acusado de fraude y blanqueo de capitales

La UDEF acusa a Pina de desvíos en fichajes del Atleti, Udinese, Watford y Porto Alegre

Descubre que el expresidente del Granada CF aprovechó la venta de Siqueira al Atlético de Madrid para desviar 300.000 euros que luego invirtió en la compra de un yate de 30 metros de eslora

Foto: El consejero delegado del Cádiz CF, Quique Pina, exjugador, empresario y agente de futbolistas, es trasladado por agentes de la Policía Nacional tras ser detenido. (EFE)
El consejero delegado del Cádiz CF, Quique Pina, exjugador, empresario y agente de futbolistas, es trasladado por agentes de la Policía Nacional tras ser detenido. (EFE)

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional está investigando el presunto blanqueo de comisiones irregulares en fichajes de Atlético de Madrid, Inter de Porto Alegre (Brasil), Benfica (Portugal), Watford (Reino Unido), Cesena y Udinese (Italia), entre otros clubes de primer nivel mundial. El empresario y agente de jugadores Quique Pina habría aprovechado su cargo como presidente del Granada CF (2009-2016) para intervenir en las transacciones, desviar fondos a Luxemburgo y lavar el dinero mediante empresas pantalla y operaciones inmobiliarias. Las pesquisas están dirigidas por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional y se enmarcan en la operación Líbero.

Los expertos en delitos económicos de la policía han descubierto movimientos supuestamente no declarados a la Agencia Tributaria en el traspaso del defensa brasileño Guilherme Siqueira del Granada CF al Atlético de Madrid en 2014, según consta en documentación del caso a la que ha tenido acceso El Confidencial. La operación se cerró en torno a los 10 millones de euros. El 22 de julio de ese año, la principal cuenta bancaria del club nazarí recibió del equipo rojiblanco 4,5 millones de euros con concepto “Primer vencimiento Fra.2” por la adquisición de Siqueira. Al día siguiente, 3.004.943 euros salieron automáticamente desde la cuenta del Granada a otra de la sociedad luxemburguesa Fifteen Securitisation SARL, una firma instrumental que estaría controlada por el socio de Pina Gino Pozzo, un industrial italiano que llegó a ser propietario al mismo tiempo del equipo andaluz, el Udinese italiano y el Watford inglés, y que también está imputado en el caso Líbero.

La UDEF acusa a Pina de desvíos en fichajes del Atleti, Udinese, Watford y Porto Alegre

Muchas de las operaciones bajo sospecha se produjeron en ese triángulo de equipos, según los documentos del caso. “Se ha manifestado en el procedimiento que en las operaciones de traspaso de jugadores, el Granada no declaraba el 100% del importe percibido por la operación de traspaso, tributando solo por una pequeña cantidad, debido a que, a través de un contrato previo, la mercantil Fifteen, propiedad de la familia Pozzo, se convertía en la propietaria de los derechos económicos del jugador”, apunta la investigación. “De esta manera, aunque contablemente el Granada percibe el 100% de la operación, en función del contrato señalado, el mismo día del ingreso [del Atlético de Madrid] soporta una factura del 90% expedida por Fifteen”.

Pina se habría llevado una parte no declarada por su participación en esos movimientos. Oficialmente, “no consta como titular de patrimonio, no presenta declaración por el IRPF desde el ejercicio 2011 (…) y los únicos ingresos conocidos en estos ejercicios son los percibidos del Granada CF SAD en las dos últimas temporadas como presidente de dicha entidad (125.000 euros y 87.500 euros respectivamente en 2015 y 2016)”. Su deuda con Hacienda ascendía a 3,2 millones en fase ejecutiva, pero supuestamente no tenía fondos para saldarla.

Sin embargo, la UDEF ha detectado que, de los primeros 4,5 millones abonados por el Atlético de Madrid en la cuenta del Granada por Siqueira, solo dos días después salieron otros 363.000 euros rumbo a la Fundación Eldenses de Corazón, con la que otro socio de Pina, Omar Zeidán, controlaba el club de la ciudad de Elda (Alicante). Posteriormente, el dinero fue enviado a una sociedad de Sídney (Australia) para abonar la compra de un yate que fue registrado a nombre de una firma instrumental del intermediario, Calambur Intermediaciones SL, administrada por su hermana, Elena Pina, también imputada. La UDEF comprobó este verano que la embarcación, llamada El Duende, de casi 30 metros de eslora y con cuatro camarotes de lujo, estaba fondeada en el puerto de Marbella y seguía siendo utilizada por el empresario.

También se habrían producido desvíos en la cesión del jugador checo Daniel Pudil al Cesena italiano, en enero de 2012, y en su venta definitiva al Watford en el verano de ese mismo año. Por este último traspaso, el Granada debería haber recibido 1,5 millones de euros. Sin embargo, el dinero solo permaneció unas horas en las cuentas del club. El 95% del total, 1.425.000 euros, viajó inmediatamente a cuentas en Luxemburgo de Fifteen. La UDEF también “llama la atención” sobre el hecho de que el Granada pagara a un jugador que pertenecía al club pero nunca vistió su camiseta. Se trata del escocés Ikechi Anya. Entre 2013 y 2015, cuando jugaba en Inglaterra, percibió 361.868 euros del conjunto andaluz.

Fotografía de archivo de Quique Pina. (EFE)
Fotografía de archivo de Quique Pina. (EFE)

La policía también está rastreando la venta al equipo brasileño Sport Club Internacional —más conocido como Internacional de Porto Alegre— del jugador chileno Charles Aránguiz en enero de 2014 por 4,2 millones de euros; una cesión de Siqueira al Benfica en 2013 por un millón de euros, y un presunto traspaso del español Mikel Rico al Udinese (nunca llegó a jugar en la escuadra italiana). Además, en conversaciones telefónicas intervenidas han aparecido indicios de posible fraude en la llegada del francés Youssef El-Arabi al Granada en 2012 por cinco millones de euros y en la venta del mexicano Miguel Layún al Watford en 2015. Otras informaciones apuntan asimismo a operaciones con Brahimi y Murillo.

La mayoría de las operaciones están relacionadas con la etapa de Pina en el Granada. Se le acusa de fraude contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales e insolvencia punible. La investigación considera que, además del presunto desvío de comisiones, habría provocado un perjuicio al club detrayendo recursos que presuntamente pertenecían a la entidad. Con todo, las pesquisas ya se han ampliado a su gestión en otros conjuntos.

Tras su salida del Granada en el verano de 2016, el empresario se convirtió en consejero delegado del Cádiz CF. Además, ese mismo verano adquirió el equipo de la primera división uruguaya Institución Atlética Sud América (IASA) y el Lorca Deportiva, de la Segunda B española. Los expertos en delitos económicos de la policía apuntan que Pina estaba replicando el sistema del Granada en esos tres equipos con la ayuda de estrechos colaboradores. Entre otros, se investiga a sus socios David Buitrago y Juan Carlos Cordero, al gestor Juan Bautista Dólera, los asesores José León Martínez Ibáñez y José María Cidoncha Fernández y al agente de futbolistas Joaquín Vigueras. Pina está en prisión provisional desde el pasado 2 de febrero por estos hechos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios