Es noticia
Menú
Las energéticas invitan ya a sus clientes de gas a irse antes de triplicarles el recibo con 2.000 € más
  1. Empresas
De 900 a 3.000 € al año por hogar medio

Las energéticas invitan ya a sus clientes de gas a irse antes de triplicarles el recibo con 2.000 € más

Grandes compañías como Iberdrola están enviando advertencias a sus clientes en que subrayan la posibilidad de rescindir contratos sin coste alguno. Mientras, el Gobierno ofrece la tarifa regulada asumiendo el 50% del coste

Foto: Imagen de archivo de un radiador en una casa. (EC)
Imagen de archivo de un radiador en una casa. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los consumidores españoles se enfrentan al invierno con la energía más cara de la historia. Tan es así que grandes compañías energéticas están alertando a sus clientes de que se enfrentan a subidas del precio del gas natural del 200%. O dicho de otra forma, el coste de este hidrocarburo necesario para la calefacción, el agua caliente o la cocina ha subido tanto en el mercado internacional que tendrán que cobrarles el triple de lo que venían haciendo (unos 2.000 euros más al año para una familia media).

Tal es problema que la primera multinacional energética de España y una de las más grandes del mundo, Iberdrola, está invitando a sus clientes en las misivas enviadas a que rescindan sus contratos de gas natural sin coste alguno en cualquier momento o busquen otras alternativas, dada la subida que se avecina. Cabe destacar que el gas en los mercados internacionales ha pasado de una media de 20 euros por MWh en la última década a rondar los 200 euros por MWh.

Para que los consumidores entiendan a lo que se enfrentan, lberdrola advierte por carta a un cliente medio, con un consumo habitual para una familia de cuatro miembros, de que su tarifa va a pasar de tener un coste de algo más de 900 euros al año, impuesto incluidos, hasta más de 3.000 euros este invierno, aunque con descuentos que aplican se podría quedar en cerca de 2.700 euros. Esto significa que se enfrentan a un coste extra de 2.000 euros en un momento de subidas generalizadas de precios. Con el panorama descrito, Iberdrola subraya la posibilidad de rescindir contratos sin coste en cualquier momento o buscar otras tarifas.

placeholder Foto de archivo de una caldera de gas.
Foto de archivo de una caldera de gas.

La difícil situación para los consumidores españoles se da con la inflación en niveles récord desde los años ochenta. Las familias están viendo cómo se encarece la vida casi un 10% de media, con la pérdida de poder adquisitivo que ello implica.

Iberdrola no es la única gran energética que va por este camino. Otras como Repsol también están enviando cartas a sus clientes para advertirles de los nuevos precios tres veces más altos de los actuales a los que se enfrentan y también les recordarán que tienen la opción de rescindir su contratos. Otras compañías, sin embargo, prefieren ser más conservadoras y no harán avisos tan explícitos a sus clientes más allá de lo que les obligue la ley, señalan fuentes del sector. No obstante lo anterior, otra fuente recuerda que la CNMC obliga a avisar de las subidas a las que se enfrentan todos los clientes un mes antes de que les venza el contrato.

No es la primera vez que Iberdrola pide a sus clientes que no renueven. Ya lo hizo este verano en Francia, cuando sugirió por carta que se acogieran a la tarifa regulada. En España, también subrayan la posibilidad de ir a otras tarifas, pero no especifican la regulada TUR. La compañía cada vez está más alejada del negocio minorista del gas.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/Jose Coelho)

La cuestión no está pasando desapercibida para muchos clientes. Las grandes empresas están recibiendo una avalancha de peticiones para solicitar la tarifa regulada, actualmente un 50% más barata que cualquier oferta del mercado libre. El Gobierno limitó en septiembre de 2021 las subidas del precio del gas en esta tarifa regulada. Sin embargo, el déficit generado tendría que devolverse posteriormente.

En vista de que el problema se está alargando e intensificando, sobre todo después de la guerra de Ucrania, que ha restringido el acceso al gas ruso, el Gobierno ha decidido asumir el déficit. Es decir, que el Ejecutivo ya ha comunicado a Bruselas que va a asumir el déficit de la tarifa regulada de gas en un 50% a todos los usuarios que decidan acogerse a ella, sea cual sea su renta. En el sector, esperan una fuga masiva de clientes a esta tarifa que apuntan que será subvencionada, igual que quieren hacer con los consumidores de calderas centrales de comunidades de vecinos.

Con este panorama, y con las dificultades de aprovisionamiento que se están generando por los altos precios, que tensionan la caja de muchas compañías, hay firmas que han ido un paso más allá. Holaluz ha decidido abandonar el negocio de la comercialización de gas y enviar a sus 70.000 clientes a la tarifa regulada, que por ley solo pueden dar Naturgy, Endesa, Iberdrola y TotalEnergies. "Mientras que una familia de cuatro miembros que viva en un piso de 80 metros cuadrados pagará este invierno una factura de calefacción de entre 400 y 600 euros al mes, quienes estén en el mercado regulado abonarán de 100 a 150 euros", señaló la CEO de Holaluz, Carlota Pi.

Foto: Los fundadores de Holaluz, Carlota Pi, Ferrán Nogué y Oriol Vila. (Foto cedida por Holaluz)

Dado que actualmente nadie puede competir con una tarifa regulada y subvencionada un 50%, según apuntó el Ejecutivo a la Comisión Europea el pasado sábado, en el sector existe la firma creencia de que muchas comercializadoras tendrán que abandonar este negocio. "La desbandada va a ser tremenda", señala a El Confidencial otro alto ejecutivo de una comercializadora. El problema para el Estado es que subvencionar el gas no significa que la materia prima de los clientes con tarifa regulada TUR sea más barata, sino que su precio está intervenido.

Fuentes del sector calculan que al final de este invierno el déficit generado por los más de tres millones de usuarios acogidos a la TUR (1,5 millones de hogares con caldera individual y 1,6 millones de hogares con caldera central) acabará superando los 1.200 millones de euros (400 euros de deuda media generada por hogar). El Gobierno respalda el pago de este déficit en el aumento de la recaudación para este año, que espera se eleve 22.000 millones de euros más allá de lo previsto en los presupuestos, gracias, entre otras cosas, a los ingresos extra provocados por la subida de precios, que están aumentando con fuerza la recaudación por el IVA.

Sin embargo, actualmente las compañías están recibiendo cada vez más llamadas de clientes en mercado libre (unos 6,5 millones) para irse a la tarifa regulada y ahora también subvencionada, según aseguró el Gobierno a Bruselas. Las asociaciones de consumidores están recomendando a los consumidores que se acojan a esta tarifa regulada, que además no tiene ningún filtro por renta. Este mismo lunes, Facua pedía restablecer las webs donde se solicita la tarifa regulada, temporalmente inactivas, según denuncia. Es decir, que los costes para el Estado se pueden disparar, dado que cada vez más usuarios optarán por la TUR antes que enfrentarse a aumentos de su recibo de gas del triple.

Los consumidores españoles se enfrentan al invierno con la energía más cara de la historia. Tan es así que grandes compañías energéticas están alertando a sus clientes de que se enfrentan a subidas del precio del gas natural del 200%. O dicho de otra forma, el coste de este hidrocarburo necesario para la calefacción, el agua caliente o la cocina ha subido tanto en el mercado internacional que tendrán que cobrarles el triple de lo que venían haciendo (unos 2.000 euros más al año para una familia media).

Gas natural Inflación Repsol Naturgy Comisión Europea
El redactor recomienda