PUESTA EN MARCHA DE LAS 'INICIATIVAS CIUDADANAS'

Las bases de Podemos intentan que la cúpula no acumule los cargos

Tras la puesta en marcha de los mecanismos de participación interna, con cinco meses de demora, los militantes proponen que se cumpla con el principio de "una persona, un cargo"

Foto: El secretario general de Podemos, junto a Carolina Bescansa, Luis Alegre y Juan Carlos Monedero, durante la 'marcha del cambio' del pasado 31 de enero. (EFE)
El secretario general de Podemos, junto a Carolina Bescansa, Luis Alegre y Juan Carlos Monedero, durante la 'marcha del cambio' del pasado 31 de enero. (EFE)

Los militantes de Podemos están habilitados desde esta semana para elevar formalmente propuestas a la dirección. Tras más de cuatro meses esperando a que se pusiese en marcha este mecanismo de participación, una de las primeras reivindicaciones realizadas por las bases pasa por ponerle freno a la acumulación de cargos que se está dando en el seno de la organización. “Una persona un cargo” como principio ético al que se había comprometido verbalmente el secretario general Pablo Iglesias, y al que aluden los propios estatutos del partido.

“La concentración de cargos en una misma persona no va con el ADN de Podemos”, argumentan los impulsores de la iniciativa, para quienes “hay mucha gente capacitada para ejercerlos en el partido”. La propuesta ha pasado el primer filtro que exige el reglamento interno, esto es, recabar el apoyo del 0,2% de los inscritos en el partido (355.000 a día de hoy). Sin embargo, para que finalmente se desarrolle la propuesta y sea sometida a referéndum vinculante, deberá contar con el aval del 10% de los inscritos o del 20% de los círculos (todavía en proceso de validación oficial).

La demora en la puesta en marcha de las denominadas “iniciativas ciudadanas” invalida de facto la intencionalidad de la propuesta, al llegar una vez concluidos los procesos de constitución orgánica, tanto a nivel estatal como autonómico y municipal. Su aprobación no serviría para “frenar el ansia viva por acumular cargos de algunas personas”, su objetivo inicial, aunque se tendría en cuenta para los próximos procesos de elección de cargos orgánicos, dentro de tres años.

Entre el núcleo de personas que más cargos ocupan destaca el grupo de afinidad de Pablo Iglesias, que ya estuvo al frente del equipo técnico del partido hasta su asamblea constituyente. Luis Alegre, responsable del mentado equipo técnico que organizó la asamblea de Vistalegre, es miembro de consejo de coordinación, compuesto por diez personas de la máxima confianza del secretario general, nombradas directamente por Pablo Iglesias, además de ocupar el un puesto en el consejo estatal y ser el secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid.

La catalana Gemma Ubasart, vieja amiga del secretario general, es secretaría de Plurinacionalidad y Políticas Públicas para el Cambio, además de ser la secretaria general de Podemos en Cataluña y ocupar un asiento en la ejecutiva nacional del partido. En el proceso de primarias internas, Ubasart fue la candidata oficialista que contó con el respaldo del secretario general frente a los críticos.

Íñigo Errejón, Luis Alegre, Pablo Iglesias, Gemma Ubasart, Sergio Pascual y Tania González. (EFE)
Íñigo Errejón, Luis Alegre, Pablo Iglesias, Gemma Ubasart, Sergio Pascual y Tania González. (EFE)

Otros de los militantes que simultanean cargos importantes en el partido son Jesús Montero (consejo estatal y secretario general de Podemos en la ciudad de Madrid), Juan María Expósito (consejo estatal y secretario general en Cáceres), Isabel Franco (consejo estatal y consejo municipal de Sevilla), Mari Carmen Romero (consejo estatal y consejo municipal de Sevilla), Raimundo Viejo (consejo estatal y consejo municipal de Barcelona), Paula Baeza (consejo estatal y consejo municipal de Toledo), Luis Ángel Aguilar (consejo ciudadano y consejo municipal de Albacete), Ana Terrón (consejo estatal y consejo municipal de Granada) y Pablo Fernández (comisión de garantías y consejo estatal).

Un reglamento pendiente de desarrollo

En la lista de los militantes que simultanean cargos se encuentran también liberados a sueldo del partido. Este es el caso de Beatriz Rilova y Lucía Ayala. La primera percibe un sueldo neto de 1.500 euros como responsable de extensión territorial en Cataluña, que compagina con sus puestos en la ejecutiva estatal y en el consejo municipal de Barcelona, para el que ocupó el primer puesto de la lista oficial. La segunda, que será diputada en el Parlamento andaluz, ha sido la asistente local de la eurodiputada Lola Sánchez, con un sueldo neto de 1.290 euros, trabajo que simultaneó con un asiento en el consejo estatal y otro en la ejecutiva local de Almería, para cuyas primarias ocupó el segundo puesto de la lista Claro Que Podemos.

El europarlamentario que ha sustituido a Teresa Rodríguez en Bruselas, Miguel Urbán, también arremetió contra la acumulación de cargos el pasado mes de enero, durante la campaña de primarias en Madrid, al considerar que “hay gente muy buena como para que una persona tenga más de una responsabilidad”. “Nuestra propuesta es la de ‘una persona un cargo’, y así lo hemos aplicado”, zanjó en referencia a la lista alternativa que configuró para disputar la secretaria general de Madrid a Luis Alegre.

Los consejos municipales, constituidos el pasado mes de enero, tenían el mandato de la asamblea constituyente de desarrollar un reglamento con las incompatibilidades entre cargos, un deber con el que todavía no se ha cumplido y que se reitera en la disposición transitoria octava: “El Consejo Ciudadano desarrollará un régimen de incompatibilidades para el ejercicio de cargo público u organizativo. Este régimen incluirá incompatibilidades de orden personal, civil y político y será de obligado cumplimiento para el ejercicio del derecho al sufragio pasivo”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios