el parlamento se queda sin proyectos ante el 21-D

Cerrado por Cataluña: Gobierno y Congreso completarán un trimestre de parálisis

En el Congreso solo habrá tres plenos antes de fin de año y todos de control o de contenido 'declarativo', para cumplir con los trámites del concierto vasco o convalidar normas de la UE

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. (EFE)

El desafío independentista en Cataluña, la aplicación del artículo 155 de la Constitución y el bloqueo del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 mantienen paralizado al Ejecutivo y al Parlamento: el último trimestre del año será nulo a efectos legislativos. El Gobierno no tiene apoyos para aprobar nada ni la oposición está dispuesta a abrir negociación alguna con el Gobierno. El resultado es que hay tan poca materia para celebrar plenos en el Congreso que solo habrá tres antes de fin de año y todos de control o de contenido 'declarativo', para cumplir con los trámites del concierto vasco o convalidar normativas de la UE a lo sumo.

Con la legislatura en el aire a la espera de los resultados electorales de las elecciones autonómicas catalanas del 21 de diciembre, al Congreso le ha venido mejor que nunca la tradición de no convocar plenos la semana previa a unos comicios. El día 6 es la fiesta de la Constitución y después llegan las vacaciones de Navidad, que incluyen enero completo. La única semana plenamente útil será la segunda del mes.

La Mesa de la Cámara ya adoptó el calendario de plenos de cierre del periodo de sesiones a la realidad de la sequía de proyectos que tramitar y hecha a la idea de que el periodo que termina no da más de sí. Esta semana los diputados ya pudieron irse a casa el miércoles porque el jueves, jornada reservada para aprobar proyectos de ley, no había ninguno que votar.

El mejor retrato de la parálisis política, aplicación del artículo 155 aparte, es el bloqueo de la reforma del sistema de elección de cargos de RTVE

El Congreso consagra la mayor parte de su actividad del último trimestre del año a tramitar los Presupuestos Generales del Estado y la negativa del PNV a entrar en la negociación de los mismos descabaló los planes de la Cámara y del propio Ejecutivo.

El mejor retrato de la parálisis política, aplicación del artículo 155 de la Constitución aparte, es el bloqueo de la reforma del sistema de elección de cargos de RTVE. Aprobada por el inevitable acuerdo entre una amplia mayoría de la Cámara (PP, PSOE y Ciudadanos) el 29 de septiembre, duerme desde entonces en el diario oficial sin que los grupos parlamentarios se hayan arrancado a negociar su complicado desarrollo.

Desde septiembre la única ley práctica aprobada en el Congreso ha sido la de reformas urgentes del trabajo autónomo. El Gobierno solo prevé llevar a la Cámara la actualización del cupo y el concierto vasco, que saldrán adelante sin problema con el apoyo de los socialistas y el obvio del PNV. Lo demás serán transposiciones de directivas europeas, algunas atrasadas de la anterior etapa de parálisis política.

El Congreso consagra la mayor parte de su actividad del último trimestre a tramitar los PGE y la negativa del PNV a entrar en la negociación

Los proyectos que ya están en el Congreso, pendientes de acuerdos entre los grupos, suman la cifra de 22 y acumulan prórrogas en los periodos de presentación de enmiendas durante todo el otoño e incluso del arranque de la legislatura. Ninguno de ellos tiene visos de llegar al pleno este año. Incluyen el intento de pacto sobre el sistema educativo, cambios en la concesión de indultos, dos reformas del Código Penal, una nueva normativa de fijación del salario mínimo interprofesional o la modificación del la ley de protección de seguridad ciudadana.

En el Gobierno esperan a los resultados del 21-D para ver si sirven para encarrilar el desafío independentista en Cataluña y, de rebote, el PNV se aviene a un acuerdo presupuestario a partir de enero que estaba casi cerrado en septiembre pero el golpe de Carles Puigdemont impidió hacer público. Hasta febrero como mínimo el Ejecutivo y el Parlamento seguirán al ralentí.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios