gastó 223.900 euros

Spottorno mintió al Rey: sí cargó a su tarjeta gastos muy personales

Rafael Spottorno mintió el pasado miércoles cuando, tras comunicar al rey Felipe VI su renuncia como consejero privado, aseguró a través de un comunicado: "En ningún

Foto: Rafael Spottorno, en una imagen de archivo. (I.C.)
Rafael Spottorno, en una imagen de archivo. (I.C.)

Rafael Spottorno mintió el pasado miércoles cuando, tras comunicar al rey Felipe VI su renuncia como consejero privado, aseguró a través de un comunicado: "En ningún momento hice un uso indebido de la tarjeta de crédito que recibí al incorporarme a la Fundación Caja Madrid". Todo depende, claro está, de lo que el diplomático entienda por "uso indebido". 

¿Fue "indebido" que el ex jefe de la Casa del Rey cargase a la tarjeta opaca de la entidad decenas de miles de euros no sólo por comidas en restaurantes de lujo y viajes de avión en clase business -que sí podrían considerarse gastos de representación-, sino que utilizara también buena parte de esos fondos en peleterías, supermercados, electrodomésticos o tiendas de golf?

El que fuera hombre de la máxima confianza del rey Don Juan Carlos gastó 223.900 euros, a una media anual de 28.000 euros, durante la década que ocupó la presidencia de la Fundación Caja Madrid, justo antes de incorporarse a La Zarzuela como jefe de la Casa del Rey.

Spottorno presentó su renuncia menos de 24 horas después de que El Confidencial alertase de la comprometida situación en que había dejado a Don Felipe tras conocerse su implicación en el caso de las tarjetas VIP. El pasado 19 de junio, en su discurso de proclamación ante el Congreso, el monarca se comprometió a que su reinado sería "íntegro, honesto y transparente".

Spottorno fue un cliente asiduo de El Corte Inglés y de su cadena de supermercados. Pero también de las tiendas de bricolaje Leroy Merlin, de los establecimientos de ocio y cultura FNAC, de la cadena de informática y electrodomésticos Media Markt, de los talleres de reparación de automóviles Autodisco, de la editorial Espasa Calpe o de las tiendas de óptica Visionlab, además de un largo etcétera: zapaterías, tiendas de muebles, floristerías, camiserías, masajes filipinos, menaje del hogar o peleterías. Todos esos gastos los cargó a la tarjeta fantasma de Caja Madrid.

El ex jefe de la Casa del Rey también hizo cientos de operaciones de retirada de efectivo en cajeros automáticos, siempre en cantidades que oscilaban entre los 500 y los 700 euros; en total, extrajo 52.300 euros. Y gastó ingentes sumas de dinero en los restaurantes más exclusivos de Madrid: sus preferidos eran Jockey, Horcher, Club 31, Casa Lucio, Julián de Tolosa, Zalacaín o La Ancha. Las facturas iban desde unos cuantos cientos a miles de euros. Además, disfrutó, también con cargo a la tarjeta opaca, de fines de semana de esquí en los Pirineos o sesiones de masaje en la franquicia Bewell.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios