“La marca no vende”: PP y PSOE preparan campañas electorales personalistas
  1. España
municipales con Rajoy y sánchez en retaguardia

“La marca no vende”: PP y PSOE preparan campañas electorales personalistas

PP y el PSOE apostarán en las próximas elecciones municipales por las personas, no por las siglas. Además, sus dos líderes, Rajoy y Sánchez, se quedarán en la retaguardia

placeholder Foto: Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. (Efe)
Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. (Efe)

La campaña de las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo será la más personalista que han hecho nunca los dos partidos de Gobierno, el PP y el PSOE. Estará volcada como nunca en sus alcaldes y candidatos locales, con las siglas en segundo plano y los jefes de las dos formaciones, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en la retaguardia. “La marca no vende ni suma”, reconocen populares y socialistas ante su desgaste. La legión de ediles con gestión contrastada en los ayuntamientos es la baza del PP para volver a ganar los comicios y frenar a Ciudadanos, que sí tiene marca de moda, pero no candidatos de peso ni conocidos.

Rajoy aceptó las nuevas aspiraciones de Esperanza Aguirre de optar a la alcaldía de Madrid y Sánchez disolvió la dirección de su partido en Madrid para quitar a Tomás Gómez y poner en la lista a Ángel Gabilondo. Las dos decisiones fueron traumáticas (el presidente del Gobierno se impuso a la opinión del aparato de su partido) y demostraban desde antes de las elecciones andaluzas la apuesta decidida del PP y del PSOE por dar prioridad en las municipales a la figuras de los candidatos sobre el tirón de sus partidos.

El jefe del Ejecutivo se la juega en Madrid con la principal figura de su oposición interna en el PP (capaz de hacer campaña en contra de Rajoy) y el secretario general de los socialistas con un catedrático de metafísica, independiente y ex ministro de José Luis Rodríguez Zapatero.

Susana Díaz ya hizo el ensayo general en los comicios autonómicos adelantados en Andalucía de campaña personal, andalucista, con el PSOE disimulado en todo momento y sin Pedro Sánchez, salvo de visita y a última hora. Sin embargo, Rajoy, el Gobierno y la dirección del PP se volcaron en el apoyo al candidato Juan Manuel Moreno.

El resultado de los comicios fue un desastre para los populares, pero sus responsables no echan la culpa a esa constante presencia del jefe del Ejecutivo. Sostienen que era imprescindible para promocionar (para que saliera en las televisiones) a Moreno. Otra cosa es que el candidato no tuvo tiempo de darse a conocer antes porque Rajoy tardó más de un año en decidirse a nombrarlo.

Las campañas de Aguirre, Cifuentes, Gabilondo y Antonio Miguel Carmona en Madrid van a ser casi tan personalistas como la de Díaz en Andalucía por decisión de sus protagonistas e interés de las direcciones de sus partidos. Rajoy y Sánchez aparecerán lo mínimo en los carteles y diluirán su presencia en los mítines imprescindibles como el de cierre, y de invitados, no como protagonistas. Actos sectoriales, debates, vídeos y “mucha presencia en las redes” de los candidatos serán el plato fuerte de la pugna electoral, apuntan en fuentes del PP.

Gabilondo, en cuarta posición de los sondeos

La precampaña en Madrid da las primeras pistas de lo que se generalizará en los próximos días. Aguirre, Cifuentes y Carmona están a todas horas en los medios de comunicación y con sus particulares discursos de “versos sueltos” en sus partidos. Gabilondo es un enigma en todos los sentidos por su falta de actividad pública e inexperiencia política. El último sondeo que maneja el PSM ha desatado las alarmas internas. Carmona, más conocido por su presencia en los medios como tertuliano, figura en segundo lugar en las municipales, con un 21% en intención de voto y a tres puntos del PP. Pero Gabilondo no levanta los datos de Tomás Gómez, deja a los socialistas por debajo del 14% y sitúa al PSOE hasta en cuarto lugar, por detrás de PP, Podemos y Ciudadanos.

El Partido Popular aplicará una campaña basada en la figura de cada candidato en sus plazas fuertes autonómicas y municipales

El PP aplicará el mismo tipo de campaña muy basada en la figura de cada candidato en sus plazas fuertes autonómicas y municipales, donde considera que ha hecho una mejor gestión y repiten los mismos presidentes y alcaldes de 2011. Son los casos de Luisa Fernanda Rudi (Aragón), Juan Vicente Herrera (Castilla y León), Pedro Sanz (La Rioja), José Antonio Monago (Extremadura), José Ramón Bauzá (Baleares), Ignacio Diego (Cantabria) o la secretaria general, María Dolores de Cospedal (Castilla-La Mancha).

Aún más personalistas, “cercanas” y centradas en el trato directo con los ciudadanos serán las campañas de los alcaldes, con Rita Barberá (Valencia) al frente como la figura del municipalismo del PP más veterana en el cargo. Según insisten los responsables de coordinar la campaña desde Génova, rendir cuentas en cada institución autonómica o local será su gran baza para mantener la actual hegemonía en el poder regional y municipal. Los candidatos, conocidos y con experiencia -dicen- tienen que ser su ventaja ante el fenómeno que más les preocupa: Ciudadanos.

La formación de Albert Rivera se estrena fuera de Cataluña y Andalucía, carece de estructura en la mayor parte de España y tendrá problemas para presentar listas. Como reconocen en la dirección del PP, el problema añadido que tienen ante los comicios del 24 de mayo es que además de repescar a muchos de sus antiguos electores de la abstención, objetivo en el que fracasaron en las europeas, ahora tienen que convencerlos de que no vayan a votar a Ciudadanos.

Elecciones Municipales y Autonómicas 2015 Mariano Rajoy Pedro Sánchez Susana Díaz Partido Popular (PP) José Manuel Moreno Esperanza Aguirre Ángel Gabilondo
El redactor recomienda