LAS OBRAS EN MARQUÉS DE SALAMANCA AÚN NO HAN COMENZADO

Exteriores funde 127 millones en alquiler mientras su sede histórica sigue vacía

Once años han pasado desde que el ministerio se trasladó, de urgencia, a las Torres Ágora, propiedad primero de Colonial y ahora de IBA Capital, por las que paga cerca de ocho millones anuales de alquiler

Foto: Exterior del histórico palacete de la Plaza del Marqués de Salamanca en Madrid. (P. López Learte)
Exterior del histórico palacete de la Plaza del Marqués de Salamanca en Madrid. (P. López Learte)

El 23 de febrero de 2004, sin previo aviso, los funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores encontraron sus mesas vacías. Una nota les informaba de que la sede del ministerio se había trasladado, "de forma provisional", desde el histórico palacete de la Plaza del Marqués de Salamanca, en el madrileño barrio de Salamanca, hasta las Torres Ágora, al norte de Madrid, muy cerca de la estación de Chamartín. 

La mudanza se consumó en una noche debido a las quejas de algunos trabajadores de las plantas superiores, que denunciaban emanaciones de naftaleno, un material que se empleó para revestir los tejados y cuyos gases provocan enrojecimiento y picor en la piel y las mucosas corporales, además de naúseas y mareos a medio plazo. Fue personalmente la ministra Ana Palacio quien, después de minimizar durante meses el impacto del químico sobre la salud, ordenó un traslado inminente sin esperar a los informes detallados sobre la situación.

Sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La idea era simple: ocupar las Torres Ágora, dos edificios de 14 plantas propiedad primero de Colonial y ahora de IBA Capital, durante un tiempo no superior a cuatro años, el peor de los escenarios previstos para la reconstrucción del edificio de Marqués de Salamanca. La obra implicaba un vaciado interno sin tocar las fachadas, protegidas por Patrimonio, con la posibilidad de ganar tres o cuatro plantas extra. 

Desde entonces han pasado por la cancillería española Miguel Ángel Moratinos, Trinidad Jiménez y José Manuel García-Margallo, populares y socialistas, pero las obras aún no han comenzado. Como atestiguan las imágenes captadas por El Confidencial esta misma semana, el palacio se encuentra en situación de completo abandono, lejos de enfilar la "recta final" de su recuperación, como indican fuentes oficiales del ministerio.

[Pinche aquí para comprobar el estado de abandono del edificio] 

Estado actual del interior del edificio. (P. L. L.)
Estado actual del interior del edificio. (P. L. L.)

A tenor de lo prometido por García-Margallo en los albores de la legislatura, las máquinas de Tragsa, adjudicataria de la reforma, deberían haber comenzado a trabajar a finales de 2014, o en febrero de este año como muy tarde. No obstante, la licencia no se solicitó hasta septiembre del pasado año, y en este momento es el Ayuntamiento de Madrid el que tiene que dar luz verde al proyecto, especialmente peliagudo al tratarse de un edificio que goza de la máxima protección de Patrimonio Nacional. De haberse cumplido los plazos, el palacete volvería a albergar a los 1.200 funcionarios de Exteriores hacia 2017, aunque cabe inferir que, tras los retrasos, el regreso se extenderá aún más en el tiempo.

El esperpento, que va camino de alcanzar el duodécimo año, se ha llevado por delante más de 120 millones de euros públicos en concepto de alquileres a particulares. La renta que Exteriores paga por las Torres Ágora es completamente opaca, aunque distintas fuentes la sitúan entre cinco y ocho millones de euros anuales.

Fuentes diplomáticas sostienen que se renegoció a la baja en 2012, coincidiendo con la llegada del Gabinete Rajoy a Moncloa, y así se refleja en la partida de los Presupuestos Generales del Estado para la Dirección General de Exteriores. En la misma operación se habría abaratado el edificio de Asuntos Consulares, en la calle de Ruiz de Alarcón, por el que estaría pagando el ciudadano algo más de un millón de euros al año.

Como muestra el gráfico inferior, los gastos de alquiler del ministerio se multiplican por 15 tras el abandono del palacio de Marqués de Salamanca y la ocupación de los dos inmuebles privados hasta los 127 millones desde 2005. De haberse actuado con premura, los diplomáticos habrían regresado al palacio en 2008 y el gasto acumulado estaría por debajo de los 40 millones de euros.

El "quebranto a las arcas públicas" que tanto temían los sindicatos de Exteriores se ha producido de forma superlativa. Ellos, que siempre apostaron por remodelar la sede histórica en el menor tiempo posible, alcanzaron cotas de frustración históricas con el "peregrinaje mental por Madrid" de Moratinos, que puso sobre la mesa hasta cuatro edificios distintos, "uno por cada copa de navidad", todos ellos públicos, para finalmente no resolver nada y dejarle la patata caliente en herencia a García-Margallo.

El popular, que desde el primer minuto mudó su despacho al Palacio de Santa Cruz, ubicó unos paneles en la entrada de las Torres Ágora en los que se mostraba el estado final de las obras de la nueva sede, aunque recientemente los ha retirado por las chanzas de los funcionarios, hartos de promesas que nunca llegan a cumplirse. La creencia popular sostiene que el Gobierno valoró hacer caja con el solar de Chamberí hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria a partir de 2008.

Los accesos están inoperativos y necesitarán reeemplazarse.
Los accesos están inoperativos y necesitarán reeemplazarse.

Los funcionarios denuncian la escasa versatilidad de las Torres Ágora. Dicen que se diseñaron para albergar espacios de trabajo diáfanos, muy alejados del quehacer compartimentado de los diplomáticos, de forma que el espacio central de cada planta queda desaprovechado porque nadie quiere un despacho sin acceso a luz natural. Además, García-Margallo se ha visto obligado, por la ausencia de transporte público en la zona, a activar tres lanzaderas hacia el centro de Madrid que se llevan otros 100.000 euros anuales del erario. "¡Y encima no funcionan los viernes por la tarde!", remachan desde el ministerio.

En ninguno de los cálculos anteriores figura el coste de reforma del palacio de Marqués de Salamanca, que se estima en 60 millones de euros. Exteriores considera que el dispendio vendrá compensado por la venta de un solar en la calle Padre Damián, propiedad de Hacienda y valorado en 100 millones de euros. Sin embargo, y pese a que numerosos particulares han mostrado interés en comprarlo, el terreno todavía no ha cambiado de propietario.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios