CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

El sanchismo se diluye entre las deserciones de dirigentes y un jefe 'desaparecido'

La reunión de los más fieles al ex secretario general evidencia la fractura entre los críticos con la gestora y la 'hostilidad' de estos hacia Patxi López. Sánchez mantiene la incógnita de su candidatura

Foto: Los sanchistas José Luis Ábalos, Quico Toscano y Adriana Lastra, este 27 de diciembre en un 'business center' de la calle de Serrano de Madrid. (EFE)
Los sanchistas José Luis Ábalos, Quico Toscano y Adriana Lastra, este 27 de diciembre en un 'business center' de la calle de Serrano de Madrid. (EFE)

¿Qué es el sanchismo? La pregunta no es inocua. Formulada hace meses, la respuesta habría sido muy distinta. Porque el ejército de fieles al exsecretario general ha perdido efectivos, se ha fracturado. Ya no es tan compacto como lo era justo tras la caída del líder, el pasado 1 de octubre. Un grupo, nucleado en torno a los barones que en su día le apoyaban, ya no le considera el candidato idóneo para rivalizar contra Susana Díaz y cree que es mejor impulsar a otro aspirante, alguien como el exlehendakari Patxi López, a quien muchos sitúan como una opción más viable y con más capacidad de aglutinar al partido. Otro sector, en cambio, se mantiene aún muy apegado a Sánchez y considera que sus opciones siguen intactas. Más aún, que es el "mejor" candidato, la "única garantía" de que el PSOE se modernice y cambie. Mientras, el exsecretario general sigue en la retaguardia, sin emitir señales concluyentes de qué futuro quiere para sí mismo, y si está dispuesto a emprender en primera persona la 'reconquista' del poder de Ferraz. Su último acto con militantes tuvo lugar en El Entrego, Asturias, el pasado 10 de diciembre, y todavía se desconoce cuándo y dónde será el siguiente.

Pero los suyos, los más suyos, esperan un "gesto" en las próximas horas. Un mínimo pronunciamiento después de que este martes 68 cuadros medios del PSOE suscribieran un manifiesto en el que le piden que sea él quien se presente a las primarias, por su "actitud insobornable" y la "inquebrantable posición frente a la injerencia de cualquier poder", porque su capital político es intransferible, porque es "el único moralmente legitimado para encabezar un proyecto de izquierdas". Un aviso clarísimo a que no volcarán su apoyo a López en caso de que Sánchez renuncie a dar el paso. "Que sepa Pedro que hoy es mucho más líder que hace tres años", cuando optó a la secretaría general, glosó Quico Toscano, alcalde de Dos Hermanas (Sevilla) desde 1983, uno de los dirigentes que presidió la 'cumbre sanchista' y que luego compareció ante los medios, junto a la diputada asturiana Adriana Lastra —exintegrante de la ejecutiva federal— y el secretario provincial de Valencia, José Luis Ábalos.

El acto en un despacho de un 'business center' de la madrileña calle de Serrano (alquilado para la ocasión) quedaba marcado tanto por las presencias como por las ausencias. Entre las primeras, las diputadas nacionales Sofía Hernanz (Baleares) y Rocío de Frutos (Ourense); la senadora asturiana Luisa Carcedomiembro, como Lastra, de la ejecutiva depuesta—; los parlamentarios autonómicos madrileños Dani Viondi, José Manuel Franco y Carmen López; el secretario de Organización del PSOE navarro, Santos Cerdán; el líder del partido en Cáceres ciudad, Vicente Valle; el dirigente leonés Ibán García del Blanco —responsable de Cultura y Movimientos Sociales de la anterior dirección—; los exdiputados Magdalena Valerio (Guadalajara) y Román Ruiz (Barcelona, PSC); el expresidente de la Diputación de Cádiz Rafael Román; la portavoz de las plataformas críticas, la exconcejal sevillana Nieves Hernández, y un puñado de alcaldes (además del de Dos Hermanas, Quico Toscano, los regidores de Jun, Xirivella, Calasparra o San Martín del Rey Aurelio). No viajó hasta la capital el primer edil de Valladolid, Óscar Puente, muy activo en los meses anteriores contra la gestora y ahora más distanciado de Sánchez. Ni tampoco estuvo el alcalde de Fuenlabrada (Madrid) y presidente de los socialistas madrileños, Manolo Robles, a quien los organizadores sí esperaban, o el regidor de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, vicesecretario general del PSOE-M.

El exlíder no respondió a la publicación del manifiesto a su favor con ningún pronunciamiento público. Pero los suyos sí esperan "un gesto" pronto

A la nómina de asistentes habría que añadir el apoyo que remitió por escrito el diputado guipuzcoano y exalcalde de San Sebastián Odón Elorza, o el respaldo de las diputadas Susana Sumelzo o Luz Martínez Seijo, más el de las independientes Zaida Cantera y Margarita Robles. Tras el encuentro, no hubo ninguna manifestación pública de Sánchez, ni siquiera a través de su cuenta de Twitter, el canal que utiliza con cierta frecuencia para expresar su opinión desde que abandonó su acta en el Congreso.

El sanchismo se diluye entre las deserciones de dirigentes y un jefe 'desaparecido'

Reunión de barones de hace dos semanas

No se acercó a la reunión, por tanto, ninguno de los barones autonómicos que fue fiel a Sánchez hasta su caída: ni Idoia Mendia (Euskadi), ni César Luena (La Rioja) —un caso especialmente doloroso para el exsecretario general, porque fue su número dos—, ni Francina Armengol (Baleares), ni Sara Hernández (Madrid), ni Rafa González Tovar (Murcia). Todos han mostrado, en mayor o menor medida, un distanciamiento claro con Sánchez, aun reconociendo su legado y su trayectoria. El castellanoleonés Luis Tudanca, uno de los más fieles sanchistas, prefiere no marcarse tanto en esta etapa, con el proceso congresual aún sin abrir, porque además entiende que no es momento de hablar de candidatos. Muy significativa fue la ausencia de Óscar López, exportavoz en el Senado y uno de los hombres de confianza del jefe depuesto.

Barones como Luena, Mendia, Armengol o González Tovar han ido distanciándose de Sánchez. Cunde la idea de que no es el candidato idóneo contra Díaz

Entre los líderes regionales cunde la impresión de que hay que cambiar de caballo para competir con garantías contra Susana Díaz, la rival previsible, aunque ella aún no haya dado el paso oficialmente. De hecho, fue la conclusión que se destapó en el encuentro que varios barones y dirigentes territoriales mantuvieron hace justo dos semanas en la capital: la mayoría de ellos entendía que Sánchez debía renunciar, y así se lo trasladó la propia Mendia unos días más tarde en una llamada que él digirió mal, según reconocen en el entorno de este. El exlíder y sus pretorianos conciben las maniobras de los jefes regionales como una "traición" incomprensible, sobre todo porque algunos de los que estaban a su lado, como César Luena o Patxi López, le aconsejaron dejar su escaño antes de votar no a Mariano Rajoy y desobedecer así el mandato del comité federal si quería mantener intactas sus opciones de recuperar las riendas del PSOE.

Pedro Sánchez, el pasado 26 de noviembre en Sueca, Valencia, rodeado de militantes. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 26 de noviembre en Sueca, Valencia, rodeado de militantes. (EFE)

Por eso ya no suscita confianza López en la guardia de corps del exlíder. Y lo evidenciaron en la rueda de prensa de ayer martes. Ábalos sostuvo que las candidaturas deben "justificarse", "más allá de plantearlas como una mediación", y criticó que "cinco o seis" se "arroguen la representación de muchísima más gente". Toscano fue más explícito aún: frente al modelo "tradicional y clásico", hasta "antiguo" de Díaz, solo cabe el camino de Sánchez, porque es el "único" que despierta "la esperanza de que el partido cambie", el "único moralmente legitimado" para encabezar ese proyecto. Los sanchistas cerraban así el paso a López, advirtiéndole de que no podrá heredar el capital político del exsecretario. "El sanchismo sin Pedro no vale, no tiene sentido", resume uno de los cargos asistentes y que más está en la cocina de los movimientos de estos días.

Sánchez no traslada "mala disposición"

¿Pero qué ocurrirá si Sánchez no compite? El exsecretario general conversó telefónicamente con uno de los más activos miembros de su círculo de confianza para preguntarle cómo había salido el acto y, de nuevo, no mostró "mala disposición". "Sí quiere que se reconduzca la cosa, no quiere más división", apunta este dirigente que habló con él. Distintas fuentes describen que Sánchez si quedó "tocado" tras la llamada de Mendia de la pasada semana, pero luego se repuso y ahora tiene "mejor ánimo". Sus colaboradores más próximos le recomiendan, no obstante, que no anuncie su decisión de forma inminente: entienden que antes han de quedar claros tanto el calendario congresual como las reglas del juego. Los suyos sí esperan que la reunión de ayer, "muy positiva", le sirva para convencerse de que ha de dar el paso.

Los sanchistas minimizan la fractura de los críticos y salen satisfechos de la cita de este martes, porque las bases aprecian "la claridad" y que algo se mueva

Los sanchistas reconocen la fractura dentro del frente crítico con la gestora y con Díaz. Pero la minimizan. "Realmente queda muy limitada a Euskadi y La Rioja, porque luego hay generales y generalillos, y nadie controla al cien por cien su territorio. ¿Qué controla Rafa González Tovar en Murcia, por ejemplo? Además, hay cierto miedo de algunos barones de perder su estatus, de compartir un foro abierto con dirigentes que no son homólogos suyos", señala un destacado dirigente, fiel al exlíder. Los pretorianos de Sánchez siempre suelen recalcar que Ábalos (jefe de la segunda provincia en número de militantes, Valencia) o Toscano tienen más 'ejército' de militantes que varios barones críticos juntos. Los organizadores de la 'cumbre' subrayan el mérito de reunir a 68 cargos en plena Navidad, y que la meta no era tanto congregar a jefes territoriales, sino cuadros medios, "que son los que están más cercanos a los afiliados".

Un momento de la reunión de los sanchistas. Al fondo, Santos Cerdán, Lastra, Ábalos y Toscano. (EC)
Un momento de la reunión de los sanchistas. Al fondo, Santos Cerdán, Lastra, Ábalos y Toscano. (EC)


Los responsables reunidos ayer salieron bastante satisfechos del encuentro. Así lo decía uno de los organizadores: "Si no lo hubiéramos hecho, entonces sí se podría decir que nos diluimos. La gente ha reaccionado bien: valora que haya claridad, que se vea vida. Preocupaba el silencio, porque ahoga las expectativas".

Cita "de chichinabo"

La opinión es muy distinta si se pregunta a los otros dos sectores. Un dirigente próximo a Mendia, por ejemplo, calificaba la reunión como "de chichinabo", por el bajo nivel orgánico de los asistentes. "Esa vía está más quemada de lo que creen. Si el sanchismo es eso... No nos preocupa nada", aduce esta fuente, que no observa ni siquiera un toque de atención hacia Patxi López: "¿Quién decide que el capital político no es transferible? ¿Él ha sido ungido por Dios?".

En Ferraz se fijan en las ausencias, en el aviso a Patxi López, en el "recado" a los aparatos y en el contenido del texto, "reafirmación de Sánchez y para Sánchez"

Para la gestora, pesaban más "las ausencias que las presencias". En opinión de un cargo de peso de la cúpula provisional, la cita fue un "acto de reafirmación de Sánchez y para Sánchez", que tenía como objetivo recalcar que "el legado de Pedro es solo de Pedro y de nadie más", por lo que sus impulsores "querían mandar un claro recado a los aparatos regionales" que ahora se han dado la vuelta. "Querían abortar la 'operación Patxi'", resumía. En la ejecutiva interina deploran que en el manifiesto, "de retórica podemista", no se lanzase un mensaje de puertas para fuera, de cómo debe definirse un "proyecto ganador". En Ferraz, no obstante, se siguen con atención (y a veces con cierta obsesión) los movimientos de los sanchistas y del exlíder. Tensa. "No ayuda", como reconoció la expresidenta del partido, Micaela Navarro. Pero, por otro lado, los susanistas están convencidos de que una división del frente crítico favorecería las opciones de su candidata.

El sanchismo se diluye entre las deserciones de dirigentes y un jefe 'desaparecido'

Ahora, falta por ver de qué calibre es el "gesto" que esperan los seguidores de Sánchez. Quizá no arroje aún luz sobre su futuro, pero sí confían en que muestre algo de cariño hacia los cuadros medios y los militantes que le han mostrado su apoyo incondicional.

El PSOE pide que Guindos explique el cobro de las cláusulas suelo

Los socialistas registraron este martes la petición de comparecencia del ministro de Economía, Luis de Guindos, para que explique "de inmediato" cómo tiene previsto el Gobierno garantizar el cobro de las cláusulas suelo. La solicitud del PSOE se suma a las registradas la semana pasada por Unidos Podemos y Ciudadanos, después de que la Comisión de Justicia aprobara el martes, sin votos en contra, una proposición no de ley de la formación naranja instando al Ejecutivo para defender los derechos de los afectados en cuantos procesos judiciales tengan audiencia a nivel nacional y europeo, informa Efe.

El PSOE ha venido defendiendo, desde el pasado 21 de diciembre, cuando se conoció la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, que ha de buscarse una solución "extrajudicial", para garantizar que los dos millones de ciudadanos atrapados en las cláusulas suelo puedan recuperar su dinero de la forma más rápida posible. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios