España paga casas de lujo a dos embajadoras descontentas con la residencia oficial
  1. España
nos cuesta más de 350.000 euros al año

España paga casas de lujo a dos embajadoras descontentas con la residencia oficial

Dejaron sus residencias oficiales y se mudaron a apartamentos de lujo alegando humedades, muebles viejos y condiciones insalubres. Mientras, las mansiones permanecen desocupadas

El erario español gasta cientos de miles de euros anuales en complacerel refinadopaladardedos embajadoras destinadas enpaíses con relativo interés estratégico.Julia Alicia Olmo y Romero (Angola) y María del Carmen Moreno Raymundo (Tailandia) no estaban contentas con lasresidencias oficiales asignadas con el cargoy han movido todos los hilos a su alcance hasta conseguirmudarse a inmuebles de lujo sufragados por el Ministerio de Exteriores.

Según diferentesfuentes consultadas por El Confidencial, la primera aterrizó en Luanda en 2012 y nada más llegar se mostró disgustada con el estado de la vivienda oficial asignada. "Llamó a Madrid diciendo que la casa tenía humedades y que no podía vivir ahí”, recuerdan. Desde la Subdirección General de Asuntos Patrimoniales le ofrecieron con insistencia realizar las reformas necesarias al inmueble, alquilado en régimen especial al gobierno angoleño y por el que España sólo pagaunos mil euros al mes de alquiler.(Vea las imágenes de lacasade lujo)

Se negó a vivir en la mansión de tres plantas y 1200 metros cuadrados a su disposición

Después de insistir mucho y movilizar a sus apoyosen Madrid (en especial al ex-subsecretario Rafael Mendívil),laembajadora recibió autorización para alquilar otra viviendaenun edificio cercano y de características similares, aunque reformado y mejor decorado. Fuentes consultadas valoran en unos25.000 euros mensuales el arrendamiento de dicho inmueble.

Angola no es un país con gran valor estratégico para España, perola embajada de Luanda es una de las más codiciadas por los diplomáticosgracias a la suma de los complementos (módulos). Entre ellos el depeligrosidad, que permanece congelado aunque la guerra civil acabó hace una década.

De hecho, datos obtenidos por El Confidenciala través del Portal de Transparencia demuestran queLuanda es la segundaembajada mejor retribuida(246.000 euros al año se embolsa la embajadora), sólo por detrás de lade Bagdad.

Reforma de medio millón de euros

Otro caso que indigna dentro del ministerio es el protagonizado por la embajadora María del Carmen Moreno, nombrada a finales de 2012, y quien tambiénse negó a vivir en la mansión de tres plantas y 1.200 metros cuadrados a su disposición en el centro neurálgicode la ciudad, no lejos del Lake Rajada Building, el céntrico rascacielos donde se encuentra localizada su sede diplomática.

Moreno alegó que la casa estaba en condiciones deporables y exigió una reforma urgente. Desde el ministerio respondieron enviando a un arquitecto que no consideró prioritaria la obra y que, en consecuencia,presupuestó en pocas decenas de miles de euros una reforma suficiente como para devolverle sulustre original.

A pesar de ello, se impuso otro informeelaborado personalmente porla propia embajadora y en el quese concluía que la residencia es "inhabitable" por cosas como elmal estadode sus muebles.En 2014, Exteriores accedió a presupuestar cerca de 500.000 euros para emprender una reforma total del inmueble que, sin embargo, todavía no ha comenzado.

Los trabajadores del servicio doméstico siguen acudiendo a la mansión vacía y dos de ellos pernoctan dentro

"La residencia es comoun campo de fútbol, enorme.La parteen la que se recibe a invitados y visitasestáperfecta, así que el problema no era la imagen de España. La zona privadasí sehabía quedado un poco vieja porqueel edificio lo compraron en 2001. Pero en absoluto es inhabitable. Además, teniendo tres pisos se podría haber reformado cómodamente mientras se vivía dentro.Al embajador anterior, por ejemplo, no le escuché quejarse ni una sola vez", explica un miembro de la comunidad española en Bangkok que ha estado varias veces en el edificio en los últimos años.(Vea las imágenes de las casasde lujo)

Durante meses, Morenobarajó opciones para solucionar su problema personal. "Le ha dado muchas vueltas.Ha sido su gran obsesión durante el tiempo que lleva en Bangkok, la tarea a la que más tiempo le ha dedicado. Ha compradomuebles y elementos decorativos carísimos, algunos de los cualesfueron enviados desdeEspaña y están en un almacén. Es un derroche constante", aseguran.

A finales de 2013 alquilópor unos 4.000 euros al mes (siempre a cuentadel ministerio)una suiteen el Oriental Residence, un edificio gestionado por una de las cadenas de hoteles más caras del Asia, MandarinOriental, y situado en Wireless Road, la avenida más exclusiva de Bangkok.El Confidencial confirmó con personal del hotelque la embajadora sigue alojándose ahí y que vive sola. Según el tarifario facilitado, el apartamento que más se ajusta al gasto que aparece en el contrato equivale a una suite de unos 100 metros cuadrados en un rascacielos con piscina privada, sauna, gimnasio y servicio de habitaciones 24 horas.

Residencias vacías

Mientras tanto,la residencia oficial deBangkok está en desuso y sus 1.200 metros cuadradoslanguidecen,aunque siguen acudiendo los trabajadores contratados para elservicio doméstico, de los cuales al menos dos pernoctan allí.

El Confidencial intentó contactar con las dos embajadoras por teléfono y correo electrónico para conocer su versión de los hechos, pero al cierre de esta edición no había obtenido ninguna respuesta. Por su parte,desde la Oficina de Información Diplomática se limitaron a remitir al Portal de Transparencia.

Los respectivos alquileres han disparado los gastos del capítulo "arrendamiento y cánones" en lospresupuestos deambas embajadas,a los que tuvo accesoEl Confidencial. En el caso de Bangkok, se pasó de los 0 euros en 2012 a los 169.739 registrados en 2014. En Angola, se pasó de menos de 250.000 en 2011 a 563.000 el ejercicio pasado. Un incremento notable y en plena crisis económica.

Mientras nos racionan hasta los cuadernos algunos dilapidan el dinero en caprichos

Arrendar inmuebles en ciudades en las que España cuenta con patrimonio es una de las críticas más recurrentes que recibe el Servicio Exterior español.En concreto, el ministeriocostea alquileres por encima de los 50.000 euros al año en trece ciudades donde posee edificios en propiedad. Estos arrendamientossumaron un total de 3,17 millones de euros en 2014.

"Mientras nos racionan hasta los cuadernos ylos recortes afectan el desempeño de la diplomacia española, algunos dilapidanel dinero en caprichos con el apoyo de sus amigos en altos cargos.Y luego no somos capaces de estar en países donde hacemos falta, donde tendríamos que tener más presencia, por ejemplo en Asia Central o el Caúcaso", se queja una de las fuentes consultadas.

[Lea aquí nuestro reportaje especial'La gran familia del servicio exterior:privilegios, sueldazos y amiguismo']

Angola Bangkok Ministerio de Asuntos Exteriores Embajadas
El redactor recomienda