APROBACIÓN DE LA NORMATIVA DE DESARROLLO DE LOS ESTATUTOS

Los candidatos del PSOE que vayan a primarias serán suspendidos de sus cargos

De haber estado aprobado el nuevo reglamento, Díaz tendría que haber dejado un tiempo las riendas del PSOE-A cuando pujó por el liderazgo. El nuevo texto refuerza el poder de Sánchez y de las bases

Foto: Pedro Sánchez conversa con Cristina Narbona y José Luis Ábalos durante la ejecutiva de este 12 de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez conversa con Cristina Narbona y José Luis Ábalos durante la ejecutiva de este 12 de febrero. (EFE)

Con el nuevo reglamento del PSOE en la mano, Susana Díaz no podría haber compatibilizado su cargo de baronesa regional del partido y aspirante a la secretaría general a nivel federal. Habría sido suspendida automáticamente de su cargo, y lo habría recuperado pasadas las primarias.

Es una de las normas que contiene el texto que este lunes aprobó el plenario de la ejecutiva de Pedro Sánchez y que el sábado ratificará el comité federal, previa consulta, como se hizo esta misma tarde, con los secretarios de Organización regionales. El reglamento de desarrollo de los estatutos consagra los mecanismos de participación de la militancia —primarias, consultas a las bases, derecho a la iniciativa política de los afiliados— y refuerza el poder de la dirección federal, y aborda otras cuestiones como un código de buenas prácticas en redes sociales o la limitación de mandatos. Un secretario general, por ejemplo, podrá mantener su cargo un total de tres mandatos —cada uno se compone de cuatro años—, pero han de ser consecutivos. Es decir, que en el caso de Sánchez no cuentan los meses en los que estuvo fuera del poder y fue reemplazado por la gestora de Javier Fernández. De modo que estatutariamente el líder madrileño está aún en su primer año de su primer mandato.

El borrador concentra el poder en la dirección federal y en la militancia, y debilita a los órganos intermedios, en particular el comité federal o las cúpulas regionales. Opera el principio de jerarquía normativa e institucional, más que nunca, y en cierta medida se cambia parte del modelo de partido. El nuevo formato blinda el poder de Sánchez de forma evidente. Los jefes regionales del aparato sugirieron pequeñas aportaciones y plantearon dudas técnicas. El secretario de Organización andaluz, Juan Cornejo, no intervino y se marchó antes de la sede para no perder el AVE. Un silencio que algunos de sus compañeros reconocían "muy significativo".

[Consulta aquí en PDF los principales cambios reglamentarios del PSOE]

El reglamento de primarias, de 558 artículos —y redactado desde la Secretaría de Organización, con el concurso indispensable del jurista designado por Ferraz, Félix Bolaños—, contiene importantes cambios en la vida interna del PSOE. Y uno de ellos es precisamente la separación temporal del cargo orgánico para aquellos que compitan en primarias internas (para ocupar puestos de mando orgánicos) o institucionales (para ser presidente del Gobierno, o jefe de un Ejecutivo autonómico, o alcalde...). Un 'privilegio' al que no renunciaban los líderes en los últimos años. Susana Díaz no abandonó su cargo de jefa del PSOE andaluz cuando concurrió contra Sánchez en 2017, pero tampoco cuando optó a revalidar su puesto en el proceso autonómico posterior. Tampoco abandonaron temporalmente sus cargos Ximo Puig en Valencia, Guillermo Fernández Vara en Extremadura, Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha, Francina Armengol en Baleares o Javier Lambán en Aragón cuando se presentaron a las primarias regionales.

Quien reemplaza al cargo suspendido es quien le sigue en el escalafón. En el caso de Ferraz, asumiría las riendas la vicesecretaria general


A partir de ahora, eso cambia. Los candidatos serán suspendidos de su cargo orgánico cuando se presenten a todo proceso de primarias (internas o externas). Lo que deberán abandonar temporalmente, solo, es su puesto dentro del partido, no el institucional. Es decir, que siguiendo el ejemplo de Díaz, ella misma tendría que haber renunciado como jefa del PSOE-A, pero habría podido mantener su cargo como presidenta de la Junta de Andalucia.

El cargo queda suspendido en el momento es que es confirmado como candidato —una vez que haya superado la prueba de los avales, ahora mucho más sencilla—. A partir de ese momento, le reemplaza el siguiente en el escalafón que, en el caso de Sánchez, sería la vicesecretaria general, Adriana Lastra. En otras ocasiones será directamente el responsable de Organización. El afectado recuperaría su cargo una vez cerrado el proceso de primarias y proclamado el vencedor.

No solo por "imagen"

Fue José Luis Ábalos, el secretario de Organización federal, el encargado de desgranar las novedades del reglamento, ya avanzadas en parte por este periódico. El responsable del aparato explicó que la separación de los aspirantes de sus cargos obedecía a una cuestión de "imagen", sí, pero no solo. Se pretende generar "cultura de la imparcialidad, objetividad, la igualdad de oportunidades... que los cargos superiores no manifiesten adhesiones a los candidatos de niveles inferiores...", contó.

El texto establece una limitación de tres mandatos consecutivos, de forma que Sánchez estaría ahora en el primer año de su primer periodo en el poder

El texto también establece que un secretario general, de cualquier nivel, puede mantenerse en el mismo cargo orgánico o institucional un máximo de tres mandatos consecutivos. Se entiende que un mandato se ha cumplido cuando han transcurrido dos terceras partes del tiempo para el que fue elegido. De este modo, dado que Sánchez arrancó su segundo periodo en el poder en junio de 2017, podría estar, teóricamente, hasta 2029 como jefe del PSOE en la oposición. Pero, en pura lógica, las reglas no le afectan únicamente a él. Dado que el reglamento se aprueba el sábado por el comité federal y no tiene efectos retroactivos, el reloj comenzará a contar a partir de ahora. Es decir, que todos están en el momento cero. Para Díaz, secretaria general del PSOE-A desde noviembre de 2014, también sería este su primer mandato. O para Puig, o para Page. Para cualquiera.

José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, durante su rueda de prensa en Ferraz de este 12 de febrero. (Borja Puig | PSOE)
José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, durante su rueda de prensa en Ferraz de este 12 de febrero. (Borja Puig | PSOE)

No obstante, podrá haber excepciones si un militante quiere optar por cuarta vez al mismo cargo institucional (diputado, concejal, juntero...), a las que tendrá que dar el visto bueno la dirección superior o, en su caso, Ferraz. Los jefes de Gobierno (nacional, autonómico o local) están salvados: no tendrán limitación de mandatos. Podrán ocupar el puesto institucional ejecutivo tanto como quieran y los ciudadanos le reelijan. Ya la disposición adicional tercera de los estatutos aprobados en junio, en el 39º Congreso Federal, se hablaba de ese máximo de tres mandatos. La redacción era muy similar a la ya existente desde el 38º Congreso (2012), solo que en este caso el contador empieza a funcionar a partir del comité federal del próximo sábado. Los cargos orgánicos ejecutivos solo podrán mantenerse en el poder esos tres mandatos, improrrogables y sin excepciones.

Obligatorias consultas de pactos de gobierno

Por lo demás, Ábalos confirmó los extremos ya adelantados por El Confidencial. Respecto a las consultas a las bases, explicó que estas serán obligatorias en dos casos fundamentales: sobre los acuerdos de gobierno en los que sea parte el PSOE —por ejemplo, el cogobierno de socialistas y Podemos en Castilla-La Mancha, o el del PSPV y Compromís en Valencia...— o sobre el sentido del voto en sesiones de investidura que supongan facilitar el Ejecutivo a otro partido —si se repitiera, por ejemplo, lo que ocurrió en 2016, cuando el PSOE facilitó con su abstención que Mariano Rajoy siguiera en La Moncloa—. En estos dos casos el referéndum a las bases es obligatorio y si, por ejemplo, una ejecutiva local o regional quiere sortearlo, Ferraz podrá imponerlo.

Ferraz siempre tendrá la última palabra en todas las consultas de cualquier ámbito, de forma que podrá vetarlas si no las considera oportunas

Además, cuando la mayoría de un comité —​el federal, el regional, el provincial o el municipal en grandes ciudades—​ inicie el proceso de destitución de un secretario general, la militancia deberá pronunciarse en el plazo de un mes. Si valida la moción de censura, el líder y su ejecutiva caerán, y si no es así, se mantendrán en el poder. Hasta ahora, un secretario general era depuesto cuando le dimitía la mitad más uno de los miembros de su dirección —con eso se encontró Sánchez el 28 de septiembre de 2016, aunque no se dio por vencido ese día— o le presentaba una moción de censura su comité. Ahora, la posibilidad de que un secretario general caiga solo por la marcha del 51% de su ejecutiva solo puede darse en el ámbito local, pues ahí no hay primarias y los afiliados eligen una lista completa. En todos los demás escalones superiores, hará falta el pronunciamiento de las bases.

También se podrán convocar consultas a las bases en cuestiones de "especial trascendencia", que no se enumeran. En este caso, la ejecutiva proponente debe pedir autorización para hacer ese referéndum a la dirección superior. Esta ha de aprobarlo y dar el visto bueno a la pregunta (que será de respuesta binaria, sí o no). Pero también habrá de comunicarse a Ferraz. La ejecutiva federal siempre tendrá la última palabra en todas las consultas de cualquier ámbito, de forma que podrá vetarlas si no las considera oportunas o cambiar la pregunta.

Ferraz tendrá todo el poder sobre las consultas: podrá forzarlas aunque cuente con la oposición de un barón incluso en las que no son preceptivas

En definitiva, Ferraz tendrá un poder omnímodo. Según el artículo 479.4, la dirección federal, "oída la ejecutiva regional", podrá "decidir la celebración de una consulta a la militancia en un determinado ámbito territorial cuando el asunto no suponga una consulta obligatoria pero tenga relevancia política". Es decir, que si por ejemplo un barón considera que no debe someter a refrendo de sus bases un acuerdo de investidura con otra fuerza política —como el que firmó Susana Díaz en 2015 con Ciudadanos—, Ferraz se lo puede convocar aunque no quiera.

Los candidatos del PSOE que vayan a primarias serán suspendidos de sus cargos

Mayor blindaje de los que gobiernan

Las primarias para la elección de candidatos institucionales y la confección de las listas es otro de los puntos importantes del reglamento. Los aspirantes a La Moncloa serán elegidos en primarias abiertas a la ciudadanía. También serán designados por este procedimiento los candidatos a las presidencias autonómicas o a las alcaldías de municipios de más de 50.000 militantes si así lo pide la ejecutiva regional correspondiente o lo decide Ferraz. En aquellos lugares donde el PSOE gobierne, el regidor o presidente se enfrentará a primarias si lo demanda o la mayoría de su comité o un determinado porcentaje de la militancia (30% a nivel federal, 40% en el escalón autonómico o 50% en el ámbito municipal). Es decir, donde los socialistas no gobiernan hay primarias (sean abiertas o cerradas) y cuando están en el poder, se imponen unos requisitos exigentes para que no sean derribados fácilmente.

La candidatura europea se elegirá, del primero al último, como las demás listas: los militantes votarán en urna y Ferraz decidirá

Para la confección de las listas, los militantes (no los simpatizantes) podrán votar nombres de forma secreta y en urna. El órgano superior, "conforme a los votos recibidos", ha de justificar y motivar la composición de las candidaturas. La última palabra la tendrá la comisión federal de listas. La plancha europea también se elaborará con este procedimiento. No habrá primarias al cabeza, puesto que el número uno de la lista no opta a ningún cargo ejecutivo.

Los simpatizantes podrán participar en las primarias que sean abiertas, por tanto, y también en aquellas consultas a las bases en las que se especifique, en las bases de la convocatoria, que pueden votar. Con el voto telemático pasará algo similar: la fórmula preferente es voto presencial y en urna, pero se abre paso a la opción del sufragio online, y será en cada caso cuando se detalle si es posible o no ese procedimiento.

Las primarias, sean orgánicas o institucionales, serán siempre a doble vuelta, y con umbral mínimo y máximo de avales: del 1% al 2% en la esfera nacional; del 2% al 4% en el nivel autonómico, del 3% al 6% en el ámbito provincial; del 4% al 8% en el comarcal y del 5% al 10% en el local. Antes, no había tope máximo de firmas y el mínimo era más alto (5% en el peldaño nacional; 10% en el autonómico y 20% en el provincial y local).

Reunión del plenario de la ejecutiva federal del PSOE, este 12 de febrero en la sala Ramón Rubial de Ferraz. (Borja Puig | PSOE)
Reunión del plenario de la ejecutiva federal del PSOE, este 12 de febrero en la sala Ramón Rubial de Ferraz. (Borja Puig | PSOE)

Otros puntos claves del reglamento son los siguientes:

  • Limitación del mandato de las gestoras. Anteriormente, no se regulaba la duración ni los cambios en los censos. La cúpula interina que sucedió a Sánchez tras el infausto comité federal del 1 de octubre de 2016 prolongó sus trabajos hasta el 18 de junio de 2017. Casi nueve meses. Ahora, las gestoras tendrán un mandato de 90 días (tres meses), como se comprometió Sánchez, y no podrán modificar durante ese tiempo el censo. Se tramitarán las bajas (por defunción o ruptura del carné), sí, pero no las altas.
  • Afiliados directos. Los militantes que se inscriben sin pasar por una agrupación local (o sea, que se registran directamente en Ferraz) tendrán a partir de ahora los mismos derechos que el resto de afiliados.
  • Elección de delegados a los congresos. Se eliminan los 'congresillos' o congresos provinciales, en los que se elegían los delegados al cónclave federal. Ahora, para los congresos federales, serán los militantes los que elijan directamente a sus representantes. O sea, que cuando haya primarias, habrá en cada agrupación local dos urnas: una para designar al secretario general y otra para elegir a los delegados de esa circunscripción provincial. En Madrid, por ejemplo, los afiliados en cada agrupación se encontrarían las listas de 80 representantes al cónclave (ese fue el número en el anterior proceso). En los congresos regionales y provinciales los militantes votarán igualmente a sus delegados.

Las gestoras podrán mantenerse en el poder solo 90 días (no ocho meses, como estuvo Javier Fernández) y no podrán modificar el censo

  • Elección del comité federal y del resto de comités. El comité federal se componía de una parte elegida por el congreso y la otra designada por los cónclaves autonómicos, en proporción al peso de las federaciones. Hoy integran el órgano 332 miembros, incluidos los 49 de la ejecutiva. A partir del próximo congreso, el comité estará dividido en tercios: una tercera parte se elegirá en el propio cónclave federal; otra, lo votarán los militantes (lo harán a la vez que elijan a sus barones regionales), y la última, saldrá de los congresos autonómicos.
  • Cierre censal. El pasado 1 de abril, el comité federal cerró el censo para todo el proceso congresual, que incluía tanto el cónclave federal como todos los autonómicos, provinciales y locales. El proceso se alarga meses, por lo que quedan fichas de afiliación a la espera. Para prevenir esa situación, el censo se cerrará con cada convocatoria.
  • Presentación de independientes a primarias como cabeza de lista. Antes no estaba regulado. Ahora, ciudadanos sin carné del partido (como el exministro Ángel Gabilondo) podrán presentarse como cualquier otro militante, acreditando respeto y asunción de los valores socialistas.
  • Comisión de primarias. En los procesos de primarias (orgánicas o institucionales) se crea un nuevo órgano, con el fin de garantizar un trato "equitativo" a todos los candidatos. Integrarán esa comisión el comité organizador, los representantes de cada uno de los aspirantes y la comisión de ética y garantías —en caso de procesos internos— o la comisión de garantías electorales —que opera en primarias institucionales—. Al menos será obligatorio celebrar un debate entre los aspirantes.
José Luis Ábalos, secretario de Organización (2d), junto con su equipo, Paco Salazar (1i) y Santos Cerdán (1d), y Félix Bolaños, redactor del reglamento de desarrollo de los estatutos federales, este 12 de febrero de 2018 en Ferraz en un encuentro informativo con periodistas. (Borja Puig | PSOE)
José Luis Ábalos, secretario de Organización (2d), junto con su equipo, Paco Salazar (1i) y Santos Cerdán (1d), y Félix Bolaños, redactor del reglamento de desarrollo de los estatutos federales, este 12 de febrero de 2018 en Ferraz en un encuentro informativo con periodistas. (Borja Puig | PSOE)

  • Elección de participantes en las conferencias políticas. Otro espacio que gana la militancia. Hasta ahora, los miembros se elegían por las ejecutivas o comités correspondientes. Ahora, la mitad de los participantes los designarán los afiliados, y el otro 50%, las direcciones.
  • Derecho de iniciativa política. Las propuestas de los militantes que cuenten con el respaldo de un mínimo del 20% de las firmas de ese ámbito territorial deberán ser abordadas obligatoriamente por la ejecutiva a la que vayan dirigidas.
  • Oficina de Cumplimiento Normativo. Se crea una oficina para prevenir y detectar conductas irregulares. La encabezarán tres miembros nombrados por la cúpula federal.
  • Código de redes sociales. Los afiliados socialistas deberán usar las redes sociales de forma responsable y no podrán hacer en ellas promesas irrealizables o verter manifestaciones de odio, insultos o vejaciones a compañeros. Es decir, deberán usarlas "de manera positiva, en base a principios de veracidad, respeto mutuo, participación constructiva y máxima concordia". Aquellos que incumplan podrán ser sancionados según el régimen disciplinario, y puede acabar, en los casos graves, en la expulsión.

Ábalos subraya que se consigue un modelo de partido "virtuoso" en el que se potencia la voz de la militancia y se respetan los órganos de dirección

  • Incompatibilidades orgánicas. Una misma persona no puede formar parte de dos comisiones ejecutivas (salvo si una de ellas es una dirección local o de distrito) ni comités.

Ábalos sostuvo que el reglamento constituye "un gran avance" para el PSOE y para el sistema de partidos en España, puesto que todo paso adelante en una formación también es un salto en el conjunto de la democracia. El texto, añadió, alumbra un "nuevo modelo de partido que combina la máxima participación posible de la militancia con la integración de modo virtuoso de la responsabilidad de los órganos de dirección". Al tiempo, se hace un "esfuerzo" por tener un único texto de desarrollo de los estatutos, evitando así "la dispersión reglamentaria", lo que proporciona, a su juicio, mayor "seguridad jurídica". Ferraz saca pecho de su reforma interna, y promociona que ha hecho realidad aquello de lo que hizo bandera en las primarias que ganó Sánchez, #ElPSOEDeLaMilitancia.

Un calendario a la carta de primarias y agrupaciones municipales de grandes ciudades antes de 2020

En el comité federal del próximo sábado, 17 de febrero, que se celebrará en Aranjuez, no se especificará un calendario para la celebración de primarias para la elección de candidatos a las autonómicas y municipales de 2019. José Luis Ábalos explicó que la ejecutiva pedirá autorización al comité para negociar con cada dirección autonómica la fecha de esas primarias. 

El secretario de Organización comentó que, tras un sondeo informal con los territorios, había llegado a la conclusión de que en cada federación tenían ópticas distintas, de modo que la elección de los aspirantes se decidirá en cada caso en función de sus intereses. La lista europea, que corresponde al ámbito federal (aunque en su elaboración también se implicará a los militantes) probablemente se confeccione ya en 2019, pero es previsible que los candidatos autonómicos y municipales se decidan a lo largo de este 2018, algunos antes del verano y otros ya en el otoño. 

 

Además, Ferraz introduce la obligación de que se constituyan las agrupaciones municipales de grandes ciudades, una vieja aspiración jamás cumplida. Es decir, en aquellas urbes en las que haya más de una agrupación de distrito (como en Madrid, donde hay más de 20), se deberá crear una instancia superior: el secretario general será elegido por la militancia, y este configurará después, en el congreso local, su ejecutiva y su comité. Tras la aprobación del reglamento, las direcciones regionales o provinciales concernidas deberán responder, en el plazo de tres meses, qué calendario manejan para dar vida a esas agrupaciones municipales. Estas, como máximo, deberán estar constituidas en diciembre de 2019. 

Ferraz da ese margen tan amplio para que se priorice la elección de candidatos municipales y autonómicos y los esfuerzos se concentren en los comicios. Pero insiste en que el 1 de enero de 2020 deben estar ya formadas esas ejecutivas. En Madrid, por ejemplo, siempre había esa resistencia porque un líder de toda la ciudad competiría, por su peso, con el jefe autonómico. Pero ahora el PSOE-M no podrá resistirse. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios