Spottorno no aguanta la presión y renuncia como consejero del Rey por las 'tarjetas VIP'
  1. España
'el confidencial' denunció ayer su situación

Spottorno no aguanta la presión y renuncia como consejero del Rey por las 'tarjetas VIP'

Rafael Spottorno, noqueado por el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid, arrojó anoche la toalla. El ex jefe de la Casa del Rey presentó

Foto: El exjefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno (GTres)
El exjefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno (GTres)

Rafael Spottorno, noqueado por el caso de las tarjetas opacas al fisco de Caja Madrid, arrojó ayer la toalla. El exjefe de la Casa del Rey no aguantó la presión y presentó a última hora de la tarde su renuncia como consejero privado de Felipe VI, menos de 24 horas después de que El Confidencial denunciase la delicada situación en que el diplomático, que cargó 223.900 euros a la tarjeta VIP de la entidad bancaria, había colocado al nuevo monarca, empeñado en rescatar a la Corona de los escándalos del pasado. El 19 de junio, en su discurso de proclamación ante el Congreso, se comprometió a que su reinado sería "íntegro, honesto y transparente".

Spottorno dedicó presuntamente una parte de esos 223.900 euros a gastos personales ajenos a su función directiva en la entidad, ahora Bankia. Sin embargo, el que fuera durante muchos años hombre de confianza de Don Juan Carlos aseguró anoche, a través de un comunicado remitido a la agencia EFE, que "desde ahora puedo adelantar que en ningún momento hice un uso indebido de la tarjeta de crédito que recibí al incorporarme a la Fundación Caja Madrid. La empleé para lo que, al entregármela, se me dijo que podía emplearla y en los términos y con los límites que se me fijaron".

Vídeo: Spottorno renuncia tras su implicación en el escándalo

El comunicado no lo menciona, pero fuentes muy cercanas a la Casa del Rey aseguran que Spottorno informó de su renuncia en primer lugar a Don Juan Carlos, con el que siempre ha mantenido una cercanía que nunca tuvo con Don Felipe. El diplomático ya estuvo a las órdenes del anterior jefe del Estado entre 1993 y 2002 como secretario general, y en 2011, tras su etapa en Caja Madrid, fue ascendido a jefe de la Casa del Rey. Hasta su cese en el cargo, el pasado 24 de junio, Spottorno nunca fue capaz de frenar la caída en picado de la imagen de la Corona, manchada por episodios como el caso Nóos, el safari de Don Juan Carlos en Botsuana o la relación de este con Corinna zu-Sayn Wittgenstein.

Tras afirmar que "de mi conducta respondo únicamente yo", Spottorno argumenta que renuncia como consejero privado de Felipe VI "para evitar cualquier malentendido y, más aún, cualquier intento de comprometer en este asunto la figura o la persona" del Rey, en alusión a las tarjetas opacas de Caja Madrid. Luego, en un lenguaje más ampuloso y recargado, añade: "He dedicado mis mejores esfuerzos, con la más sincera lealtad, en las honrosas responsabilidades que he ejercido en la Casa de su Majestad el Rey". Y concluye: "He solicitado al Rey que tenga a bien aceptar mi renuncia a desempeñar las funciones que, como consejero privado suyo, pudiera, en su caso, considerar encomendarme".

La renuncia de Spottorno como consejero real, forzada o no, ha supuesto un alivio para Don Felipe. El monarca no sólo ha tratado de enviar un nítido mensaje a la opinión pública de que no piensa tolerar los excesos y abusos del pasado, sino que, de paso, se ha desembarazado de un personaje incómodo con el que siempre mantuvo una relación fría y distante. Entre otras razones porque Felipe VI, partidario de que la Corona actuase con mayor rapidez y contundencia contra Iñaki Urdangarin para minimizar los daños causados a la institución por su cuñado, nunca compartió los tiempos marcados por Spottorno.

Tras ser relevado por Jaime Alfonsín como jefe de la Casa del Rey, el pasado 24 de junio, Spottorno pretendió seguir vinculado orgánicamente a la Zarzuela, integrándose en la estructura de apoyo que tendrá Don Juan Carlos, que aún está siendo perfilada, pendiente de los contactos que mantienen el Gobierno y el nuevo equipo de Don Felipe. Este, sin embargo, se opuso a los deseos del diplomático, según las fuentes consultadas por El Confidencial. A cambio, Felipe VI aceptó, casi a regañadientes, nombrar consejero privado al antiguo y fiel colaborador de su padre, por expreso deseo de este.

Rafael Spottorno Rey Felipe VI Casa Real Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda