Es noticia
Menú
Francesco Arcuri, el exmarido de Juana Rivas y defensor de la custodia compartida
  1. España
juana rivas ha entregado a sus hijos

Francesco Arcuri, el exmarido de Juana Rivas y defensor de la custodia compartida

En 2009 fue condenado por un delito de lesiones en el ámbito doméstico. En la actualidad, sostiene que aceptó la sentencia para poder seguir estando con su hijo

Foto: Juana Rivas y expareja, citados por el juzgado para decidir sobre los menores.
Juana Rivas y expareja, citados por el juzgado para decidir sobre los menores.

Francesco Arcuri es el exmarido de Juana Rivas. Su nombre ha estado, en menor medida que el de su exesposa, ocupando las portadas de todos los medios de comunicación españoles durante el verano desde que, el pasado 26 de julio, Juana Rivas decidió no entregarle a los dos hijos que tienen en común, de tres y 11 años, a pesar de que existía una orden judicial que la obligaba a ello. Desde entonces, la opinión pública se ha volcado para mostrar su apoyo a la madre, que asegura estar actuando para proteger a los niños.

Foto: Juana Rivas, a su salida de los juzgados el pasado 22 de agosto. (EFE)

Arcuri, de 50 años, nació en Génova, en el norte de Italia, pero actualmente reside en Cerdeña. Allí regenta un establecimiento turístico en Carloforte, en la isla de San Pietro. En 2009 fue condenado a tres meses de prisión por un delito de lesiones en el ámbito familiar, pero el italiano asegura que "nunca" ha maltratado a nadie. Según recoge el diario italiano 'La Stampa', Arcuri asegura haber "cometido el error" de admitir la culpa de un caso "simplemente" para poder estar con su hijo.

El mismo argumento utilizó en una entrevista concedida a 'El programa del verano', donde repitió que aceptó la condena para poder ver a su hijo, así como para "quitar tensión e intentar ser familia otra vez". "Nunca me he comportado de forma violenta con la madre, los niños, ni otra persona en el mundo", aseguró. Afirma que no tiene la intención de "destrozar" la vida ni de su exmujer ni de sus hijos, y que aceptaría mantener la custodia compartida en Italia.

El exmarido de Juana Rivas asegura que "siempre" ha apoyado "la lucha feminista"

"Fui yo quien la acusó", señaló entonces, asegurando que si bien tomó esa decisión porque buscaba salvaguardar a su familia, luego se convirtió en un "dramático error". "Me horroriza la violencia contra las mujeres. Siempre he apoyado la lucha feminista, también de todas las que ahora me acusan sin conocer los hechos".

La prueba que, según Arcuri, sustenta su argumento es que después de esa condena, hasta el tribunal que le condenó le da "extensamente" la razón, y además, Juana Rivas decidió continuar con él, mudándose la familia a la isla de Carloforte donde, tres años después, fue madre por segunda vez.

Foto: Isla de San Pietro, en Cerdeña. (Adam Butler-CC)

El círculo más cercano de Juana Rivas asegura que él "es un encantador de serpientes, un tío muy listo, manipulador, y los cambios de humor no eran normales". "Ella ha aguantado porque creía que él iba a cambiar, pero no fue así", apostillan y señalan que "ella lo tenía clarísimo, pero él la ha perseguido, agobiado y llamado veinte mil veces diciéndole insultos de todo tipo".

No obstante, él defiende que está siendo víctima de una "campaña mediática de difamación". "He sido falsamente acusado", explicó al diario italiano 'Il Corriere'. "Me han descrito como un monstruo, pero siempre he tenido confianza en la Justicia española", señala.

Francesco Arcuri es el exmarido de Juana Rivas. Su nombre ha estado, en menor medida que el de su exesposa, ocupando las portadas de todos los medios de comunicación españoles durante el verano desde que, el pasado 26 de julio, Juana Rivas decidió no entregarle a los dos hijos que tienen en común, de tres y 11 años, a pesar de que existía una orden judicial que la obligaba a ello. Desde entonces, la opinión pública se ha volcado para mostrar su apoyo a la madre, que asegura estar actuando para proteger a los niños.

Caso Juana Rivas