TRAS UNA REUNIÓN EN EL PALACIO DE FUENSALIDA

Page da entrada a Podemos en el Gobierno de Castilla-La Mancha para tener estabilidad

Page ofrece a la formación morada dos puestos en el Ejecutivo, entre ellos una Vicepresidencia. Las bases del partido emergente deberán pronunciarse sobre el pacto de las dos fuerzas

Foto: Emiliano García-Page y el líder manchego de Podemos, José García Molina, este 13 de julio en Toledo. (EFE)
Emiliano García-Page y el líder manchego de Podemos, José García Molina, este 13 de julio en Toledo. (EFE)

Podemos y PSOE cerraron un principio de acuerdo a última hora de esta tarde para gobernar ambos la Junta de Castilla-La Mancha, presidida por el socialista Emiliano García-Page. Las negociaciones para aprobar los Presupuestos se habían enquistado y el jefe del Ejecutivo incluso llegó a amenazar con convocar elecciones anticipadas si las cuentas no salían adelante, para lo cual eran imprescindibles los votos favorables de los diputados de la formación morada.

Page y el líder de Podemos en la comunidad, José García Molina, lo anunciaron en rueda de prensa en el Palacio de Fuensalida, sede del Gobierno regional, tras una larga reunión, de tres horas, entre ambos. Así, las cuentas de la Junta saldrán adelante con el apoyo de Podemos y la formación entrará en el gabinete, para dar "certidumbre" a los ciudadanos y garantizar la "reconstrucción de lo destrozado" por María Dolores de Cospedal en sus cuatro años al frente de la Junta. La decisión deberá ser en cualquier caso refrendada por las bases del partido morado.

Cuando se consume el pacto, para el que no hay aún plazos, se tratará del primer Gobierno de coalición de PSOE y Podemos al frente de una comunidad autónoma, ya que en Aragón, Valencia o Baleares los socialistas dirigen sus territorios con el apoyo de una fuerza nacionalista dentro (Chunta, Compromís o MÉS) y el respaldo parlamentario de los morados.

La oferta de Page es muy jugosa: una "doble incorporación" al Ejecutivo. Por una parte, una vicepresidencia, que en principio sería ocupada por García Molina, y por otro lado, una consejería responsable de la coordinación de la puesta en marcha del Plan de Garantías Ciudadanas. Según especificó el presidente, no se trataría de una "crisis de gobierno", puesto que no habría salida de representantes socialistas, ni habrá sustitución del actual vicepresidente, el socialista conquense José Luis Martínez Guijarro. Se trataría, por tanto, de dos entradas en el Consejo de Gobierno.

Page dice que el pacto aporta "certidumbre". Molina responde que la oferta del PSOE es "razonable y honesta", pero falta preguntar a la militancia

"Creo que es un ofrecimiento razonable, honesto, pero hay que preguntar a la militancia", aseguró García Molina. La precisión no sorprende, pues los documentos organizativos de Podemos obligan a que cualquier tipo de pacto de gobierno deba ser respaldado por las bases. En este caso, el problema puede venir por los anticapitalistas, ya que rechazan las coaliciones con los socialistas.


Las "garantías"

La reunión convocada esta tarde en el Palacio de Fuensalida de Toledo se planteaba ya, por parte del dirigente de la formación morada, como un desbloqueo a la actual situación, afrontando el encuentro "con ganas de solucionar las cosas". Molina había anunciado que acudía a la cita "con una hoja de ruta muy clara", que pasaba por arrancar unos Presupuestos con mayor gasto social y, sobre todo, responsabilidades de gobierno, como quedó bien patente. Podemos cuenta con tan solo dos diputados en el Parlamento manchego. El secretario general argumentó que con la entrada en el Ejecutivo, se tendrán las "garantías" de que lo pactado se cumple. "Castilla-La Mancha se merece esas garantías, esa confianza y esa estabilidad que se tiene que traducir en medidas políticas concretas y presupuestarias que signifiquen que los acuerdos que hagamos se vayan a cumplir".

El Consejo de Gobierno se reúne este viernes para incluir las demandas moradas. Pero el presidente se asegura el apoyo de las cuentas de 2018

El primer paso para la nueva entente será, según adelantó Page, la reunión de un Consejo de Gobierno extraordinario este viernes, en el que se incorporarán las "reflexiones" y "demandas" de Podemos a los Presupuestos de 2017, que tendrán "mucho que ver" con el proyecto de ley que la formación morada primero pactó y luego tumbó en abril en las Cortes manchegas contra pronóstico. Pero el presidente no solo salva las cuentas de este año y recompone su pacto de investidura, que Podemos rompió hace 10 meses. También acordó con Molina el marco presupuestario de 2018, con lo que se garantiza la estabilidad política hasta el final de la legislatura, en 2019. El jefe de la Junta subrayó que se percibirán "claros avances sociales" y un "refuerzo evidente" en las políticas de dependencia, entre otras cuestiones.

Page explicó que cuando se planteó retomar las negociaciones de las cuentas, entendió que no se podía resolver la disputa "con un acuerdo coyuntural", que se necesitaba dotar de mayor fortaleza al Ejecutivo. Por eso ofreció dar entrada a Podemos en su gabinete, una incorporación que, como indicaban fuentes socialistas, había sido una "aspiración" de García Molina desde el arranque de la legislatura. Ahora se materializará, si nada se tuerce y las bases moradas dan el visto bueno. Esa posible entrada de Podemos en el Ejecutivo es "un cambio transcendental en el ecuador de la legislatura", reconoció Page. "Estábamos en una encrucijada política y presupuestaria", añadió, remarcando que los dos partidos comparten una "experiencia en común que empezó con motivo del acuerdo de investidura hace dos años, después de las últimas elecciones municipales y autonómicas".

Para el presidente, pese al resbalón con las cuentas de 2017, el pasado abril, es importante no regresar a ese punto, al choque. "Ninguno de los dos" va "a volver la mirada hacia atrás" sino que va a buscar "alternativas que ofrezcan soluciones, serenidad y tranquilidad". Así que "lo verdaderamente importante es que tanto el PSOE como Podemos" tienen "la determinación de trabajar por un escenario de estabilidad y de cumplimiento del acuerdo de investidura, del proyecto de reconstrucción" de la comunidad, sostuvo. El objetivo es "mirar hacia delante" y "dar certidumbre" a los ciudadanos de que se cumplirá con la palabra dada. También Molina reconoció que es clave no "quedarse enredado en qué paso", porque han transcurrido dos años de "luces y sombras" en sus relaciones.


"A veces, solo gobernar garantiza el cambio"

"Sorprendentemente, ya no se habla de cifras ni de letras en el Presupuesto. Ahora se habla de cargos", señalaba con cierta sorna un cargo muy próximo a Page. En todo caso, en el PSOE manchego se felicitaban de que la presión, la amenaza de un adelanto electoral —el presidente estaba dispuesto a convocar comicios en otoño si sus cuentas de 2017 se estrellaban otra vez en el Parlamento—, hubiera surtido efecto.

El acuerdo es histórico: si finalmente se consuma, será el primer acuerdo de gobierno de PSOE y Podemos en una comunidad autónoma

El acuerdo fue aplaudido por Pablo Iglesias desde su cuenta de Twitter. "Hacemos política para cambiar las cosas. A veces, solo gobernar garantiza el cambio. Ahora, las bases decidirán", escribió el líder de Podemos, felicitando a la vez a García Molina.

El pacto entre las dos fuerzas de izquierdas, de consumarse, será histórico, porque hasta ahora no habían gobernado juntas en ninguna comunidad autónoma. Además, es el modelo de cooperación al que aspira Pedro Sánchez, recién llegado a Ferraz. El líder socialista quiere que se abra el camino de la alianza entre los dos partidos, con vistas a que sea posible una entente en el Estado, aunque esa suma es mucho más complicada en el Congreso. Al menos, por ahora. Esta entente, en consecuencia, da oxígeno a García-Page, al salvarle del peligro de unas elecciones anticipadas y fortalecer su Ejecutivo, pero también a Sánchez, al ser el primer acuerdo de gobierno que se concreta bajo su segundo mandato.

Sánchez ha estado informado de los movimientos de Page en todo momento. El barón susanista logra reforzar su imagen de cara a los afiliados

El jefe de Ferraz, según fuentes de su entorno consultadas por este periódico, estaba "totalmente informado" de los movimientos de Page y no le pilló de sorpresa el preacuerdo de gobierno. "Pedro y Emiliano llevaban una semana hablando de este tema. Y le mostramos nuestro respeto y confianza en que es la mejor opción para los ciudadanos de Castilla-La Mancha", sostenían en su equipo, que recalcaba que lo que ha sucedido es "lo normal, un acuerdo entre fuerzas progresistas". A Page le sirve para reforzarse internamente y afrontar el congreso regional, aún no convocado, con mayor tranquilidad y sin que se vislumbren oponentes en el horizonte. Consigue además proyectar su imagen de cara a sus bases: él era uno de los barones más próximos a Susana Díaz en las primarias, uno de los más beligerantes contra Sánchez y uno de los que criticaban la posibilidad de un acercamiento excesivo hacia Podemos por el peligro de desdibujamiento del PSOE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios