por mucho que enfrente tuvieran a la delegada del Gobierno.

Sin embargo, el plan se desbarató pronto. Las profesoras guardaron un silencio sepulcral durante días, pese al intento de los medios por abordarlas. En ningún momento comprometieron su palabra. Pero llegado el momento decidieron no seguir esa versión en una declaración oficial. La falsificación en documento público es un delito y era previsible que el caso acabara en la Fiscalía, como así ha sido. La primera en declarar, Alicia López, dijo que esa no era su firma y que ella nunca evaluó a Cifuentes.

Colores claros y una fecha que cuadrase: así era la coartada falsa para cubrir a Cifuentes

Ya no había componenda posible. Álvarez Conde consiguió retrasar su declaración —inicialmente prevista para el miércoles— hasta que declarara alguna profesora. Las otras dos supuestas integrantes del tribunal están de baja médica por el enorme estrés que están sufriendo. Es dudoso que tras lo sucedido alguna hable ya de los colores claros. Cifuentes ha declarado que ella no se acuerda de la composición del tribunal que la evaluó (y le dio supuestamente un 7,5) y que si hay alguna irregularidad es de la universidad, quien le proporcionó el acta como coartada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios