Es noticia
Menú
"Ha tenido que ocurrir una catástrofe sanitaria para que se reconozca nuestra valía"
  1. Empresas
ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE BIDAFARMA

"Ha tenido que ocurrir una catástrofe sanitaria para que se reconozca nuestra valía"

Recién elegido presidente de Bidafarma, Antonio Mingorance tiende la mano a las administraciones y reclama una farmacia integrada en el sistema sanitario

Foto: Antonio Mingorance.
Antonio Mingorance.

Hace cinco años, y como fruto de la fusión de doce cooperativas farmacéuticas, nació Bidafarma. Ahora, cuando se ha completado el complejo proceso de transición, y con la cooperativa consolidada como la segunda mayor distribuidora de medicamentos de España, se ha llevado a cabo la primera convocatoria electoral posterior al proceso de fusión. En ella ha sido elegido presidente Antonio Mingorance, con quien hablamos apenas un par de días después de su elección y al que preguntamos por la hoja de ruta y los aprendizajes de la pandemia.

PREGUNTA: Se ha presentado a este proceso electoral bajo candidatura única. ¿Reflejo de un clima de cordialidad?

RESPUESTA: Sí, al fin y al cabo Bidafarma nació de un compromiso unánime entre 12 cooperativas y de la generosidad de todos cuantos participaron en la fusión. Piensa que había 12 presidentes, 12 directores generales… y todos y cada uno de ellos tuvieron que renunciar a esos cargos para lograr hacer posible este acuerdo.

P: ¿Un primer balance de esta transición?

R: Ha sido un éxito. No me refiero tanto a éxito empresarial como a éxito en la integración de todos los equipos. Ha sido un triunfo del diálogo, de hablar y debatir con serenidad.

P: ¿No ha sido, entonces, un éxito empresarial?

R: Sí, sí, empresarialmente también ha sido un éxito. Lo que sucede es que quiero destacar el espíritu de concordia. Porque nos da un mensaje que nos reafirma en que Bidafarma tiene mucho futuro por delante.

P: ¿Este espíritu de concordia es también una mano tendida al resto de actores sanitarios?

R: Sin duda. La farmacia es compromiso, cercanía y conocimiento, y queremos reforzar este compromiso y utilizarlo para mejorar la salud y ayudar a tener una vida más saludable. Es algo que en la pandemia ya hemos demostrado. Sin duda, en el tema del medicamento podemos estar todos satisfechos en nuestro país.

P: Finalizado el proceso de transición, ¿cuál es la hoja de ruta?

R: En realidad, se trata de seguir ayudando a la farmacia a cumplir con el cometido encomendado por la sociedad y las administraciones: la entrega de una de las mayores armas terapéuticas que tenemos para luchar contra la enfermedad, que es el medicamento. Para todo cuanto se demande, ahí estaremos. Para que la farmacia continúe cumpliendo con el papel que ha venido cumpliendo desde hace siglos.

Nosotros no somos solo 'los que llevan los medicamentos'. Somos una de las mejores herramientas que tiene la farmacia

P: ¿No les molesta que se les siga considerando ‘los que llevan los medicamentos’?

R: Nosotros no somos solo los que llevan los medicamentos. Somos una de las mejores herramientas que tiene la oficina de farmacia para cumplir sus cometidos. Les podemos aportar la tecnología imprescindible para que hagan su trabajo. Nosotros tenemos obligación de ayudar a la farmacia, a la administración y a la sociedad para que hagan un buen uso del farmacéutico.

P: ¿Un buen uso del farmacéutico?

R: Lo que no puede ser es que tengamos una red de 22.000 farmacias -una herramienta de enorme utilidad, como se ha demostrado en la crisis sanitaria-, y no se le saque todo el partido. Ahora que está de moda la España vaciada, lo que ha quedado claro es que, durante la pandemia, el único establecimiento que se mantuvo abierto en pueblos pequeños fue la oficina de farmacia, y pudo hacerlo gracias a que recibía los servicios de la distribución. Habrán fallado muchas cosas durante esta pandemia, pero todos tenemos claros que la farmacia ha funcionado perfectamente.

P: ¿Piensan que se les ha reconocido esta labor?

R: Sí, se nos ha reconocido como actores claves en el ecosistema de salud. La administración sabe lo que hemos hecho, desde colaborar en la vacunación, custodiar la vacunas, repartir medicamentos de diagnóstico hospitalario…

placeholder Antonio Mingorance.
Antonio Mingorance.

P: Ahora toca mirar al futuro. ¿Tiene miedo de que vuelvan a quedar ocultos, relegados?

R: Hemos demostrado de lo que somos capaces y pienso que seguirán contando con nosotros. Hay nuevos retos por delante; al fin y al cabo, la pandemia ha supuesto un cambio social brutal en nuestra forma de pensar y de entender la salud. Todos los profesionales sanitarios, y los farmacéuticos somos los especialistas del medicamento, debemos unirnos para afrontar estos retos.

P: ¿Qué tipo de retos?

R: Tenemos por delante el desafío de una población envejecida cuyas necesidades van a ir cambiando; también, el problema de la soledad y de la cronicidad. Y la farmacia es, como decía, cercanía, compromiso y conocimiento. No creo que ninguna administración se pueda permitir no tener en cuenta este valor

P: Entiendo que por cercanía no se refiere solo a la proximidad geográfica con los ciudadanos…

R: Claro. Es verdad que estamos al lado físicamente, pero también queremos estar al lado de la sociedad a través de acuerdos con asociaciones, colegios profesionales, administraciones… Y, por supuesto, con el paciente. No olvidemos que la farmacia mantiene acuerdos desde hace muchos años con todas las asociaciones de pacientes.

La farmacia es cercanía, compromiso y conocimiento. No creo que ninguna administración se pueda permitir no tener en cuenta este valor

P: Se percibe en sus palabras una cierta sensación de haber sido desaprovechados. Pero, ¿no tienen ustedes también una cierta responsabilidad en ello?

R: No queremos caer en el victimismo ni quedarnos en la queja. Todos tenemos un poco de culpa de que no se haya aprovechado bien la red de farmacia. También sucede que es habitual no valorar lo que se tiene cerca. Solo lo echamos de menos cuando lo perdemos.

P: ¿Algún tirón de orejas a los que mandan?

R: Bueno, realmente pienso que las administraciones tendrían que pararse a pensar y a razonar que hay que hacer un uso racional del medicamento y del farmacéutico. Esta es una obligación que tiene toda la clase política: dejarse de historias y decir, 'ya que tenemos este activo, vamos a aprovecharlo'.

P: ¿A qué se refieren cuando hablan de que quieren pasar de ser una red concertada a una red integrada?

R: Las farmacias son establecimientos sanitarios privados de interés público, y prestamos el servicio mediante una concertación con la administración. Pero pueden estar más integradas en los servicios de salud. Por ejemplo, si hay un error de prescripción o medicación, la farmacia debe formar parte del sistema. Recordemos que cuando, en pandemia, todos los centros de salud estuvieron cerrados y no se podía prescribir, la farmacia lo hizo todo, se integró en el sistema y funcionó perfectamente. Ha tenido que ocurrir una catástrofe para que lo podamos demostrar.

placeholder Antonio Mingorance.
Antonio Mingorance.

P: Hablemos de números. ¿Cómo ha ido el año?

R: Cerramos 2021 con cerca de 2.600 millones de euros de facturación y del 22% de la cuota de mercado. Tenemos presencia en 38 provincia, llegamos a más de 10.000 farmacias y contamos con 1.800 empleados. Es cierto que los números son importantes, pero no son lo fundamental. Lo que tiene más valor es la confianza de los socios en nosotros. Somos una empresa relativamente joven, hemos hecho un muy complicado proceso de fusión y lo hemos cimentado y dado beneficios.

P: ¿De qué manera les está repercutiendo la crisis energética?

R: Estamos teniendo un incremento de costes brutal, la crisis nos los ha multiplicado por cuatro o por cinco. Tenemos almacenes muy grandes, con todo robotizado, y además tenemos que estar circulando constantemente para llevar los medicamentos a todo el mundo. Pero no se trata de quejarse, sino de buscar soluciones.

P: ¿Por ejemplo?

R: Tenemos que conseguir ser más eficientes. Esta crisis nos ha servido para mirar hacia delante y para que empecemos a pensar cómo vamos a ahorrar y como podemos minimizar el impacto. Nos tenemos que preparar para lo que pueda venir. Miramos al futuro con esperanza y estamos empeñados en ser más padres de nuestro porvenir que no hijos del pasado.

Hace cinco años, y como fruto de la fusión de doce cooperativas farmacéuticas, nació Bidafarma. Ahora, cuando se ha completado el complejo proceso de transición, y con la cooperativa consolidada como la segunda mayor distribuidora de medicamentos de España, se ha llevado a cabo la primera convocatoria electoral posterior al proceso de fusión. En ella ha sido elegido presidente Antonio Mingorance, con quien hablamos apenas un par de días después de su elección y al que preguntamos por la hoja de ruta y los aprendizajes de la pandemia.

Farmacia