HACIA EL 39% CONGRESO FEDERAL

La lista de Sánchez en Madrid sale con un 79% tras una tensa negociación

El reparto de los 80 delegados llevó horas de debate entre los representantes del líder, de Díaz y de López. La plancha refleja los difíciles equilibrios en una federación muy fragmentada

Foto: La ejecutiva del PSOE-M, encabezada por Sara Hernández, en la clausura del 'congresillo' regional, cantando 'La Internacional', este 28 de mayo. (EFE)
La ejecutiva del PSOE-M, encabezada por Sara Hernández, en la clausura del 'congresillo' regional, cantando 'La Internacional', este 28 de mayo. (EFE)

El resultado, un 78,96%, es un porcentaje incontestable, pero no revela el trabajo de negociación largo y tenso que hubo detrás. Es la cifra de apoyo que obtuvo este domingo la lista de 80 delegados al 39º Congreso Federal del PSOE elegidos por la federación madrileña. La plancha que encabeza el secretario general salido de las urnas, el propio Pedro Sánchez. La más simbólica de toda España de cuantas se aprobaron este intenso fin de semana de celebración de 'congresillos' provinciales e insulares, convocados para la elección de los 1.035 compromisarios que acudirán al cónclave federal del 16 al 18 de junio.

[Consulta aquí en PDF la lista de 80 delegados del PSOE-M al 39º Congreso Federal de los socialistas]

Madrid no se salió de la tónica dominante: el pacto entre los representantes de Sánchez, Susana Díaz y Patxi López para el reparto de delegados según el porcentaje obtenido por cada uno de ellos. Pero en el PSOE-M los consensos no son jamás sencillos y se necesitaron varias horas para llegar al resultado votado hoy: de los 750 acreditados con derecho a voto en el 'congresillo' madrileño, celebrado en el hotel Marriott Auditórium, emitieron su papeleta 675 (el 90%). 533 respaldaron la candidatura encabezada por Sánchez (el 78,96% de los sufragios emitidos, un 79,43% del total de papeletas válidas), 138 votaron en blanco (20,44%) y se registraron 4 nulos (0,05%). De los 80 nombres, 41 miembros son sanchistas, 24 son afines a la presidenta andaluza y 15 estaban con exlendakari. Una distribución que se atiene bastante fielmente a los porcentajes de los tres aspirantes el pasado domingo: Sánchez cosechó el 49,49% de las papeletas, por el 31,76% de Díaz y el 18,75% de López.

La baronesa regional, que había apoyado a López, defendía una mayor representación para que se primase a la ejecutiva del PSOE-M

¿Por qué costó tanto? Porque en el arranque de la negociación cada parte quería más representantes de los que les correspondían. Y en particular la baronesa regional, Sara Hernández, que respaldó al exlendakari, defendía un porcentaje mayor del 18,75%. Ella lo necesitaba para no visualizar que, pese a ser la secretaria general del PSOE-M, se había quedado en minoría, al apostar por el candidato que peor resultado sacó, y además presionaba para tener más delegados ya que consideraba que se debía primar a la ejecutiva autonómica —el núcleo duro del aparato madrileño se volcó con López, en particular ella misma, su número dos, Enrique Rico; el presidente del partido en Madrid, Manuel Robles, y el alcalde de Alcalá y uno de los dos vicesecretarios generales, Javier Rodríguez—, para que Sánchez disponga de una "estructura" en su propia federación.


"Llamamiento a la unidad"

La pretensión de los patxistas al final no salió adelante tras mucho forcejeo. Cerca de las 20 horas del sábado, y tras ampliar el plazo de registro de la candidatura, se cerró el acuerdo entre las tres partes, que respetaba los porcentajes cosechados el domingo por Sánchez, Díaz, y López. Pero la confección de la plancha, en la que era obligado respetar la cremallera (la alternancia de hombres y mujeres) aún tardó unas cuantas horas más, y se aplazó su defensa en el plenario hasta la mañana del domingo, para después pasar a la votación.

El portavoz de los sanchistas reconoce que había sido una negociación "con mayúsculas" que llegó a buen puerto. Celebración de susanistas y patxistas

Por eso José Manuel Franco, portavoz adjunto en la Asamblea, presidente de la agrupación del distrito de Chamartín y portavoz de los sanchistas, reconocía que había sido una negociación "difícil, con mayúsculas", aunque "dentro del respeto mutuo y pensando en el bien del partido". "Siempre cuesta articular una lista unitaria en la que todo el mundo se sienta representado. "Hemos conseguido lo importante: que la de Madrid, la lista que encabeza nuestro secretario general, sea una lista única donde todo el mundo se encuentre más o menos cómodo. Es un ejemplo para el resto de España, hemos sido capaces entre todos de consensuar una lista y de hacer un llamamiento a la unidad, que es imprescindible", sostuvo el diputado autonómico.

Las sanchistas Zaida Cantera, diputada nacional, y Beatriz Corredor, exministra de Vivienda, junto al senador susanista José Cepeda, este 28 de mayo en la clausura del 'congresillo' del PSOE-M. (EFE)
Las sanchistas Zaida Cantera, diputada nacional, y Beatriz Corredor, exministra de Vivienda, junto al senador susanista José Cepeda, este 28 de mayo en la clausura del 'congresillo' del PSOE-M. (EFE)


Sara Hernández y el senador José Cepeda, el portavoz de los de Díaz, también celebraron el acuerdo y recalcaron la importancia del consenso y de cómo puede servir para fortalecer la federación y proyectarla hacia el futuro. La baronesa regional enfatizó que se respetó "la cultura del partido", que dice que el barón autonómico encabece la delegación, en este caso tras el propio secretario general. No era un comentario casual, porque horas antes, en el arranque del 'congresillo', Franco había advertido de que la posición de Hernández como dos de la candidatura era "negociable". Al final, se respetó la tradición y los patxistas ocuparon los primeros y simbólicos puestos: tras Sánchez, va en la lista Hernández, seguida de Manuel Robles, presidente del PSOE-M y alcalde de Fuenlabrada. La número cuatro es la eurodiputada Elena Valenciano, uno de los apoyos más destacados de la presidenta andaluza, y el siete en Enrique Rico, el secretario de Organización regional.


Cargos públicos y orgánicos

La jefa de los socialistas madrileños celebraba que la plancha reflejara la "diversidad territorial" de Madrid, "pueblos grandes, medianos y pequeños", que se recompense el trabajo que hacen los dirigentes en las alcaldías y en la oposición, y que estuviera preñada de cargos públicos y orgánicos. Y tiene razón, porque la lista incluye a 10 alcaldes, 3 senadores, 3 diputados nacionales, 16 parlamentarios autonómicos o 5 concejales del Ayuntamiento de la capital.

En la delegación hay diez alcaldes, tres diputados nacionales, tres senadores, cinco concejales de la capital y una quincena de parlamentarios regionales

Los 15 primeros puestos están copados por los representantes más significativos de cada candidatura: a Pedro Sánchez, Sara Hernández, Manuel Robles y Elena Valenciano, les siguen los sanchistas José Manuel Franco y Cristina Narbona (exministra de Medio Ambiente), el patxista Enrique Rico y la diputada en el Congreso Ángeles Álvarez (de Díaz). El 9 y el 10 quedan para los partidarios del líder José Félix Tezanos y Beatriz Corredor, extitular de Vivienda. Los dos, junto a Narbona, han formado parte del equipo que ha coordinado y redactado el documento político del ganador. En el 11 queda el edil y exportavoz en Madrid Antonio Miguel Carmona (de Díaz); en el 12 la diputada autonómica patxista Pilar Sánchez Acera, en el 13 el sanchista Dani Viondi, parlamentario regional y secretario general de Vicálvaro; en el 14, la actual portavoz en el Ayuntamiento de la capital, Puri Causapié, y en el 15 el diputado nacional Rafa Simancas, exlíder del PSM y uno de los puntales del núcleo de López.

Los diez alcaldes de la lista son los de Getafe, Sara Hernández; Fuenlabrada, Manolo Robles; Alcalá de Henares, Javier Rodríguez; Coslada, Ángel Viveros; San Martín de Valdeiglesias, María Luz Lastras —los cinco afines a López—; Móstoles, David Lucas; Aranjuez, Nina Moreno; Leganés, Santi Llorente; San Sebastián de los Reyes, Narciso Romero —todos de Díaz—, y Fuentidueña de Tajo, José Antonio Domínguez Chacón, en la órbita del líder. Los tres diputados nacionales son los patxistas Rafa Simancas y Carlota Merchán y la susanista Ángeles Álvarez, portavoz de Igualdad en la Cámara Baja y reconocida feminista; y los tres senadores, José Cepeda, Nani Moya y David Lucas, todos partidarios de la presidenta andaluza.

Los 16 diputados en la Asamblea de Madrid son Enrique Rico, Pilar Sánchez Acera, Mónica Carazo, Rafa Gómez Montoya, Diego Cruz, Agustín Vinagre, Carmen Mena —próximos al exlendakari—, José Manuel Franco, Dani Viondi, Isaura Leal, Carmen López, Mónica Silvana, Lucía Casares —de Sánchez— y Juan Segovia, José Cepeda y Nani Moya, como representantes susanistas. Concejales en el Ayuntamiento de la capital son Puri Causapié, Antonio Miguel Carmona, Chema Dávila (de Díaz), Mercedes González y Ramón Silva (de Sánchez). En la candidatura figuran asimismo dos miembros de UGT (los sanchistas Miguel Ángel Cilleros y Roberto Tornamira) y concejales y cargos públicos y orgánicos de distintos municipios y distritos madrileños.

Los nombres propuestos por los partidarios de la presidenta andaluza son producto también del consenso interno de varias familias antes dispersa y que se unieron para defenderla en estas primarias. Así, de la lista de 24 dirigentes, son más cercanos al parlamentario regional Juan Segovia, también secretario general socialista del distrito de Fuencarral, los delegados Nina Moreno, Miguel Ángel Ferrero, Inmaculada Fernández o Chema Dávila. Otros están muy vinculados al exlíder del PSM Tomás Gómez (Maru Menéndez, Eusebio González, Noelia Martínez Espinosa o Rosa Alcalá). Pero, como advertían fuentes de este sector, que ha estado pilotado por José Cepeda, "lo importante es que se ha demostrado que los susanistas han funcionado como un grupo cohesionado y compacto en Madrid", pese a que antes eran bandos enfrentados. De hecho, el equipo más cercano a Díaz rechazó colocar a un coordinador único en la federación para su campaña para no herir sensibilidades, y prefirió repartir responsabilidades entre las cabezas de cada familia: Juan Segovia, los tomasistas (con Maru Menéndez al frente), David Lucas, Antonio Miguel Carmona, Puri Causapié y el propio Cepeda.

En resumen, los 24 susanistas son estos: Elena Valenciano, Antonio Miguel Carmona, Ángeles Álvarez, José Cepeda, Puri Causapié, David Lucas, Maru Menéndez, Juan Segovia, Nina Moreno, Pedro Barrero, Nani Moya, Chema Dávila, Rosa Alcalá, Miguel Ángel Ferrero, Macarena Elvira, Manuel García-Hierro, Inma Fernández, Eusebio González, Eva Llarandi, Taqui Jiménez, Noelia Martínez Espinosa, Santi Llorente, Victoria Moreno y Narciso Romero. No entraron en la negociación representantes de agrupaciones en las que ganó Díaz con holgura, como la de Tetuán, en la capital (132 a favor de la baronesa, por 69 de Sánchez y 37 del exlendakari). Esta es la antigua agrupación del secretario general, que luego pidió el traslado a Pozuelo.

Los 15 de Patxi López son Sara Hernández, Manolo Robles, Enrique Rico, Pilar Sánchez Acera, Rafa Simancas, Carlota Merchán, Javier Rodríguez, Mónica Carazo, Rafa Gómez Montoya, Carmen Mena, Agustín Vinagre, Diego Cruz, María Luz Lastras, Ángel Viveros e Isabel Aymerich (jefa de Gabinete del portavoz en la Asamblea, el exministro Ángel Gabilondo). Y los 41 sanchistas, todos los demás. Empezando por el secretario general victorioso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios