CRISIS CATALANA

Un asesor de Podemos impulsa las marchas blancas de Hablamos por el diálogo

El portavoz e ideólogo del movimiento, Guillermo Fernández, fue contratado por Íñigo Errejón en el área de producción y discurso de Podemos

Foto: Participantes en la manifestación convocada por la plataforma Parlem, Hablemos en la plaza de Cibeles de Madrid. (EFE)
Participantes en la manifestación convocada por la plataforma Parlem, Hablemos en la plaza de Cibeles de Madrid. (EFE)

La retórica del 15-M, “sin siglas, ni banderas”, ha vuelto a resonar en las plazas de diferentes ciudades españolas este sábado a través de la recién constituida plataforma Hablamos, con la única consigna de reclamar diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. El impulsor y portavoz de la iniciativa, Guillermo Fernández, insistía durante los días previos a las manifestaciones que la idea partía de un grupo de amigos y aseguraba que compartía con el 15-M su matriz en la sociedad civil. Un núcleo irradiador, sin embargo, que componen colaboradores externos de Podemos y personal laboral, al igual que su portavoz, quien ha trabajado como asesor en el área de producción y discurso de la formación.

Guillermo Fernández desempeñó este trabajo durante la campaña electoral de los comicios generales del 20-D y los meses siguientes, pero ha evitado darle publicidad. Preguntado por los medios, se ha limitado a destacar su papel como investigador en la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Asimismo, ha eliminado del currículo que tiene colgado en la red su trabajo como asesor de la formación. En diferentes entrevistas, tanto televisivas como de prensa escrita, se ha presentado como portavoz de 'Parlem, Hablemos', pero algunos miembros de la plataforma han desmentido que Fernández, la cara más mediática del movimiento y encargado de atender a la prensa tras su primera y hasta ahora única concentración en Madrid, pertenezca a dicha organización.

Con un considerable éxito de convocatoria y una correlativa atención mediática, el portavoz de este movimiento tildado de espontáneo y viral (con una difusión apartidista a través de las redes sociales) presagiaba tras las concentraciones que había nacido un movimiento cívico. Su objetivo pasa por abrir espacios dentro de la polarizada dinámica de bloques, una suerte de tercera vía que en el terreno político pretende representar Podemos mediante la propuesta de que Mariano Rajoy y Carles Puigdemont negocien pactar un mediador o equipo de mediadores.

La calle está siendo el escenario tanto de las manifestaciones independentistas como unionistas, y la tercera vía tampoco quiere quedarse fuera de este tablero de juego. Las también denominadas marchas blancas o de los pingüinos, un símil balcánico rescatado a modo preventivo por el periodista Enric Juliana, dan así cobertura a la hoja de ruta de Podemos frente al conflicto catalán, al igual que otras lo hacen a la hoja de ruta independentista o la de este domingo en Barcelona, a la respuesta de Gobierno. Por otra parte, se trata de impulsar la lógica del “desborde” ante esta crisis territorial, que por definición solo puede llegar desde la sociedad civil, no desde los partidos institucionales.

“Estamos profundamente orgullosos”, respondía este lunes la coportavoz de la ejecutiva de Podemos, Noelia Vera, preguntada por este movimiento en ciernes. Un movimiento que “continuará”, según concluían en un comunicado distribuido tras las manifestaciones, y que Vera señalaba como “la opción por la que nos sentimos representados”.

Salir de blanco y hacerlo invitando a hablar, añadía la diputada de Podemos, “es la solución que nosotros ponemos encima de la mesa. Nos sentimos muy identificados con esa propuesta, en la que muchos cargos de Podemos participaron de forma anónima, y así seguirá siendo”, porque “todo el que pida diálogo para evitar el choque de trenes encontrará nuestro apoyo y nuestra participación, como cualquiera que lo haga a favor de la democracia”.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y la portavoz adjunta, Noelia Vera. (EFE)
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y la portavoz adjunta, Noelia Vera. (EFE)

El secretario de Organización, Pablo Echenique, afeaba por su parte la asistencia de varios dirigentes del PSC a la concentración de Parlem, Hablemos en Barcelona, y la presencia de este lema en los atriles de la rueda de prensa ofrecida en la sede de los socialistas catalanes por Pedro Sánchez y Miquel Iceta. “Está muy bien, aunque no sé qué les parece a los convocantes de lo que todos llaman la marcha de los pingüinos que el PSOE se apropie de su lema”, ironizaba el dirigente de Podemos.

El grado de conocimiento del PSC sobre los organizadores de estas manifestaciones queda en duda, aunque previsiblemente lo desconocían a tenor de los reproches que Parlem, Hablemos ya dirigía el mismo sábado de forma indirecta a Iceta por hablar a los medios durante la concentración. “Agradecemos también a los políticos que se han sumado como un ciudadano o ciudadana más y han comprendido que hoy no era el día de hacer declaraciones a prensa ni de acaparar protagonismo”, recogía el comunicado. Reproches que este lunes han sido más contundentes desde las cuentas de la plataforma al cuestionar que los socialistas “se unen (¿o apropian?) a nuestra propuesta de diálogo pero se prestan a apoyar el 155”. Su lema, al igual que Unidos Podemos estos días, se resume también en rechazar a partes iguales el artículo 155 de la Constitución (suspensión del autogobierno) y la DUI (declaración unilateral de independencia).

El secretario de Análisis Estratégico de Podemos, Íñigo Errejón. (EFE)
El secretario de Análisis Estratégico de Podemos, Íñigo Errejón. (EFE)

En Madrid, uno de los asistentes vinculados a Podemos más solicitados por la prensa fue Íñigo Errejón, pero al igual que el resto de participantes de la formación, declinó realizar declaraciones argumentando que asistía como ciudadano y que el protagonismo correspondía a la plataforma. Errejón, que como responsable electoral de campaña se encargó de contratar en su equipo al portavoz de esta plataforma, se limitó a expresar en su cuenta de Twitter en referencia a las manifestaciones a favor del diálogo Gobierno-Generalitat que “hay una España que no insulta, no agrede, que respeta a los pueblos” y que se sumaba a la dicha iniciativa resaltando que “se pide cordura”.

El comunicado distribuido este fin de semana lanzaba otro guiño quincemayista, asegurando que “seis años después del 15-M repetimos: no somos mercancía en manos de políticos y banqueros”. Asimismo, afirmaba que “seguimos movilizados, activos y alerta para que se abra la salida del diálogo, para que en los próximos días la sensatez, la escucha y la conversación se impongan frente al odio, la cerrazón y la desesperanza. Seguimos llenando de blanco balcones, plazas y redes sociales”. En sociología, nada es espontáneo, y el impulso de Parlem, Hablemos tampoco, aunque el “desborde” dependerá de que coja o no vuelo propio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios