Sánchez Barcoj acusa a Bankia de “falsear” el informe que destapó las 'black'
  1. España
VENDETTAS AL DESCUBIERTO

Sánchez Barcoj acusa a Bankia de “falsear” el informe que destapó las 'black'

En un duro escrito en el que solicita al juez una serie de diligencias, el exdirector financiero de Bankia hace un duro alegato contra la entidad por destapar el asunto de las tarjetas opacas con datos falsos

placeholder Foto: El exdirector general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj (EC)
El exdirector general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj (EC)

El exdirector financiero de Bankia (ver cotización), Ildefonso Sánchez Barcoj, acusa a la entidad para la que trabajó por el “falseamiento deliberado” de la información que remitió al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y este a la Fiscalía, que provocó que se destapara el escándalo de las tarjetas 'black' con las que 85 consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia se gastaron más de 15 millones de euros.

En un duro escrito en el que solicita al juez una serie de diligencias, y al que ha tenido acceso El Confidencial, Sánchez Barcoj, imputado en esta pieza separada, hace un duro alegato contra Bankia por destapar el asunto de las tarjetas opacas con datos falsos. Primero, miente cuando dice que fue él quien aprobó esas tarjetas y quien se las entregó a los usuarios como responsable del Departamento de Medios en Bankia.

En 2012 ni tenía ya ninguna competencia ni en el departamento de Medios ni en Contabilidad, motivo por el cual no podía participar en ninguna de las fases del circuito, además que desmiente que fuera emitidas al margen de la contabilidad oficial. “Esas funciones habían sido atribuidas en Bankia a otros directivos, como debería saber el director de Auditoría”. También miente el autor del informe, Iñaki Azaola, según el escrito del imputado, cuando afirma que la gestión de estas tarjetas, se realizaba y gestionaba de forma separada al resto de tarjetas de empresas de la entidad.

Sánchez Barcoj aprovecha para tirar los balones sobre el tejado del Consejo de Administración. Era el propio Consejo, y si no el presidente, el que aprobaba esas tarjetas. De todos los que han desfilado ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ninguno de ellos ha dicho que fuera él quienes le entregaran las tarjetas. Solo lo señalaron el director del Gabinete del presidente, Luis Gabarda, y el gerente de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, personas ambas “estrechamente vinculadas organizativamente” al presidente, Miguel Blesa primero y Rodrigo Rato después, “probablemente con el propósito de no perjudicarle, aunque su afirmación se encuentra en contradicción con la de todos los demás y, sobre todo, con la lógica de las funciones atribuidas, en las que las facultades de disposición solo las tenía atribuidas el Consejo de Administración y en su caso el presidente, por lo que únicamente éste podía decidir la personas del beneficiario y el límite del gasto que podía realizar”.

El Consejo de Administración, en la picota

En Caja Madrid, la “facultad de atribuir a determinados directivos el derecho de disponer de fondos, mediante el uso de las tarjetas, en cuyos límites cuantitativos constituían 'retribuciones', de naturaleza salarial, se reservó al Consejo de Administración y, por delegación de éste, a su presidente. Esta facultad nunca fue delegada a ningún directivo, ni a ninguna 'unidad operativa'”. Tampoco, por tanto, según Sánchez Barcoj, “en la dirección de Medios ni en la dirección financiera, como, maliciosamente, parece que Bankia pretende afirmar en sus dos informes de auditoría, confundiéndolas deliberadamente con las tarjetas para gastos de representación de las que disponían también esos mismos directivos y otros muchos”.

A lo largo de la instrucción de este asunto, el magistrado ha citado a declarar en calidad de imputados tanto a los consejeros como a los directivos que hicieron uso de esas tarjetas. Todos y cada uno de ellos se han desvinculado se ser los responsables de la autorización de esas tarjetas. Los miembros del Consejo, en contra de la versión de Sánchez Barcoj, insistieron ante Andreu que se trataba de una política de hechos consumados. Recibieron la tarjeta pero no pasó primero por el Consejo de Administración para su aprobación, afirmación que pone en duda la Fiscalía Anticorrupción al entender que este órgano es el responsable de la política retributiva de la entidad.

Por otro lado, sostiene el imputado que el banco miente cuando dice que su Auditoría interna desconocía el uso de esas tarjetas y fue al tener conocimiento cuando iniciaron una investigación y lo remitieron al FROB. Si Auditoría interna de Bankia no revisó nunca la cuenta desde la cual se pasaban los gastos de esas tarjetas “incumplió claramente una de sus funciones principales, sobre todo si se tiene en cuenta que era la primera referencia de consulta para toda la organización”. El director corporativo de la Auditoría interna, Iñaki Azaola, persona que firmó el informe sobre las tarjetas 'black', “no puede afirmar que ninguno de los órganos del banco expresamente citados (Auditoría interna, fiscal, dirección financiera, secretaria general y contabilidad) u otros, tuviera constancia de tarjetas emitidas al margen del circuito económico”.

En el informe que elabora Azaola en junio del pasado año, se afirma que las tarjetas de crédito fueron “emitidas al margen del círculo establecido con carácter general y ordinario del banco y que eran pertenecientes a consejeros y directivos de Caja Madrid”, utilización que se llevó a cabo al margen del conocimiento de los órganos de control de Bankia. Ante estas acusaciones de Bankia, el que fuera director financiero de la entidad denuncia en su escrito “el intento de confundir las facultades de asignación del uso entre tarjetas bien distintas, que parece ser uno de los propósitos, o finalidades, perseguidas en el informe de auditoría”.

Ildefonso Sánchez Barcoj Noticias de Bankia Caso Bankia
El redactor recomienda