las 'black', a juicio

Ramón Espinar, padre del dirigente de Podemos: "No soy ningún chorizo"

El exsecretario de Estado de Comercio José Manuel Fernández Norniella rompe en sollozos durante su declaración: "Hoy vengo humilde, pero cuando fui al juzgado, fui humillado"

Foto: Los acusados por las tarjetas 'black'. (EFE)
Los acusados por las tarjetas 'black'. (EFE)

"Yo no soy ningún chorizo". Así de contundente se ha mostrado el exvicepresidente de Caja Madrid y padre del dirigente de Podemos del mismo nombre Ramón Espinar durante su declaración como acusado en la Audiencia Nacional en el juicio de las tarjetas 'black'. Espinar, que ha asegurado que nunca guardó los justificantes de sus gastos (178.400 euros entre octubre de 1995 y enero de 2010) porque la caja no se los requería, ha mantenido que su tarjeta era "de libre disposición" y se la entregaron con la instrucción de manejarla con "gran prudencia y para conceptos de vestuario, viajes, hoteles, libros y restaurantes". Como el resto de acusados, ha combatido la principal prueba del caso, el listado de los gastos efectuados por los beneficiarios de las tarjetas enviado por Bankia a Anticorrupción.

Espinar, que accedió a sus cargos en la caja a propuesta del PSOE, ha defendido su inocencia cuando su abogado le ha preguntado si ha devuelto el dinero que había gastado con ese medio de pago. El exvicepresidente ha subrayado el esfuerzo que le costó reunir el dinero que debió pagar en el juzgado como fianza para las indemnizaciones derivadas de su supuesto delito. El expolítico socialista ha asegurado que le costó muchos meses ahorrar ese dinero, justo después de afirmar que no se consideraba un "chorizo".

Espinar ha explicado que las tarjetas de los consejeros eran de libre disposición y no para gastos de representación, porque entendía que los consejeros no podían representar a la caja individualmente, al corresponder esa labor al presidente ejecutivo y al consejo en su conjunto. También ha asegurado que estaba convencido de que no había nada ilegal en el uso de esos medios de pago y que suponía que los certificados de haberes y retenciones que le entregaba cada año la caja eran correctos e incluían los gastos. Después ha añadido que nunca tuvo acceso a los extractos de la tarjeta porque su titular era Caja Madrid y él era únicamente uno de los beneficiarios.

Espinar fue uno de los consejeros que siguieron usando su tarjeta durante un tiempo tras cesar de su cargo en el consejo en la entidad

Espinar fue uno de los consejeros que siguieron usando su tarjeta durante un tiempo tras cesar de su cargo en el consejo. Cuando el fiscal Alejandro Luzón le ha preguntado por qué, ha respondido que era una norma interna no escrita de la entidad. Después, a preguntas de su abogado, José María Mohedano, ha cargado contra el listado de gastos de todos los consejeros y directivos facilitado por Bankia. "No creo que esa hoja Excel sea un trabajo meritorio y realizado desde una perspectiva profesional suficiente", ha dicho.

El exconsejero de Caja Madrid José Manuel Fernández Norniella. (EFE)
El exconsejero de Caja Madrid José Manuel Fernández Norniella. (EFE)

Tras Espinar, le ha tocado el turno al exsecretario de Estado de Comercio con el PP José Manuel Fernández Norniella, también exvicepresidente de Caja Madrid y de Bankia. Norniella ha insistido en que la tarjeta de Caja Madrid era parte de su retribución. Después, Luzón le ha preguntado por la que recibió tras la fusión que dio lugar a Bankia y que usó entre febrero y mayo de 2012. El fiscal le ha preguntado si la premura con la que se emitieron se debía a la entrada en vigor del decreto que limitó los sueldos de los consejeros de las cajas. "Mi humilde opinión es que no", ha respondido.

También ha asegurado que el límite mensual de 12.000 euros de esas tarjetas, emitidas, además de a su favor, al de Rato, Sánchez Barcoj y Francisco Verdú (que no la usó, al considerarla una "mala praxis bancaria"), no lo había conocido hasta el inicio del juicio. A preguntas de su abogado, ha asegurado que en los dos meses que tuvo esa tarjeta gastó 9.700 euros.

Después, ha relatado que devolvió a Bankia la indemnización que se le entregó tras su salida de la entidad, que superaba los 200.000 euros, los 9.700 que había gastado con su tarjeta y entregó otros 175.000 más en el juzgado porque el fiscal entendía que había satisfecho su deuda "solo parcialmente". Cuando su defensor le ha preguntado que por qué lo hizo, es cuando Norniella ha roto a llorar. "Hoy vengo aquí humilde, pero cuando fui a declarar al juzgado lo hice humillado".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios