TRAS LA NUEva posible imputación en púnica

El presidente de Murcia dimite para que el PP no pierda el Gobierno de la Región

Pedro Antonio Sánchez presentó su dimisión tras horas de tensión después de que la Audiencia Nacional lo relacionara con la trama Púnica y con Maillo recién llegado a Murcia

Foto: El presidente del Gobierno de Murcia, Pedro Antonio Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno de Murcia, Pedro Antonio Sánchez. (EFE)

El presidente de Murcia estaba en el punto de mira desde hace tiempo y en las últimas horas se vio definitivamente acorrolado. Pedro Antonio Sánchez ha dimitido en la mañana de este martes apelando a su sentido de la responsabilidad para "no poner en riesgo todo lo conseguido" ante la "certeza de un acuerdo tripartito" —en referencia al acuerdo entre PSOE y Ciudadanos para sacar adelante la moción de censura prevista para mañana con el apoyo de Podemos—. Sánchez mantendrá su escaño en la Asamblea y continúa como presidente del PP de Murcia.

El presidente de Murcia dimite para que el PP no pierda el Gobierno de la Región

El presidente autonómico, en una comparecencia pública antes de reunir a la dirección del PP murciano con la presencia del coordinador general popular, Fernando Martínez-Maillo, para designar a su sucesor, insistió en que el acuerdo para investir al socialista Rafael González Tovar sería "desastroso" para los "temas clave de la Región de Murcia" y, por eso, "convencido", deja el cargo: "Tomo la única decisión que depende de mí. En estos momentos, se ha registrado en la Asamblea mi renuncia". Sánchez aseguró que "lo que está pasando no es justo", pero reiteró: "Está en mi mano evitar una injusticia mayor".

La situación de Sánchez —imputado en el caso Auditorio desde hace 45 días— empeoró este lunes cuando el juez Eloy Velasco pidió al TSJ murciano que lo investigara en el marco de la trama Púnica. De confirmarse dicha imputación por tres posibles delitos, el presidente autonómico estaría siendo investigado en dos causas distintas y por un total de siete delitos por corrupción política. En ese contexto, y a solo un día de celebrarse la moción de censura para tumbarlo del Gobierno autonómico, Maillo viajó a la Región a primera hora de la mañana para cortar de raíz la crisis y mantener a salvo el control del Ejecutivo.

Pedro Antonio Sánchez (c), junto a sus consejeros. (EFE)
Pedro Antonio Sánchez (c), junto a sus consejeros. (EFE)

Durante su intervención, Sánchez estuvo acompañado por todos los consejeros de su Gobierno, de los que dijo sentirse muy “orgulloso”. Con todo, el hasta ahora presidente murciano manifestó su “respeto a la justicia, a sus tiempos y a su labor”, reiterando su “predisposición” para colaborar con ella “y que todo se aclare lo antes posible”. Eso sí, Sánchez reivindicó que en este país “se ponga más en valor la presunción de inocencia” porque ayudará “a fortalecer nuestra democracia” y no se cerró ninguna puerta de cara al futuro, asegurando que "seguirá trabajando". En la tarde de este lunes, sin embargo, el portavoz en la Asamblea, Víctor Manuel Martínez, se mostraba crítico con la decisión del juez Velasco afirmando que la situación del presidente no había cambiado e insistiendo en que “no existían razones para elevar el caso de la Púnica al TSJ”.

La moción de censura decae

La moción de censura registrada hace días por el PSOE debía celebrarse este miércoles (jornada de debate) y la votación, el jueves. Al dimitir Pedro Antonio Sánchez, la moción decae y, según explican fuentes socialistas, el PSOE la retiró esta misma mañana para poder seguir teniendo en su mano la opción de presentarla en otro momento. De no retirarla, no podrían presentarla hasta dentro de un año.

Las conversaciones entre Ciudadanos y los socialistas estaban en su fase final de cara a cerrar el acuerdo para apoyar la moción, aunque los de centro estaban decididos a llegar hasta el final. La oferta de los de centro del pasado viernes era la definitiva: un Ejecutivo técnico al frente de Murcia presidido por Tovar con independientes, sin miembros de Podemos y que se comprometiera a convocar elecciones anticipadas en otoño. Los socialistas preferirían agotar la legislatura ocupando la presidencia, pero podrían aceptar la propuesta de Ciudadanos si ellos se comprometen a su vez a cambiar el Estatuto de Autonomía para evitar nuevos comicios en apenas año y medio, 2019, como manda la legislación actual. En todo caso, las elecciones nunca podrían haberse celebrado en menos de un año según marca el propio Estatuto.

El presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y su mujer, Nuria Navajas. (EFE)
El presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y su mujer, Nuria Navajas. (EFE)

En la formación de centro tenían claro que los avances con el PSOE para concretar la moción eran indispensables para que los populares entendiesen que la moción iba en serio. "Estoy muy preocupado. Veo la posibilidad real de un acuerdo que coloque a Tovar en la presidencia", aseguró Sánchez hace unos días tras el último encuentro entre socialistas y centristas. Y precisamente esa preocupación, el miedo de perder el Gobierno, era el único factor que podía frenar a estas alturas la pretensión de Ciudadanos, como finalmente ha ocurrido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios