en cerdeña

La isla de San Pietro, los 50 kilómetros donde viven los hijos de Juana Rivas

El padre de los menores, Francesco Arcuri, los ha recogido en la comandancia de la Guardia Civil donde horas antes los entregó su propia madre

Foto: Isla de San Pietro, en Cerdeña. (Adam Butler-CC)
Isla de San Pietro, en Cerdeña. (Adam Butler-CC)

Juana Rivas ha entregado a sus hijos a la Guardia Civil. Y su exmarido y el padre de los dos menores, Francesco Arcuri, ya los ha recogido en la comandancia de la Guardia Civil de Granada, dispuesto a llevárselos a la isla de San Pietro, en Cerdeña. Allí es donde Juana trabajaba junto a su exmarido. Lo hacían en un hotel, el Hostel House - Nature Friendly, un establecimiento turístico ubicado en plena naturaleza, a algo más de tres kilómetros de la costa y a algo menos de ocho kilómetros de la ciudad principal de la isla, Carloforte, donde se encuentran todas las escuelas de San Pietro.

[ACTUALIZACIÓN: Casi un año después, la Justicia condena a Juana Rivas a cinco años de prisión]

Con unos 6.500 habitantes, esta es la principal isla del archipiélago sulcitano y solo se puede acceder a ella por vía marítima, principalmente, desde Portovesme y Calasetta, puntos desde donde parten los ferris. Y en medio de la isla, de poco más de 50 kilómetros cuadrados, en la misma vivienda desde la que ahora solo Francesco ofrece alojamientos, es donde hasta el año pasado residían los pequeños. En mayo de 2016, Juana, con el consentimiento de Francesco, se llevó a los pequeños a España.

Hotel de Francesco Arcuri en la isla de San Pietro, Cerdeña. (Google Maps)
Hotel de Francesco Arcuri en la isla de San Pietro, Cerdeña. (Google Maps)

Rivas, desde entonces, alegó que desde junio de 2013, cuando retomaron la convivencia en este hostal, se sentía "amenazada, insultada y agredida". Según las declaraciones de la abogada de Juana Rivas, el italiano la aislaba y no le permitía relacionarse con otras personas.

Desde octubre de 2015, no hay constancia de que Juana estuviera presente en el hotel rural de la isla. Desde plataformas como TripAdvisor, en las que los usuarios del establecimiento escribieron sus comentarios, la última mención a la madre de los pequeños la hace un usuario sin identificar de Alemania, que recuerda la "amabilidad" de la pareja. Otra clienta, una italiana de Milán, aplaude la "tranquila y eficaz hospitalidad" de Francesco y el "entusiasmo de su esposa", de la que recuerda "su discreta pero siempre presente asistencia". A partir de octubre de ese año, todos los comentarios hacen referencia única a su propietario.

Bajo vigilancia

Ahora, si regresan a esta tranquila isla, los menores podrían tener que estar sujetos a vigilancia. Así lo decretó la magistrada Grazia Maria Bagella, de la primera sección del tribunal de Cagliari, en la sentencia civil del 3 de julio de 2016, emitida un mes después de que Juana Rivas decidiera salir de Carloforte con los dos menores. En la sentencia, el juez ordenó que los menores estuvieran bajo supervisión una vez regresaran al hogar paterno, teniendo en cuenta su condena anterior.

En el texto se indica que un equipo de psicólogos y asistentes sociales de Carloforte deberán "verificar las condiciones familiares y de vida de Francesco Arcuri", y ellos mismos serán los que elaboren un informe gracias al cual un tribunal civil deberá decidir a quién le corresponde la custodia de los niños, si bien esta está asignada provisionalmente al padre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios