EL PRESIDENTE Y EL MONARCA YA ESTÁN REUNIDOS

Rajoy asegura sentirse "muy bien" al llegar a Marivent tras el ataque de lumbago sufrido

El presidente sufrió esta mañana "un fuerte latigazo en la espalda" que le obligó a posponer durante unas horas su salida hacia Baleares

Foto: El rey Felipe VI conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su llegada al Palacio de las Cortes. (EFE)
El rey Felipe VI conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su llegada al Palacio de las Cortes. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró a su llegada al Palacio de Marivent de Palma sentirse "muy bien" tras el ataque de lumbago sufrido este lunes y que motivó que el despacho de verano con Felipe VI haya comenzado con algo más de dos horas y media de retraso. Después de volar desde Vigo a Palma a bordo del avión oficial, Rajoy llegó en coche sobre las 14.45 horas a la explanada del palacio de Marivent, donde le recibió el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín. A continuación, caminó con cierta dificultad unos metros hasta donde le esperaba el Rey, aunque a preguntas de los periodistas cómo se encontraba, respondió: "Muy bien, muchas gracias". Al pie de la escalinata, don Felipe y Rajoy intercambiaron palabras al tiempo que posaron ante los medios gráficos.

Así, el tradicional despacho veraniego del jefe del Estado y el presidente del Gobierno en la residencia estival de los Reyes se retrasó un par de horas a causa de un ataque de lumbago que sufrió Rajoy, según confirman fuentes de La Moncloa. "Un fuerte latigazo en la espalda" que ha requerido de la medicación habitual vía inyección y un tiempo de reposo para que haga efecto, explican. De ahí que la salida del presidente desde Galicia hacia Baleares se pospusiera. La cita se celebra en esta ocasión con un asunto de extrema importancia encima de la mesa: el desafío secesionista de Cataluña en su recta final. Apenas a una semana y media de comprobar si la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, dará un paso más desobedeciendo el aviso del Tribunal Constitucional y comenzando a tramitar la ley exprés del referéndum.

Rajoy asegura sentirse "muy bien" al llegar a Marivent tras el ataque de lumbago sufrido

Se trata del segundo año consecutivo en el que este despacho tiene lugar bajo una situación de cierta peculiaridad. En 2016, Felipe VI se vio obligado a desplazarse hasta Madrid para reunirse con Rajoy, que se encontraba inmerso en el proceso de negociación de su investidura con Ciudadanos. Era la primera vez en la historia que el encuentro estival no tenía lugar en las Islas Baleares. En esta ocasión, aunque en el lugar pertinente, también contará con una particularidad de gran calado: el Rey y Rajoy abordarán los siguientes pasos que el Gobierno de la nación puede emprender si la Generalitat no cesa en su órdago.

El Ejecutivo tiene claro que tomará las decisiones pertinentes si el Govern decide seguir adelante con la ruptura exprés. El presidente se marchó de vacaciones hace días, igual que sus ministros —antes que de costumbre—, para poder disfrutar de unos días de descanso… a sabiendas de que a mediados de agosto cualquier cosa puede ocurrir. De hecho, Rajoy dio orden a todos los miembros de su gabinete de estar fácilmente localizables por si el Gobierno tuviera que reunirse con cierta urgencia. Fuentes populares reiteran que si la Mesa del Parlament diera su visto bueno a la ley del referéndum, se podría convocar esa misma semana el Consejo de Ministros.

El rey Felipe VI y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)
El rey Felipe VI y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

Rajoy comentará todas estas posibilidades con Felipe VI este mediodía cuando se reúnan en Marivent. El encuentro está previsto para las 12 y media de la mañana. El jefe del Estado viajó hace apenas dos semanas a Barcelona para acudir al acto conmemorativo del 25º aniversario de los Juegos Olímpicos de 1992, celebrados en la ciudad condal. Un hito para la historia del país cuyo éxito, aseguró el monarca, fue producto del “esfuerzo, solidaridad y unidad de todos”. Don Felipe no dudó en apelar en varias ocasiones más durante su discurso en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat al “espíritu de concordia” que “hemos sabido mantener” y que, implícitamente, conllevaba un mensaje mirando a futuro. En ese sentido, las funciones constitucionalistas del Rey están ceñidas a la defensa de la unidad de todos los españoles, tan presente en cada una de sus intervenciones públicas.

Precisamente a finales de junio, el mismo mes en el que Puigdemont hizo el flamante anuncio de la fecha del referéndum (1 de octubre), los Reyes volvían a coincidir con el 'president' en la ceremonia de los Premios Princesa de Girona. Y fue solo un día después del 40º aniversario de las primeras elecciones en el Congreso —en donde don Felipe volvió a apelar a la necesaria convivencia de todos recordando que “fuera de la ley, solo hay arbitrariedad e imposición”—, cuando el Rey compartía un nuevo acto junto al jefe del Govern. Entonces no dudó en recordar los valores que hicieron progresar “a Cataluña y a toda España” y a los que se debe dar continuidad. De hecho, para despejar cualquier duda e incertidumbre, el monarca introdujo en su discurso una referencia a la próxima edición —“cuando el año que viene volvamos”—, dando por seguro que no habría ningún cambio de calado que lo evitara.

Los Reyes y sus hijas, durante el tradicional posado veraniego en Marivent. (Reuters)
Los Reyes y sus hijas, durante el tradicional posado veraniego en Marivent. (Reuters)

El despacho entre el jefe del Estado y el presidente del Gobierno se produce tras el año con mayor inestabilidad política e institucional que España ha vivido en su historia reciente. Tras la celebración de dos elecciones generales, el verano pasado Rajoy aceptó el encargo de formar Gobierno y comenzó un periodo de duras negociaciones para salir investido. No fue hasta el penúltimo día de octubre cuando lo consiguió. Aquel año también supuso un importante parón para la jefatura del Estado, cuya actividad se vio absolutamente reducida por la situación de interinidad.

En estos nueve meses, el Rey ha conseguido recuperar un excepcional ritmo en la agenda exterior, cuyo colofón llegó el pasado julio con la visita de Estado al Reino Unido en pleno Brexit. El viaje de don Felipe y doña Letizia, que en Zarzuela describen como un verdadero éxito, sirvió para afianzar todavía más las relaciones entre Madrid y Londres, transmitir tranquilidad a los empresarios que operan en ambos países y para que el Rey enarbolara una vez más la bandera de la Unión Europea contra los desafíos que afronta en el mundo actual.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios