Es noticia
Menú
La gran empresa avisa ya a sus inversores del impacto por la invasión de Rusia a Ucrania
  1. Empresas
Alerta del daño por las sanciones

La gran empresa avisa ya a sus inversores del impacto por la invasión de Rusia a Ucrania

Santander, BBVA, Inditex, ArcelorMittal, Abertis, MásMóvil, Enel, Ferroglobe (Grupo Villar Mir), Iberdrola o Mapfre admiten a sus 'stakeholders' internacionales el potencial golpe para sus negocios derivado de la guerra en Europa

Foto: El presidente de Rusia, Vladímir Putin. (Reuters)
El presidente de Rusia, Vladímir Putin. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pocos días después de que Vladímir Putin atacara Ucrania, las grandes empresas españolas ya contemplaban que el conflicto bélico más duro desde la Segunda Guerra Mundial en Europa tendría potencial impacto para sus negocios.

Así lo están reconociendo las principales entidades financieras como Banco Santander y BBVA. También los líderes mundiales de la energía como Iberdrola y Enel, dueña de Endesa. Inditex, primera cotizada del Ibex 35. Grandes productores de materiales a nivel mundial con actividad y accionistas en España como ArcelorMittal y Ferroglobe. Hay además compañías afectadas de amplias dimensiones en otros sectores: Euskaltel y MásMóvil, dentro del ámbito de las telecomunicaciones, Abertis, el gigante de las autopistas de ACS, o Mapfre, primera empresa de seguros en España.

"La invasión de Rusia a Ucrania, el mayor ataque militar contra un Estado europeo desde la Segunda Guerra Mundial, podría provocar una perturbación, inestabilidad y volatilidad significativas en los mercados mundiales, así como una mayor inflación (incluso al contribuir a nuevos aumentos en los precios de la energía, el petróleo y otros productos básicos y perturbar aún más las cadenas de suministro) y un crecimiento menor o negativo", advierte BBVA en un reciente documento enviado a la Securities of Exange of Commission (SEC) de EEUU.

Foto: El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel. (Britta Pedersen/Reuters)

"La UE, el Reino Unido, EEUU y otros gobiernos han impuesto importantes sanciones y controles de exportación contra Rusia y los intereses rusos y han amenazado con sanciones y controles adicionales. El impacto de estas medidas, así como las posibles respuestas a ellas por parte de Rusia, se desconoce actualmente y, si bien la exposición directa del grupo a Ucrania y Rusia es limitada, podrían afectar de manera significativa y adversa el negocio, la situación financiera y los resultados de las operaciones del grupo", detalla el banco vasco del Ibex 35.

Su homólogo cántabro, Banco Santander, también advierte, de forma más somera, sobre este riesgo para la macroeconomía, y por ende para su negocio: "El conflicto militar entre la Federación de Rusia y Ucrania está contribuyendo a nuevos aumentos en los precios de la energía, el petróleo y otros productos básicos, y a la volatilidad en los mercados financieros a nivel mundial, así como a un nuevo panorama en relación con las sanciones internacionales", alerta al supervisor del mercado de EEUU.

Quien por ahora se está viendo directamente golpeada es Inditex. La primera cotizada de España, propiedad del magnate Amancio Ortega, advertía este mismo miércoles de que "el conflicto bélico en Ucrania ha obligado a suspender temporalmente las operaciones del grupo en Ucrania y en la Federación de Rusia", detalla en su memoria anual de auditoría. "Las implicaciones para el negocio del actual conflicto aún son difíciles de evaluar en un contexto tan incierto", añade la firma presidida por Marta Ortega. Rusia y Ucrania suponen el 8,5% y el 1,5% de su EBIT, respectivamente.

placeholder Fábrica en Sestao de ArcelorMittal. (Reuters)
Fábrica en Sestao de ArcelorMittal. (Reuters)

También de forma directa se ve impactado ArcelorMittal, tal y como asegura también al regulador estadounidense. La cotizada del Ibex 35, que produce acero en diversas plantas en España, explica que "las operaciones no se vieron afectadas por los conflictos en curso desde 2014 en relación con Crimea y la región del Donbás; sin embargo, se han visto afectadas por la invasión rusa de Ucrania a fines de febrero de 2022, a raíz de la cual la compañía redujo la producción de acero a niveles mínimos (aproximadamente un tercio de sus niveles normales de producción) y discontinuó las operaciones mineras en sus minas subterráneas".

ArcelorMittal anunció el 3 de marzo que "estaba comenzando el proceso de inactividad de sus operaciones siderúrgicas en Kryvyi Rih para garantizar la seguridad de su gente y sus activos". De nuevo, la volatilidad del mercado energético y el impacto de las sanciones, así como el potencial desgaste de la economía mundial, son factores a los que alude la acerera como potenciales daños para su actividad.

Las consecuencias alcanzan a otro productor mundial de materiales especializado como Ferroglobe. La firma del Grupo Villar Mir aseguraba a principios de este mes que el conflicto en Ucrania puede afectar a sus operaciones. Según explica a sus inversores en EEUU, "Rusia y Ucrania son importantes productores de silicio metálico, ferroaleaciones y aleaciones a base de manganeso, y también son importantes proveedores de materias primas para nuestro negocio e industria. La incapacidad de los productores rusos y ucranianos de cumplir con sus obligaciones con los clientes podría crear tensión en el mercado a corto plazo".

placeholder Una tienda de Zara (Inditex) cerrada en Rusia tras la invasión a Ucrania. (EFE EPA MAXIM SHIPENKOV)
Una tienda de Zara (Inditex) cerrada en Rusia tras la invasión a Ucrania. (EFE EPA MAXIM SHIPENKOV)

"Del mismo modo, contamos con una serie de insumos de Rusia y la región de la CEI, incluidos los electrodos de coque metálico, antracita y carbono y grafito", prosigue Ferroglobe, que concluye que "nuestra incapacidad para adquirir estos materiales puede tener un impacto adverso en nuestras operaciones" y añade que "la gerencia realiza un seguimiento continuo de los desarrollos en el conflicto incipiente en Ucrania y se compromete a administrar activamente nuestra respuesta a las posibles distribuciones al negocio, pero no puede garantizar que el conflicto en Ucrania u otros vientos en contra en curso no tendrán un efecto adverso significativo en nuestro negocio, operaciones y resultados financieros".

El alcance de la guerra, que se alarga ya por tres semanas, no pasa inadvertido para otros sectores. Abertis, líder mundial de autopistas de ACS y Atlantia, asegura en documentación enviada a sus inversores en deuda o bonistas que su "negocio es sensible a las condiciones económicas de la eurozona y la incertidumbre geopolítica originadas por, entre otros, el aumento de las tensiones entre Rusia y los miembros del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la UE y otros Estados sobre Ucrania que podrían tener efectos macroeconómicos adversos significativos con impacto en nuestro negocio".

BBVA: "La invasión de Ucrania podría provocar una inestabilidad significativa en los mercados"

Otras firmas que también observan potencia de impacto en su actividad son Euskaltel y su dueña, MásMóvil. Un reciente documento registrado en el mercado en España para captar deuda a través de pagarés señala que los impactos que puedan derivarse de una guerra en Ucrania y tensiones geopolíticas entre Europa y Rusia pueden incrementar el coste de financiación o limitar el acceso del Grupo Euskaltel (directamente o a través del Grupo MásMóvil) a financiación en el futuro, lo que podría limitar la capacidad para mejorar y ampliar la infraestructura del grupo Euskaltel o implementar de otro modo el plan de negocio del grupo Euskaltel".

En el mundo de la energía, sector altamente sensible al conflicto, dada la influencia de Rusia por sus ingentes recursos petrolíferos y gasistas, también hay advertencias. Enel, multinacional italiana dueña de Endesa, primera eléctrica dentro de España, sostenía el pasado 21 de febrero, incluso antes de que se desencadenaran los ataques por parte del Ejército ruso, que "las recientes tensiones por una posible invasión de Rusia en Ucrania generan más preocupaciones y riesgos para la eurozona. Específicamente, la escalada de una guerra comercial y/o tensiones geopolíticas, incluida la posible imposición de sanciones económicas internacionales a entidades y personas rusas, pueden tener efectos adversos importantes en la industria en que Enel opera, así como sobre el negocio", tal y como consta en documentación de la firma.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (Getty Images/Carlos Álvarez)

Menos afectada que Enel está la otra gran 'utility' europea, Iberdrola. A diferencia de la anterior, no tiene negocios en la propia Rusia, donde por ahora la compañía transalpina no ha advertido del cese de su actividad, como han hecho más de 30 multinacionales. Sin embargo, esta misma semana, la eléctrica vasca anunciaba: "Dados los recientes y dramáticos acontecimientos que se están produciendo en Europa, Iberdrola ha decidido posponer su Capital Markets & ESG Day 2022, que tenía previsto celebrarse en Londres, el 22 de marzo de 2022". Pese a lo anterior, la energética del Ibex 35 asegura que "la compañía mantiene vigentes sus estimaciones de evolución futura".

De forma paralela, Mapfre, gigante español del seguro, retrasaba su día del inversor, previsto para marzo, hasta el verano y advertía de que, pese a no estar expuesto directamente a la zona de conflicto, el plan estratégico podría ser revisado, dada la inestabilidad y la alta volatilidad macroeconómica que ha traído la guerra.

Pocos días después de que Vladímir Putin atacara Ucrania, las grandes empresas españolas ya contemplaban que el conflicto bélico más duro desde la Segunda Guerra Mundial en Europa tendría potencial impacto para sus negocios.

Conflicto de Ucrania Ucrania Inversores Ibex 35 Accionistas
El redactor recomienda