Es noticia
Menú
Caviar y caballos pura sangre: la UE amplía sanciones y prohíbe las ventas de lujo a Rusia
  1. Mundo
ENTRAN EN VIGOR HOY

Caviar y caballos pura sangre: la UE amplía sanciones y prohíbe las ventas de lujo a Rusia

La Unión Europea aprueba el cuarto paquete de sanciones a Rusia con la prohibición de venta de productos de lujo y ampliando las sanciones a oligarcas y a la economía rusa

Foto: El alto representante de Exteriores de la UE, Josep Borrell. (EFE/Georgi Licovski)
El alto representante de Exteriores de la UE, Josep Borrell. (EFE/Georgi Licovski)

Los embajadores permanentes de los Veintisiete ante la Unión Europea han acordado el cuarto paquete de sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania. Esta vez amplían la lista de las personas sancionadas, incluyendo a Roman Abramovich, el dueño del club de fútbol londinense Chelsea, atacan a la industria energética prohibiendo inversiones, y también prohíbe la venta de productos de lujo por encima de los 300 euros, una medida con la que fuentes comunitarias aseguran que buscan molestar a las élites y los oligarcas que rodean a Vladímir Putin, presidente ruso.

La lista de productos de lujo que serán prohibidos se incluyen caballos, caviar, trufas, vinos (y aquí se incluyen por ejemplo el cava o la sidra), bebidas espirituosas, tabaco, cuero (desde bolsos y maletas hasta abrigos para perros), ropas y zapatos, también productos con perlas y piedras preciosas, monedas y divisas, porcelana, cristales, aparatos electrónicos para uso doméstico y aparatos de grabación, imagen y sonido. La lista la cierran los licores, relojes, instrumentos musicales (desde pianos a gaitas), transporte (desde coches y barcos hasta teleféricos) y obras de arte. Los límites no son los mismos para todos los productos de lujo. Por ejemplo, en el caso de los automóviles el umbral es de 50.000 euros y para productos musicales de 1.500 euros.

Foto: EC.

Este paquete fue anunciado el pasado viernes por Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, y llegaba pocos días después de que el 9 de marzo la Unión anunciara una extensión de las sanciones tras el tercer paquete adoptado el pasado 2 de marzo. “Adoptaremos un cuarto paquete de medidas para aislar aún más a Rusia y drenar los recursos que utiliza para financiar esta guerra bárbara”, explicó el viernes Von der Leyen, pocas horas después de que concluyera una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión en Versalles (Francia).

Ya entonces Von der Leyen adelantó que se incluiría una prohibición de exportación de productos de lujo, y los últimos días los diplomáticos de los Veintisiete han estado trabajando sobre los detalles de la lista y dónde se sitúa el umbral. “Aquellos que sostienen la maquinaria de guerra de Putin ya no deberían poder disfrutar de su lujoso estilo de vida mientras las bombas caen sobre personas inocentes en Ucrania”, explicó el viernes la presidenta de la Comisión Europea.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Las sanciones van más allá, e incluyen la prohibición de transacciones con empresas estatales rusas. Pero en este caso, de nuevo, el Talón de Aquiles de la Unión es su dependencia energética de Rusia: los diplomáticos han aprobado que de esa prohibición estén exentas las del sector del petróleo y gas, así como algunas materias primas como el aluminio. Lo que sí establecen las nuevas medidas europeas es una prohibición de que las empresas de la Unión hagan inversiones en el sector energético ruso, salvo en la energía nuclear.

De los nuevos individuos sancionados, lo que significa que sus activos en suelo europeo quedan congelados y pesa sobre ellos una prohibición de viaje a la Unión, el más destacado es Abramovich, del que se destaca su estrecha relación con Putin. El oligarca “se ha beneficiado de políticos rusos responsables de la anexión de Crimea o de la desestabilización de Ucrania. Es también uno de los empresarios rusos de primer orden implicados en sectores económicos que proporcionan una fuente sustancial de ingresos al Gobierno de la Federación de Rusia”. También están entre los sancionados German Khan y Alexey Kuzmichev, dos socios de Mikhail Firdman y que también tienen acciones en el 'holding' luxemburgués que controla la cadena de supermercados DIA.

Desde 2014, la Unión Europea ha impuesto sanciones contra Rusia por la anexión ilegal de Crimea por parte de Moscú y desde entonces las ha ido renovando. El 21 de febrero, cuando Putin dio un discurso bélico ante la televisión rusa y reconoció las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, al este de Ucrania, la Unión Europea comenzó a trabajar en unas sanciones que se acordaron 24 horas después y que estaban aprobadas al día siguiente, pocas horas antes de que el presidente ruso diera la luz verde a la invasión de Ucrania. Esa misma tarde, con las tropas rusas ya en pleno despliegue, los líderes europeos se reunieron de urgencia en Bruselas y acordaron que la estrategia a seguir sería un largo pulso económico con el objetivo de desgastar al régimen de Putin.

Los embajadores permanentes de los Veintisiete ante la Unión Europea han acordado el cuarto paquete de sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania. Esta vez amplían la lista de las personas sancionadas, incluyendo a Roman Abramovich, el dueño del club de fútbol londinense Chelsea, atacan a la industria energética prohibiendo inversiones, y también prohíbe la venta de productos de lujo por encima de los 300 euros, una medida con la que fuentes comunitarias aseguran que buscan molestar a las élites y los oligarcas que rodean a Vladímir Putin, presidente ruso.

Conflicto de Ucrania Vladimir Putin Unión Europea
El redactor recomienda