lÍneas estratégicas para un año crucial

Rivera se arma para dar el 'sorpasso' naranja con las encuestas y el bloqueo de Rajoy

Ante los primeros sondeos que sitúan a Ciudadanos como primera fuerza y la parálisis que en Génova sufren desde el 21-D, Rivera está decidido a aprovechar un impulso inédito

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Ciudadanos se prepara para gestionar lo que las últimas encuestas anuncian como un ascenso imparable. Y lo hace en un momento clave, fruto del triunfo sin precedentes obtenido en Cataluña y con un PP paralizado tras el revés sufrido el 21-D e inmerso en dudas acerca del liderazgo y de su propio futuro. El hecho de que estas encuestas empiecen a dibujar la posibilidad de que el partido de Albert Rivera se convierta en la primera fuerza política si se celebraran elecciones abre una puerta para la que la formación centrista ya se está preparando mientras en Génova comienzan a dispararse las alarmas. La premisa que envía la dirección naranja es clara: seguir como hasta ahora, mantener la coherencia en el mensaje como ha hecho Inés Arrimadas y no cometer errores frente a las embestidas que esperan, sobre todo, desde los cuadros populares.

La cúpula de Ciudadanos insiste en optar por la prudencia ante los sondeos venideros que podrían ir en la misma línea que el de Metroscopia, que sitúa al partido de Rivera en el 27,1% de los votos, superando a los populares en cuatro puntos (23,2%) y en seis a los socialistas (21,6%). La traducción de esos resultados a escaños, según un experto demoscópico consultado por este diario, podría suponer para los centristas un total de 100 escaños en el Congreso (68 más que actualmente), 97 para el PP (40 menos) y 85 para el PSOE, exactamente igual que en este momento. El batacazo también llegaría para Unidos Podemos, cuyo 15% se traduciría en 43 diputados.

La premisa que envía la dirección naranja es clara: seguir como hasta ahora y mantener la coherencia en el mensaje como ha hecho Inés Arrimadas

En todo caso, nada hace pensar, al menos por ahora, que Rajoy se esté planteando un adelanto electoral. Es decir, todavía queda mucho tiempo para 2020. Incluso para 2019, cuando llegarán las primeras citas con las urnas (autonómicas y municipales). De hecho, la dirección naranja tiene claro que estas encuestas valoran el trabajo hecho hasta ahora y miden el clima social en un periodo especialmente dulce para ellos, pero que no son premonitorias al no haber una convocatoria oficial cerca.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, escucha la intervención del líder de Ciudadanos. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, escucha la intervención del líder de Ciudadanos. (EFE)

Eso sí, conscientes de la importancia de dar pasos hacia adelante y en vista de que se puede encontrar ante una oportunidad histórica, Ciudadanos trazó esta semana en la primera reunión del comité ejecutivo del año las líneas estratégicas por las que se guiará los próximos meses, contando además con un escenario inédito. Primero, porque el triunfo en Cataluña convirtió en realidad lo que hasta ahora había sido una hipotética victoria sobre los partidos tradicionales. Segundo, porque la gestión del Gobierno en la crisis catalana y los paupérrimos resultados electorales (última fuerza) han dejado noqueado al PP hasta un extremo desconocido, generando gran inquietud entre los principales líderes regionales que demandan ya a Rajoy un plan de reactivación contra el 'fenómeno naranja'. Y tercero, porque la situación del resto de partidos podría ser igualmente determinante con el bloque de la izquierda desinflado y Podemos en sus horas más bajas.

Esta última cuestión es nuclear según el partido de centro porque en las pasadas elecciones generales Ciudadanos se encontró con un muro imposible de derribar: la polarización entre PP y el partido de Pablo Iglesias acaparó la campaña electoral y aglutinó, en el caso de los populares, el voto útil del centro-derecha. Se dio la circunstancia de que muchos de los votantes que apostaron por la opción naranja en las autonómicas se marchitaron el 26-J ante la estabilidad exhibida por los populares. Por lo tanto, en Ciudadanos entienden que la caída de Podemos —que según todas las encuestas publicadas y el 21-D habría tocado fondo por su postura en Cataluña para la que ahora busca un nuevo discurso y que además afronta una nueva crisis con Izquierda Unida— fomenta las posibilidades del partido naranja.

Con esa fotografía, favorable a todas luces pese a no haber unas elecciones a la vista, Ciudadanos considera 2018 un año decisivo. Por un lado, en este ejercicio pretenden seguir visibilizándose como "partido responsable y de Estado" dando apoyo al Gobierno en asuntos nacionales como los Presupuestos y, al mismo tiempo, presentarse como "alternativa seria y posible" retomando un perfil duro para las exigencias recogidas en el pacto de investidura. Tras el parón del verano y la campaña catalana, fuentes de la cúpula naranja aseguran que a partir de ahora esa volverá a ser la tónica dominante con algunos asuntos que ya están encima de la mesa: la dimisión de la senadora Pilar Barreiro tras ser imputada para dar el visto bueno a las próximas cuentas públicas o un calendario específico para garantizar la aprobación de las medidas acordadas en el pacto.

Todo ello mientras el PP sigue adelante en su intento por acercarse al PSOE para aislar a Ciudadanos de las cuestiones importantes. La financiación autonómica, el mantenimiento de las pensiones y la reforma de RTVE, entre otras. Sin embargo, el partido de centro tampoco considera que esa actitud le pueda ser desfavorable. "Al final se retratan y da la impresión de que se necesitan para seguir con el pasteleo habitual en RTVE, en la elección de los miembros del CGPJ o en mantener la ley electoral", zanjan. La formación naranja está decidida a pelear por las batallas que merezcan la pena; es decir, que le reporten éxitos plausibles o que sirvan para que las fuerzas tradicionales retraten su inmovilismo ante la opinión pública.

La ejecutiva nacional de Ciudadanos se reunió por primera vez este 2018 el pasado lunes. (EFE)
La ejecutiva nacional de Ciudadanos se reunió por primera vez este 2018 el pasado lunes. (EFE)

Antes de las generales, la cita de 2019 en regiones y municipios puede ser la otra pata fundamental en el desenlace. El primer objetivo de Ciudadanos es entrar en gobiernos y mostrar su capacidad de gestión. Aunque valoran positivamente el impulso que tienen en las encuestas, que demostraría una confianza de la sociedad en mayor o menor medida por su posicionamiento actual, la cúpula naranja ha fijado entre sus prioridades empezar e estar en la gestión directa a partir de las próximas elecciones. De ahí la importancia que tendrá la lucha por algunas de las principales plazas como es Madrid. Hasta ese momento, la hoja de ruta será la misma: mantener fielmente la coherencia en su mensaje y estrategia independientemente del lugar. Esa es su seña de identidad: "Decimos lo mismo en todas partes", insisten, conscientes de las peculiaridades de los distintos territorios con las que tendrán que lidiar a la par que neutralizan los ataques que, con toda seguridad, recibirán ahora más que nunca por parte de sus rivales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios