juicio por supuesta violación en sanfermines

La Manada alude a los "gemidos" de la joven para interpretar que había consentimiento

Los acusados no son capaces de concretar de qué modo la supuesta víctima les trasladó este consentimiento: apuntan a su participación "activa" o a sus palabras de que "podía con los cinco"

Foto: Llegada al Palacio de Justicia de Navarra del furgón donde se encuentran los cinco miembros de 'La manada'. (EFE)
Llegada al Palacio de Justicia de Navarra del furgón donde se encuentran los cinco miembros de 'La manada'. (EFE)

Los cinco jóvenes sevillanos acusados de violar presuntamente a una joven durante la primera noche de los Sanfermines de 2016 han reiterado este miércoles su versión de que se trataron de relaciones sexuales consentidas, pero no han sido de capaces de concretar de qué modo la supuesta víctima les trasladó este consentimiento. Los acusados han reconocido que la joven madrileña de 18 años no dio su consentimiento explícito o de palabra para mantener relaciones sexuales, pero han sostenido que interpretaron que la denunciante estaba de acuerdo con practicar relaciones sexuales en grupo por sus "gemidos" en el momento de los hechos, por su actitud "activa" dentro del portal o por las manifestaciones previas de que "podía con los cinco".

[Más noticias: 'La Manada' será condenada con un voto particular a favor de la absolución​]

Estos son algunos de los argumentos expuestos por los acusados para sostener que se produjeron relaciones sexuales con el consentimiento de la joven, según indican fuentes presentes en la sala de vistas 102 del Palacio de Justicia de Navarra, donde se celebra a puerta cerrada el juicio contra los cinco integrantes de 'La manada', que este miércoles ha entrado en su recta final con la declaración de los imputados.

Los cinco se han ratificado en su versión durante la fase de instrucción, en la que incluso aseguraron que la joven "tomó la iniciativa" para mantener unas relaciones sexuales que se acometieron en un portal de la calle Paulino Caballero de Pamplona. No obstante, en su declaración han reconocido que las chica no dio su consentimiento expreso de palabra, algo que la defensa no considera necesario, ya que "existen diferentes formas de consentimiento", según ha expuesto Agustín Martínez, abogado de tres de los cinco acusados (José Ángel Prenda, Jesús Escudero y Ángel Boza). Por ello, los imputados aluden a cuestiones como los "gemidos" de la joven y a su "participación activa" en el interior del portal para sostener que ella estaba disfrutando y que las relaciones sexuales contaban con su consentimiento, así como a las manifestaciones previas de la supuesta víctima incitándoles a mantener sexo porque "podía con dos o con cinco". También apuntan a otros factores como que la joven se besó con uno de ellos (Ángel Boza) durante el trayecto hasta el portal, que accedió a su interior sin ser forzada a ello o que era consciente de que estaba siendo grabada durante las relaciones sexuales.

A este respecto, la joven aseguró en su interrogatorio en el juicio que accedieron al portal porque creía que iban a fumar un porro en su interior. En su declaración, aseguró que no opuso resistencia a los cinco sevillanos al entrar en “estado de 'shock” ante su actitud nada más acceder al portal, lo que la llevó a “someterse” a ellos y ser forzada a mantener relaciones sexuales grupales. Según sostuvo, cerró los ojos y solo deseaba que todo acabara cuanto antes.

Los cinco acusados alegan que la joven les dijo que "podía con los cinco": la acusación afirma que es una "mentira burda" porque la denunciante habló siempre de cuatro agresores

Frente a los argumentos de los imputados, la acusación particular asegura que hay "evidencias" que desmontan la versión de los acusados. Entre ellas, que la joven habló "en todo momento" en sus diferentes declaraciones tras los hechos de que había sido agredida sexualmente por cuatro jóvenes, por lo que es "imposible" que dijera a los imputados que "podía con los cinco". Este es para la defensa uno de los muchos "errores" en los que incurren los imputados y que demuestran que no fueron relaciones sexuales consentidas. "Mienten como bellacos", ha aseverado de forma gráfica uno de los abogados de la denunciante, Carlos Bacaicoa. "Mantienen una historia que no cuadra con lo que pasó. Su versión queda absolutamente desdicha por los vídeos grabados durante los hechos [por dos de los cinco acusados, con sus teléfonos móviles]", enfatiza.

Al margen de la "mentira de las más burdas" de que la joven incitó a los acusados diciéndoles que "podía con los cinco", la acusación particular elude concretar cuáles son los otros "errores de bulto" en los que incurren los imputados, ya que los reflejará en su escrito de conclusiones, que se presentará el próximo lunes junto a los documentos del resto de acusaciones (el martes corresponderá el turno a las defensas). En todo caso, Bacaicoa asegura que "solo por tres detalles de su declaración tenían que condenarles" al quedar acreditado que "han mentido".

La Manada alude a los "gemidos" de la joven para interpretar que había consentimiento

A este respecto, la acusación también aludirá al hecho de que los jóvenes trataron de ocultar en un primer momento a la Policía Municipal tras su detención el vídeo más comprometedor de las siete grabaciones realizadas, el de mayor duración (40 segundos). Los acusados, en su supuesto afán de colaborar ante la acusación que pendía sobre ellos de agresión sexual, mostraron los vídeos a los agentes para demostrar que fueron relaciones sexuales consentidas, pero no enseñaron "de forma deliberada" el vídeo donde se perciben de forma explícita las "humillaciones y vejaciones" a las que sometieron a la joven, según han determinado los dos policías forales que realizaron un informe con el contenido de las grabaciones de los móviles.y que prestaron declaración este martes, cuando se analizaron todos los archivos segundo por segundo. Se trata del vídeo que sirvió de base a Bacaicoa para catalogar de "repugnante" el contenido de estos archivos, que suman 96 segundos en total. Ante el argumento de los acusados de que la joven gemía, los policías forales que analizaron los audios de los vídeos grabados con los móviles han declarado durante el juicio que se escuchan "quejidos".

La acusación asegura que los acusados ocultaron a la Policía en el momento de su arresto el vídeo que contenía las "humillaciones y vejaciones" a la joven

"Una cosa es que en un procedimiento penal tengan derecho a mentir, porque tienen reconocido ese derecho, y otra cosa es que te pillen en la mentira. Si te pillan en la mentira, te tienen que condenar. Si te pillan mintiendo, te caes con todo el equipo, en principio", asevera Bacaicoa, convencido de que el tribunal condenará a los cinco integrantes de 'La manada', que se enfrentan a penas de prisión de hasta casi 26 años de cárcel para cada uno. El abogado de la denunciante considera que los imputados "ya metieron la pata" durante la indagatoria de septiembre del pasado año, en la que sostuvieron un relato con "contradicciones", por lo que "ahora no lo van a poder levantar" con sus declaraciones. "Llevan más de un año mintiendo", sostiene.

Los cinco jóvenes sevillanos no han respondido a las preguntas del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, que ejercen de acusación popular, al entender que son representaciones "puramente testimoniales y casi me atrevería a decir que pseudopolíticas", tal y como ha justificado Martínez. La sesión ha tenido que ser interrumpida durante más de media hora en el momento en que prestaba declaración el segundo acusado por los gritos de la concentración que ha tenido lugar a las puertas del Palacio de Justicia organizada por colectivos feministas en apoyo a la supuesta víctima y para reclamar un "juicio justo". "No estas sola, venimos en manada", han coreado los asistentes a un acto que ha autorizado el Gobierno de Navarra, lo que ha sido duramente criticado por Martínez.

El robo del móvil, por "avaricia"

La declaración de los tres defendidos por Martínez ha puesto fin a la sesión matinal del juicio, que se ha retomado la tarde de este miércoles para proceder al interrogatorio de los otros dos imputados. El primero en comparecer ha sido A. M. G. (es el único de los cinco imputados sobre el cual el tribunal ha prohibido revelar su identidad y circunstancias personales a instancias de su abogado), que fue quien robó el móvil a la joven tras los hechos. Se trata de una cuestión relevante, ya que los cinco acusados abandonaron el portal dejando desnuda a la supuesta víctima y sin el teléfono para impedir presuntamente que llamara a alguna persona.

A. M.G. ha admitido, tal y como hizo en la primera sesión del juicio, que sustrajo el móvil a la víctima, si bien ha negado que actuara para impedir que la joven se pudiera poner en contacto con alguien tras los hechos. Ha asegurado que fue un "fallo" que ha achacado a la "avaricia". Cabe recordar que los acusados extrajeron las tarjetas SIM y de memoria del teléfono y las arrojaron en el lugar de los hechos antes de dejar el portal en torno a las 3:30. A este respecto, el acusado ha sostenido que retiró estas tarjetas porque no le servían para su intención codiciosa. El móvil, un Samsung Galaxy, estaba valorado en 199 euros, según refleja el Ministerio Público en su escrito de acusación.

El acusado que robó el teléfono a la joven admite que se desprendió del aparato "por miedo" tras ser identificados por la policía dos horas antes de su arresto

El móvil de la joven fue encontrado sobre las 9:30 de ese 7 de julio de 2016, seis horas después de la supuesta agresión sexual. A. M. G. ha reconocido que se desprendió del teléfono después de que los integrantes de 'La manada' fueran identificados al término del encierro del 7 de julio en la Plaza de Toros por la Policía Foral, que les dejó marchar hasta su detención, que se produjo dos horas después (se les dejó marchar porque los agentes no estaban seguros de que fueran ellos las personas buscadas por la presunta agresión sexual). En este intervalo se deshizo del aparato por "miedo" al saber que podían ser detenidos, según han señalado fuentes de la acusación.

El robo con intimidación es uno de los tres delitos que la Fiscalía imputa a los cinco acusados, junto a los de agresión sexual continuada y contra la intimidad. El Ministerio Público reclama 22 años y 10 meses de prisión para cada uno (la petición más elevada la pide el Gobierno de Navarra, con los 25 años y nueve meses). A. M. G. reconoce el robo del móvil pero lo califica de simple hurto. Por su parte, los otros cuatro imputados han sostenido en su declaración que desconocían que su compañero sustrajo el teléfono a la joven.

El último en declarar ha sido Alfonso Jesús Cabezuelo, militar de profesión, que grabó con su teléfono el vídeo de 40 segundos que da cuenta de las "humillaciones y vejaciones" a que sometieron presuntamente a la joven. Este borró la grabación antes de que los cinco acusados fueran arrestados dos horas después de su identificación, si bien el vídeo fue recuperado por la Policía Foral (esta pieza es clave para el devenir del proceso por su contenido). Ante la cuestión de por qué borró este vídeo, Cabezuelo ha asegurado que no lo hizo para destruir pruebas sino porque graba y borra vídeos de forma habitual. De hecho, está acreditado que borró más vídeos y también fotografías de su móvil antes de la detención. No obstante, entre todo el material suprimido, eliminó el único vídeo que había grabado durante la presunta violación grupal (los otros seis vídeos tomados durante los hechos y que forman parte de la causa fueron realizados por A. M. G. La acusación no tiene dudas de que eliminó archivos para no dejar pruebas al ser consciente de que les estaban buscando por una presunta violación. A este respecto, el acusado expuso que tenía novia, por lo que el vídeo le podía poner en un compromiso.

En total, la declaración de los cinco acusados se ha prolongado por espacio de más de seis horas. Durante el interrogatorio, alguno de los acusados ha asegurado que participaba de forma habitual en relaciones sexuales en grupo. Una vez finalizada la sesión, las dos partes (acusación y defensa) han mostrado su "optimismo" en relación a la marcha del proceso y, al igual que en las jornadas precedentes, han disentido en su interpretación de lo que ha ocurrido este miércoles dentro de la sala de vistas. Mientras los dos abogados de la joven, Carlos Bacaicoa y Miguel Ángel Morán, sostienen de forma tajante que los acusados han reconocido que no contaron con el consentimiento explícito de palabra de la joven para mantener relaciones sexuales, Agustín Martínez lo rechaza de forma categórica.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios