LA CAPILLA YA ESTÁ ABIERTA AL PÚBLICO

El Príncipe homenajea a Suárez: "Es una gran pérdida. Hay que agradecerle todo"

El cortejo fúnebre con el féretro del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha llegado a las 10.00 horas al Congreso de los Diputados, que acoge su capilla

En el Salón de los Pasos Perdidos se respira un silencio denso. El propio de un momento histórico. Ni siquiera la larga hilera de ciudadanos que ha empezado a acceder al interior del Congreso por la Puerta de los Leones rompe el ambiente solemne que acompaña el adiós a esta “figura histórica”, como lo ha definido Miguel Herrero de Miñón, uno de los padres de la Constitución y expolítico de UCD, a su salida del velatorio. José Pedro Pérez Llorca, por su parte, lo ha comparado con Cánovas del Castillo, autor de la Restauración de Alfonso XII y arquitecto principal de aquella época histórica.

Los ciudadanos de a pie ya pueden rendir su último tributo al primer presidente de la Democracia y al hombre que devolvió la soberanía al pueblo español. La capilla ardiente con los restos mortales del expresidentes Adolfo Suárez se ha abierto al público a las doce del medio día en el histórico Salón de los Pasos Perdidos del Congreso, junto al hemiciclo en el que Suárez vivió los momentos más importantes de su corta pero histórica carrera política en la que, junto al Rey, consiguió transitar el tortuoso camino que iba del antiguo régimen a la Constitución de 1978.

Instalan en el Congreso la capilla de Adolfo Suárez

El Rey Juan Carlos, visiblemente afectado por el fallecimiento de quien fue su principal aliado durante la Transición, ha reconocido sentir “una gran pena” por la muerte del expresidente. El Príncipe Felipe, por su parte, que ha llegado en compañía de la princesa Letizia después de asistir al funeral del exalcalde de Bilbao Iñaki Azkuna, ha señalado que la muerte de Suárez "es una gran pérdida". "Hay que agradecerle todo", ha remachado. 

El monarca ha llegado al Congreso a las 10.50 de la mañana, poco después de que el ataúd de Suárez, cubierto con la bandera de España, llegase hasta la Carrera de San Jerónimo procedente de la Clínica Cemtro. A esa hora, los ciudadanos que ya hacían cola para poder despedirse del político de Cebreros, recibían al coche fúnebre al grito de “presidente, presidente” y con aplausos de tributo a su legado. Desde primera hora de la mañana, la cola ciudadana para ver por última vez a Suárez llegaba ya hasta la plaza de Neptuno y doblaba por el Paseo del Prado.

A primera hora de la mañana, el Gobierno, reunido en Consejo de Ministros extraordinario en el propio Congreso de los Diputados, ha aprobado el Real Decreto por el que se concede el collar de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, la más alta distinción honorífica entre las Órdenes civiles españolas. Después, ha sido el propio Rey Juan Carlos quien la ha depositado junto al ataúd de Suárez.

El Rey despide a Suárez

El cortejo fúnebre ha sido recibido en la Puerta de los Leones por los representantes de los poderes públicos y por los tres expresidentes vivos, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, en una imagen de unidad que no suele ser frecuente entre ellos. González y Mariano Rajoy han inclinado su rostro ante el paso del ataúd, portado por una decena de militares del Ejército de Tierra. Un gesto que luego han repetido, en la capilla ardiente, la mayoría de los políticos y expolíticos que se han acercado a acompañar a la familia del expresidente, encabezada por su hijo Adolfo Suárez Illana y sus hermanas. En el cortejo fúnebre, su hijo ha portado entre sus manos un estuche con el collar del Toisón de Oro con el que el Rey distinguió al duque de Suárez en el año 2008.

La escena constituía un verdadero cuadro de la Transición y de los inicios de la Democracia. Un verdadero desfile de personajes ya apartados de la primera línea que fueron protagonistas de una etapa clave de la historia reciente. La actual Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha recordado cómo, en aquella época, las poquísimas mujeres que se sentaban en el hemiciclo “asaltaban materialmente” a Suárez cada semana, en cada pleno, para pedirle que acabase con la discriminación de la mujer en el Código Penal y en el Código Civil. “Insistíamos todas las semanas y en todos los plenos y aquello se logró. Fue muy sensible hacia la condición de la mujer”, ha explicado.

Federico Mayor Zaragoza, exministro de Educación y Ciencia de la UCD, ha destacado que Suárez “fue capaz de hacer algo inverosímil e “inventó un nuevo futuro para España”. Tras pedir que se imite su obra política, ha destacado su capacidad para reconocer el pluralismo político con la legalización incluso del Partido Comunista, o su capacidad para llevar adelante la Constitución, de la que el capítulo VIII, el referente a las autonomías, quedó sin acabar. “Fue la sinfonía inacabada de Adolfo Suárez”, ha concluido.

A media mañana, poco antes de que la capilla ardiente fuera abierta al público, ha visitado el velatorio el clan Calvo Sotelo encabezado por la viuda del expresidentes, Pilar Ibáñez Martín acompañada por todos sus hijos. El expresidentes de las Cortes Landelino Lavilla ha recordado que Suárez fue “un presidente mucho más cabal de lo que se pudiera pensar”. “Juntos (el Rey y Suárez) hicieron las grandes operaciones que pusieron al país en la vía de su transformación política”, ha añadido.

Al Congreso se han dirigido, a lo largo de la mañana, cientos de personajes de la vida política española. Algunos ex de UCD como Rodolfo Martín Villa o José Pedro Pérez Llorca y Fernando Álvarez de Miranda y otros ligados a las últimas legislaturas: Javier Arenas, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Rodrigo Rato, María Dolores de Cospedal, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, varios presidentes autonómicos como Juan Vicente Herrera (Castilla y Léon), José Antonio Monago (Extremadura), Ignacio González (Madrid) o Luisa Fernanda Rudi (Aragón), el expresidente del Congreso, José Bono, el exministro de Industria Miguel Sebastián, el presidente del Consejo de Estado, Romay Beccaría o Iñaki Oyarzabal, entre tantos otros. Tampoco ha faltado el nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, que ha pasado varios minutos rezando de pie ante los restos del expresidente del Gobierno.

También han pasado por la capilla ardiente destacados periodistas como Carlos Herrera o el exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, quien acompañado de su mujer y de su hija Cósima, ha esperado hasta que el Rey ha abandonado el velatorio para entrar en el Congreso a saludar a la familia. A lo largo de la tarde, el rosario de políticos y personajes públicos que se han ido acercando hasta el Congreso ha sido intermitente y continuado. Entre ellos, han destacado importantes rostros de la política catalana como Artur Mas, Jordi Puyol o Pere Navarro, el también padre de la Constitución Miguel Roca, la viuda de Santiago Carrillo, Carmen Menéndez, o la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. La expresidenta ha querido recordar que "Suárez lo paso muy mal porque fue muy maltratado por todos, por la oposición y por los miembros de su partido", ha señalado. "Fue un ejemplo para todos, porque, para él, la concordia entre todos y unirlos en un proyecto común era el norte que él tenía y lo consiguió".

Herrero de Miñón ha puesto, por su parte, el broche histórico a la jornada recordando que las “figuras históricas no desaparecen nunca, permanecen siempre”. “Y ay del pueblo que no las supiera conservar”, ha concluido. Los españoles no parecen haberlo olvidado. Miles aguardan todavía su turno para pasar unos minutos ante el féretro del primer presidente de la Democracia. Según fuentes del Congreso, una media de 1.500 persona está accediendo al Palacio cada hora. Las colas llegan incluso hasta la Puerta del Sol doblando por varias calles de las inmediaciones del Congreso.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios