granados pidió que le dieran contratos

Un capo de Púnica se reunió en Génova con dirigentes del PP en plena campaña de 2011

La Guardia Civil aún está investigando las ramificaciones de la trama Púnica pero los datos que recopiló el pasado 27 de octubre en la primera fase de la operación ya apuntan a que la red había logrado infiltrarse en la estructura del PP

Foto: Dos agentes de la Guardia Civil escoltan a un detenido durante la Operación Púnica. (EFE)
Dos agentes de la Guardia Civil escoltan a un detenido durante la Operación Púnica. (EFE)

El Grupo de Delitos contra la Administración de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sigue investigando las ramificaciones de la trama Púnica, pero los datos que recopiló el pasado 27 de octubre en la primera fase de la operación son suficientes para concluir que la red logró infiltrarse en la estructura del Partido Popular y cerrar negocios utilizando su cobertura siguiendo un esquema parecido al del caso Gürtel. Según ha podido saber El Confidencial, uno de los principales cabecillas de la organización desmantelada por el Instituto Armado, Alejandro de Pedro Llorca, llegó a mantener una reunión secreta con dirigentes del PP en el cuartel general del partido para intentar conseguir nuevos contratos para su trama.

La cita se celebró en la primera planta de Génova, el lugar en el que se encuentran las dependencias centrales del PP de Madrid, y se produjo en plena campaña electoral de los comicios municipales y autonómicos de mayo de 2011. Según fuentes próximas a la cita, además de Pedro Llorca, participaron en la reunión el entonces secretario general del PP madrileño y consejero de Presidencia, Francisco Granados, y la actual consejera de Educación, Juventud y Deportes y secretaria ejecutiva de Comunicación del PP autonómico, Lucía Figar. También estuvieron presentes alcaldes y candidatos de la formación en esas elecciones.

El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados. (EFE)
El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados. (EFE)

Los testigos preguntados por este diario aseguran que el ex número dos de Esperanza Aguirre, en prisión provisional desde el pasado 30 de octubre por su presunta participación en la trama, fue el encargado de convocar la reunión. En teoría, Granados quería sólo que los candidatos del PP conocieran los servicios de consultoría y gestión de redes sociales que prestaban las empresas de Pedro Llorca –Madiva y Eico Online Reputation Managements– y valoraran la posibilidad de contratarlas para esa campaña electoral.

El interés de Granados

Pero los investigadores de la UCO sospechan que el exconsejero de la Comunidad de Madrid promocionó en realidad al presunto cabecilla de la red Púnica porque se quedaba con un porcentaje de sus ingresos. Granados incluso habría aprovechado su poder en el partido para incrementar los ingresos del empresario y, por tanto, los suyos. Después de todo, como secretario general del PP madrileño, tenía la última palabra en la confección de las listas electorales. Podía decidir quién se presentaba a los comicios y quién se quedaba fuera.

El propio Granados realizó la presentación de Pedro Llorca ante los dirigentes populares en la reunión de la primera planta de Génova. Como ya adelantó El Confidencial el pasado noviembre, el exconsejero pidió de forma explícita al resto de compañeros de partido que concedieran contratos a Pedro Llorca. Lo que se desconocía hasta ahora era que el empresario había participado personalmente en esa cita.

La información ha sido confirmada por varios asistentes al encuentro, a pesar del hermetismo que ha impuesto el PP de Madrid en torno a esa cita celebrada en sus dependencias centrales. De hecho, cargos electos populares que asistieron a la reunión han negado a El Confidencial la mera existencia de ese encuentro. Con todo, la reunión ha podido ser perfectamente acreditada.

 

Conexión con el PP

El episodio, que había permanecido oculto hasta ahora, probaría la estrecha relación que llegaron a tener los presuntos cabecillas de la trama Púnica con dirigentes del PP. La suficiente al menos como para promocionar la contratación de las compañías de la red corrupta en la propia sede de Génova sólo dos años después de que estallara el caso Gürtel, la otra gran trama que también encontró cobijo en los despachos de altos cargos populares.

Como también adelantó El Confidencial el pasado 10 de diciembre, Pedro Llorca no sólo consiguió ser recibido en Génova. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, también contrató a una de las empresas del imputado en la operación de la Guardia Civil para que se encargara del seguimiento de las noticias que se publicaban sobre su gestión y para mejorar su imagen en internet y en las redes sociales. La relación comercial se mantuvo hasta que estalló el escándalo. En total, el Gobierno autonómico abonó seis facturas por importe de 65.175,50 euros.

Asimismo, la consejera de Educación, Lucía Figar, presente en el encuentro que organizó Granados en Génova, también le encargó a Pedro Llorca la gestión de la comunicación online de su departamento. En concreto, el imputado en Púnica trabajó para Figar entre 2012 y 2014 y facturó por esos servicios un total de 81.084,88 euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios