viaje de estado tras más de 30 años

Felipe VI viaja a Londres para dar garantías a las empresas tras el Brexit

La próxima semana, los Reyes viajarán al Reino Unido. Las relaciones comerciales, los desafíos políticos y la situación de los ciudadanos tras el Brexit estarán encima de la mesa

Foto: El rey Felipe, durante una de sus intervenciones en el viaje de Estado a Japón el pasado mes de abril. (EFE)
El rey Felipe, durante una de sus intervenciones en el viaje de Estado a Japón el pasado mes de abril. (EFE)

Será una visita al más alto nivel. El primer viaje de Estado al Reino Unido de los Reyes de España en más de 30 años —el rey Juan Carlos protagonizó el último en 1986— está llamado a abordar los asuntos políticos y económicos más trascendentales en un momento inédito: en plena negociación del Brexit y con un pie de Reino Unido fuera de la Unión Europea. Preservar las relaciones comerciales entre ambos países es uno de los grandes objetivos de la delegación española encabezada por Felipe VI y varios ministros del gabinete de Mariano Rajoy, que desembarcarán en Londres en unos días. En clave económica, el encuentro más esperado llegará el jueves con una cita empresarial hispano-británica, donde el Rey pronunciará un discurso que las compañías españolas instaladas en las islas y las inglesas en España esperan con cierta impaciencia.

El presidente de la Cámara de Comercio del Reino Unido en España (organización perteneciente a las Cámaras de Comercio Europeas), Chris Dottie, celebra la oportunidad que puede generar este encuentro para consolidar las relaciones bilaterales, así como el papel que jugará España en las negociaciones de la UE para gestionar el Brexit. "Pedimos que tenga una voz protagonista y que no esté por detrás de las dos grandes potencias europeas, Francia y Alemania, precisamente por los enlaces únicos que tiene con el Reino Unido". Los empresarios españoles y británicos insisten en los beneficios para toda Europa si España juega un rol relevante en las conversaciones. "Las intensas relaciones de negocios, turismo, valores y flujo de residentes no existen de la misma forma con otro país", zanja Dottie.

Que en un contexto económico y empresarial el Brexit "es una mala noticia" es ya una evidencia. "La sociedad británica así lo decidió y nos toca hacer el mejor trabajo posible para paliar los daños", sostiene Dottie. Precisamente, visitas de gran consideración como la del Rey la próxima semana "son lo más positivo en estos momentos para acercar posturas", a ojos del empresariado. El mayor reto pasa necesariamente por constatar si las compañías serán "realmente una prioridad" en las negociaciones o si "primarán la política y las emociones".

La reina Isabel II asiste a las carreras de Ascot cerca de Londres el pasado junio. (EFE)
La reina Isabel II asiste a las carreras de Ascot cerca de Londres el pasado junio. (EFE)

El presidente de la Cámara de Comercio reconoce ciertas dudas en la actitud por la que finalmente optarán los gobiernos, teniendo en cuenta que a día de hoy el Ejecutivo de Theresa May mantiene su voluntad de no tener jurisdicción compartida ni permitir los fujos de migración. "Esto claramente limitaría el margen de maniobra para las empresas". El volumen de cifras justifica su preocupación. El comercio bilateral entre ambos países ascendió a 40.000 millones de libras en 2015 (último año del que existen datos), según las cifras que maneja la embajada británica en Madrid. Ese mismo año, las islas británicas se convirtieron en el destino más popular para las inversiones españolas de todo el Viejo Continente, con un volumen total de 62.000 millones y más de 400 compañías españolas domiciliadas en el Reino Unido. Entre ambas naciones se movieron la ingente cantidad de 18 millones de turistas.

La intervención del Rey en Westminster

Después de dos años de organización, uno de los viajes más esperados tanto en Zarzuela como en el Palacio de Buckingham por su relevancia y simbología por fin tendrá lugar. Se suspendió por primera vez en 2016 a causa de la situación de interinidad en el Gobierno y el bloqueo político, y se aplazó de nuevo el pasado junio por coincidir con la convocatoria de elecciones anticipadas en un órdago del Partido Conservador. En las islas británicas esperan con impaciencia la intervención del Rey en el Parlamento y están convencidos de que sus palabras incidirán en las históricas relaciones entre ambas naciones, que se remontan al siglo pasado, precisamente por un enlace real entre Alfonso XIII de España y la princesa Victoria Eugenia de Battenberg.

El estatus legal de los ciudadanos españoles en Reino Unido y viceversa sigue siendo el principal asunto a tratar y resolver con garantías

Desde la embajada británica que lidera Simon Manley, recuerdan que las comparecencias de jefes de Estado o presidentes de Gobierno en la Cámara de los Comunes se ofrecen solo en ciertos momentos, ya que es un acto "reservado para las ocasiones de mayor significación". Será la segunda vez que un monarca español se dirija a los diputados en el Palacio de Westminster (don Juan Carlos lo hizo en el 86). El Rey se reunirá, además, con la primera ministra en un almuerzo en el que ambos plantearán las cuestiones políticas de mayor calado y los desafíos que la salida del Reino Unido supondrá para toda la Unión.

Banderas de España y del Reino Unido ondean en un ayuntamiento. (EFE)
Banderas de España y del Reino Unido ondean en un ayuntamiento. (EFE)

Sobre la mesa, los 300.000 ciudadanos británicos que residen en España y los 150.000 españoles que se encuentran instalados en las islas. La principal preocupación, aclarar su estatus cuando el Brexit se formalice. Fuentes de la embajada inglesa insisten en que "los ciudadanos y su seguridad" constituyen el principal asunto a tratar y aseguran que el Gobierno británico trabajará para dar "más certidumbre y garantías" a todos ellos para que "se queden" en suelo anglosajón.

Toda la familia real británica se volcará con la visita. Además del recibimiento oficial por parte de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo, don Felipe y doña Letizia asistirán a un banquete de Estado durante la primera noche al que acudirán todos los miembros más antiguos de la familia de Isabel II, personas del cuerpo diplomático, políticos de todos los signos y representantes de distintos sectores de la sociedad civil en una cena con 150 asistentes y cuyos preparativos se han organizado con un año de antelación.

Colas de gente frente al Peñón de Gibraltar. (EFE)
Colas de gente frente al Peñón de Gibraltar. (EFE)


Gibraltar, el gran asunto enquistado

La mención que Felipe VI haga sobre la cuestión gibraltareña acapara ya ciertas expectativas. Fuentes diplomáticas dan por seguro que el monarca hará alguna referencia en su discurso en Westminster. En estos momentos, el Peñón sigue siendo el único elemento de disputa entre ambos gobiernos y la referencia por la que apueste el Rey será analizada con lupa. Las negociaciones del Brexit deberán determinar asimismo la situación final a que quedará relegada la Roca, aunque el Ejecutivo de Rajoy considera evidente que si se hace efectiva la salida de Londres de la Unión, Gribraltar lo hará también.

La Roca es el único elemento de disputa. La referencia que Felipe VI haga será analizada con lupa, como lo estuvo la de su padre en 1986

Precisamente, en el año 86 el rey Juan Carlos valoraba en su intervención en el Parlamento británico el diálogo "recientemente reanudado", pero reconocía "que todavía queda mucho por andar". La frase sería aplicable al presente año. El Rey emérito insistía: "Confío en que nuestros Gobiernos sabrán estar a la altura de la historia para encontrar aquellas fórmulas que permitan transformar cualquier sombra en un elemento de concordia para el bien de todas las partes interesadas y del futuro de Europa".

Aquel momento fue especialmente complejo. Cinco años antes, el príncipe Carlos y Diana de Gales contraían matrimonio y los reyes Juan Carlos y Sofía decidían no acudir tras conocer la noticia de que iniciarían su luna de miel en Gibraltar. Una escala "inoportuna" a ojos del Gobierno español en manos de Felipe González, ante lo que consideraron una utilización política por parte de la familia real británica ante los ojos del mundo entero puestos en aquellas imágenes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios