La Manada, condenada con un voto particular a favor de la absolución
para el juez ricardo gonzález solo hubo un hurto

La Manada, condenada con un voto particular a favor de la absolución

La acusación particular, La Fiscalía y el El Gobierno de Navarra solicitaban para La Manada penas que superan los veinte años de carcel por los delitos de agresión sexual, contra la intimidad y robo

Foto: Los cinco integrantes de 'La manada', durante los Sanfermines de 2016. (EC)
Los cinco integrantes de 'La manada', durante los Sanfermines de 2016. (EC)

Los miembros de La Manada han sido condenados este jueves con el voto en contra de uno de los tres jueces que componen el tribunal. Este caso ha roto la unanimidad y la sentencia se ha emitido en discrepancia con el criterio del magistrado Ricardo González, que defiende que los acusados deben ser absueltos por la presunta violación grupal a una joven de Madrid de 18 años durante los Sanfermines de 2016, y solo apoya una condena por hurto por el robo del móvil a la víctima tras su huida del portal número 5 de la calle Paulino Caballero que reconoció durante la vista oral uno de ellos, informan a El Confidencial fuentes jurídicas.

[ÚLTIMA HORA: Los cinco acusados, condenados por abuso sexual a nueve años de cárcel]

Durante cinco meses, los tres jueces se han encerrado para abordar la delicada resolución y salvar las dudas sobre el delito cometido por José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Ángel Boza, Jesús Cabezuelo y A. M. G. El interrogante principal que debían abordar es si los hechos encajan en un delito continuado de agresión sexual, agresión sexual con agravantes o abuso sexual. La existencia o no de intimidación a la joven y el consentimiento que, según los acusados, dio la víctima han centrado los debates. La incógnita persistió hasta la lectura del fallo en vista pública este jueves a partir de la una de la tarde, y en la que no estuvieron presentes los imputados, que permanecían en la prisión militar de Alcalá de Henares (Cabezuelo y A.M.G.) y en la cárcel de Pamplona (Prenda, Escudero y Boza).

Las diferencias de pareceres que ahora quedarán patentes con el fallo ya se han evidenciado en el pasado. En diciembre, el tribunal volvió a rechazar la puesta en libertad de los cinco acusados conocidos como La Manada solicitada por uno de los abogados defensores después de que el juicio quedara visto para sentencia. La mayoría de magistrados -el presidente José Francisco Cobo y la magistrada Raquel Fernandino- inclinaron entonces la balanza a favor de mantenerles en la cárcel hasta que se dictara la sentencia. No obstante, esa decisión no contó con el respaldo de González, proclive, ya por entonces, a permitir su excarcelación, al igual que en anteriores peticiones. Aunque el tribunal dejó constancia de que la decisión de no excarcelarlos de forma provisional tras el juicio no prejuzgaba el sentido de la sentencia, lo cierto es que los magistrados Cobo y Fernandino se han mantenido en su posición condenatoria que ya avanzaban con su negativa a ponerles en libertad provisional.

El escenario escogido para hacer pública la sentencia, la sala de vistas 102 es el mismo que alojó desde el 13 al 28 de noviembre de 2017 el juicio contra los cinco jóvenes sevillanos acusados de los hechos y que se celebró a puerta cerrada a excepción de las dos últimas jornadas correspondientes a las conclusiones finales y el alegato final de los imputados, que proclamaron su inocencia al asegurar que fueron relaciones sexuales consentidas.

La Fiscalía solicita para cada uno de los cinco acusados un total de 22 años y 10 meses de prisión: 18 años por un delito continuado de agresión sexual, dos años y 10 meses por un delito contra la intimidad y otros dos por robo con intimidación. Asimismo, pedía 10 años de libertad vigilada a ejecutar con posterioridad a la pena privativa de libertad y una indemnización de 100.000 euros para la afectada por los daños morales ocasionados. La acusación particular, por su parte, reclamaba 24 años y nueve meses de prisión. La mayor petición de condena, de 25 años y nueve meses, correspondía al Gobierno de Navarra, que ha actuado como acción popular junto al Ayuntamiento de Pamplona, que solicitaba 25 años y cinco meses.

La principal prueba contra los integrantes de La Manada han sido los 96 segundos de los siete vídeos que grabaron los acusados con sus teléfonos móviles mientras tenían lugar los supuestos abusos en el interior del portal número 5 de la calle Paulino Caballero. Uno de los abogados de la joven, Carlos Bacaicoa, aseguró durante el juicio que el contenido era "repugnante", al tiempo que los policías forales que realizaron un informe de los vídeos aseguraron que las imágenes evidenciaban "humillaciones y vejaciones" hacia la víctima.

En su declaración durante el juicio, la joven madrileña admitió que no fue obligada a entrar por la fuerza al portal y justificó que no hubiera presentado resistencia a los jóvenes porque entró en "estado de 'shock" al ver las intenciones de estos una vez se encontraban en el interior del portal, lo que la llevó a "someterse" a ellos. Según declaró, cerró los ojos y "solo deseaba que acabara cuanto antes". Los hechos tuvieron lugar en 18 minutos, el tiempo que transcurre desde que el grupo entra al portal hasta que los cinco integrantes de La Manada se van dejando a la joven semidesnuda y tras robarle previamente el móvil.

A este respecto, la fiscal Elena Sarasate apeló en su informe final a la "contundencia" de las pruebas evidenciadas durante el juicio y que dejaron "absolutamente acreditado" que los acusados abusaron sexualmente de la joven en contra de su voluntad. La representante del Ministerio Público sostuvo que la víctima "no tenía otra posibilidad razonable que someterse" a los integrantes de La Manada, que se "valieron de su superioridad física y numérica" para "obligarle" a mantener relaciones sexuales con un grado de "humillación y vejación importante". Según aseveró, la joven madrileña de 18 años se vio sometida a una "intimidación gravísima" en un espacio minúsculo convertido en una "ratonera" que "impedía" que ofrecería resistencia e intentara huir del lugar.

Por su parte, la defensa ha reiterado una y otra vez que no hay "ninguna prueba" que sostenga que las relaciones sexuales no fueron consentidas. A este respecto, Agustín Martínez, abogado de tres de los cinco acusados, entre ellos el cabecilla Ángel Prenda, ha venido denunciado que el fallo condenatorio ya se había dictado antes de la celebración del juicio por la elevada presión social, política e institucional que ha existido en torno a este caso. El letrado denunció durante el juicio "la campaña para dudar de la imparcialidad del juzgado" de cara a llegar a un veredicto en contra de los acusados.

La sentencia llegará cinco meses después de la celebración del mediático juicio contra los miembros de La Manada, que llevan 21 meses en prisión provisional por estos hechos, desde su detención la mañana del 7 de julio de 2016 a raíz de la denuncia interpuesta por la joven víctima de la violación durante la primera noche de los Sanfermines de ese año. La previsión que manejaba inicialmente el TSJN era que la sentencia se conociese a principios de año, si bien el veredicto se ha demorado.

Entre los motivos de este retraso se ha aludido a la elevada carga de trabajo que soporta la Sección Segunda, competente en los asuntos relacionados con la violencia de género, y a su meticulosidad a la hora de dictar sentencias -ha llegado a dictar sentencias más de un año después de la celebración del juicio-. No obstante parece claro ahora que el principal componente de la dilación ha sido la existencia de disensiones internas dentro del tribunal. Esta demora había sido vista por fuentes jurídicas como un factor que apuntaba a una resolución condenatoria, ya que, según defendían, de ser absolutoria hubiera llegado antes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios